Inicio F1 Hamilton vence en Sakhir una prueba destinada a Leclerc

Hamilton vence en Sakhir una prueba destinada a Leclerc

77

Amargo despertar para el joven piloto de un sueño que le llevaba directo a lo más alto del podio en Sakhir tras un fallo en la mecánica de su Ferrari y que le hacía perder toda la ventaja conseguida en un GP de Bahrain que debía llevar escrito su nombre en el palmarés de vencedores.

A falta de 11 vueltas para el final en el display del Ferrari aparecía la palabra “Engine”. Leclerc no se lo podía creer… el monoplaza perdía potencia de forma inmediata y llamaba por radio a su ingeniero que le rogaba que siguiera en pista a la espera de que pudieran conocer más detalles.

Tras dos vueltas a un ritmo exageradamente lento Leclerc volvió a presionar el botón para preguntar: “¿Qué está pasando?.” Pero esta vez no hubo más respuesta que el silencio en el muro de trabajo de Ferrari. En ese instante el piloto supo que estaba todo perdido y que las 9 vueltas que restaban serían las más tristes de su incipìente carrera deportiva. Horas más tarde le explicarían que un cilindro que dejó de funcionar correctamente fue el causante de toda su desgracia en pista.

“Es una desilusión muy grande, pero así son las carreras y debemos regresar aún más fuertes en China,” comentaba Leclerc tras recoger el trofeo cómo tercer clasificado. “Estoy contento con el trabajo que hemos realizado y al final todavía hemos tenido algo de suerte en mitad de un infortunio inesperado.”

El monegasco hacía referencia a la salida del Safety Car a causa del abandono del Renault de Ricciardo que neutralizó la prueba hasta el final de la misma. Leclerc había perdido el liderazgo a manos de Hamilton y también había sido rebasado por Bottas. La tercera posición hasta la salida del coche de seguridad peligraba por la falta de potencia en el Ferrari y la distancia con sus perseguidores que fácilmente le habría enviado más allá del quinto lugar.

De un verdadero campeón fue la reacción de Lewis Hamilton tras bajarse de su monoplaza en el parque cerrado de los triunfadores. Había ganado la prueba, sí, pero el británico sabía que el ganador moral era Leclerc. Por eso no dudo en correr hacia él y felicitarle antes de encaminar nuevamente sus pasos hacía los componentes del equipo Mercedes y celebrar con ellos la victoria.

“He ido a ver a Charles antes que nada porque quería decirle que había hecho un gran trabajo. Merecía ganar, aunque estoy seguro que le esperan muchas victorias en el futuro,” comentaba Hamilton.

Quién tampoco mostró un solo gesto de exclamación ante los problemas del Ferrari que le daban un doblete en Bahrain a su equipo (con la segunda posición de Bottas), era Toto Wolff que también elogiaba el trabajo de Leclerc: “Han sido los más rápidos, a nosotros nos ha faltado potencia en las rectas y al final la fortuna de las carreras nos ha sonreido.”

En Ferrari tienen mucho trabajo que realizar antes de la siguiente cita en China. En especial no sólo con la fiabilidad de sus monoplazas sino también con el clima creado en la Scuderia tras las dos primeras pruebas del Mundial de F1 en las que Vettel ha sido un protagonista no demasiado positivo para el equipo.

Y aún más cuando ayer no pasaba de la quinta posición, tras Verstappen, y habiendo protagonizado una lucha con Hamilton en pista que acabaría con un trompo del alemán y un plano en sus neumáticos que metros más tarde a causa de las vibraciones hacía que el alerón delantero se desintegrara al igual que las esperanzas de podio para Vettel.

El sexto lugar fue para un batallador Lando Norris que situaba en una gran posición al único McLaren en pista, ya que Sainz tuvo que abandonar nuevamente por problemas mecánicos.

Tras el británico Raikkkonen, Gasly, Albon y Pérez cerraban la zona de puntos en Sakhir, donde Leclerc sumaba uno adicional gracias a su vuelta rápida lo que le sitúa cuarto en el mundial de pilotos que lidera con 1 punto de ventaja Bottas por delante de Hamilton y Verstappen.