Inicio F1 Doblete de Ferrari en Hungría, polémica por las órdenes de equipo en...

Doblete de Ferrari en Hungría, polémica por las órdenes de equipo en Mercedes

93


Los Ferrari de Sebastián Vettel y Kimi Räikkönen han logrado un importante doblete en el Gran Premio de Hungría de F1, en una trabajada victoria, no exenta de problemas.

En la salida, un toque entre Max Verstappen y Daniel Ricciardo en la curva 2, acabó con el australiano con un radiador roto y un pinchazo, que dejaron al Red Bull en medio de la pista, y ello obligó a la salida del Coche de Seguridad.

Entonces, Vettel y Räikkönen precedían a Valtteri Bottas, Verstappen y Lewis Hamilton. Carlos Sainz había subido tres posiciones y se encontraba sexto.

La prueba se reanudó en la vuelta 6, con un Vettel inspirado que en pocos instantes sacó 1,6 segundos a Kimi, ampliando esa ventaja hasta los tres segundos en el décimo giro, gracias a una succión de mejores registros. En esas vueltas, se supo que Hamilton tenía problemas de comunicación con su box, que se solucionaron más adelante.

La situación se estabilizó durante los siguientes diez pasos por meta. Vettel mantenía más de dos segundos de margen sobre Räikkönen, mientras Bottas, Verstappen y Hamilton completaban el top cinco, Sainz seguía sexto y Fernando Alonso mantenía la śeptima plaza.

Fue entonces cuando Vettel anunció a su equipo que tenía problemas con la dirección de su Ferrari. En las imágenes se veía claramente cómo el alemán tenía el volante claramente girado hacia la izquierda. Sin ser nada extremo, sí era lo suficientemente molesto como para que Seb no pudiese mantener el veloz ritmo exhibido hasta entonces.

En la vuelta 30, Kimi ya estaba a casi un segundo de Vettel, quien entró a boxes en la 33, volviendo a pista tercero. El finlandés de Ferrari entró en la siguiente vuelta y volvió a pista casi pegado a su compañero de escuadra. Tras entrar en su momento, la lucha entre Sainz y Alonso se decidió a favor del asturiano, quien acabaría la prueba en sexta posición, justo por delante del de Toro Rosso.

Verstappen fue el último piloto del top 5 en cambiar gomas, y por su colisión con Ricciardo debía cumplir con una sanción de diez segundos, parado en boxes. El holandés volvió en quinta posición, y aunque en la fase final de la prueba, se acercó a Bottas, cuarto casi hasta el final, Max no pudo ir más allá.

El bajón ritmo de Vettel, en relación a Kimi y a los Mercedes, puso a los Ferrari en la cuerda floja, sobre todo cuando de manera más que evidente (y dejémoslo ahí) Bottas se dejó pasar por Hamilton para que éste intentase atrapar y superar a los de Maranello. Y en pocas vueltas, los de Stuttgart de convirtieron en una seria amenaza, al acercarse lo suficiente como para presionar a los rojos en el último tercio de la carrera.

El caso es que, con el paso de las vueltas, se vio que una cosa era atrapar a los Ferrari y la otra era adelantarlos, por la aerodinámica de los coches, que creaba mucho aire sucio con el que los de atrás tenían que lidiar, y con el actual ancho de los coches, que en un trazado bonito pero estrecho como el de Hungría complicaba mucho más las cosas a la hora de adelantar.

Finalmente, Vettel logró el triunfo, con Räikkönen segundo, y la sorpresa saltaba en la misma recta de meta, cuando Lewis Hamilton bajó lo suficiente el ritmo como para permitir que un Bottas sin velocidad en la última fase de la prueba, pudiese recuperar la tercera posición, cumpliendo de paso Hamilton con el plan del equipo.

Tras los Ferrari y los Mercedes, Verstappen se quedó a las puertas de intentarlo con las flechas plateadas, en quinta posición, Alonso fue sexto y Sainz séptimo.

En el momento en que la F1 se va de vacaciones, Vettel tiene 202 puntos, Hamilton 188, Bottas 169, Ricciardo 117 y Räikkönen 116.

Ahora, la F1 se va de vacaciones, y el campeonato volverá a la actividad en Spa, del 25 al 27 de agosto.