Inicio Novedades Auto Ford Focus 2018: alto dinamismo (2a parte)

Ford Focus 2018: alto dinamismo (2a parte)

322

Cuando una marca invita a medios a probar un nuevo modelo, acostumbra a planear un recorrido donde se pueden probar las virtudes del coche. En el caso de nuevo Ford Focus, partimos de Niza hacia el norte por esos retorcidos caminos de los Alpes Marítimos hasta el término municipal de Le Broc, y un poco más allá nos dirigimos hacia el este hasta La Martre.

Aunque las localidades que he nombrado no os suenen prácticamente a ninguno, son zonas dignas de tramos de rallies como el Var o el Montecarlo.

ST-Line familiar: deportivo pero útil / Foto: ACPhotoCorse

Hicimos el primer recorrido, de 81 km, con el Focus ST-Line familiar con motor 1.5 Ecoboost (turbo) de 182 caballos. No diré nada nuevo si aseguro que responde muy bien desde 1.250 vueltas y sin brusquedades, pero incluso si se le fuerza el motor responde. Deliberadamente, dejé caer el motor hasta 1.500 vueltas, cuando estaba en tercera en algunas zonas de subida, y al dar gas recuperaba potenciay velocidad en poco menos de un segundo.

Pese a tener un palmo más que la versión de cinco puertas, en las horquillas y las múltiples zonas de curvas enlazadas de esa zona de los Alpes, el ST-Line familiar se muestra bastante ágil, con una configuración del chasis y de la suspensión tirando a dura (obviamente, al ser la versión deportiva) pero que en ningún momento parece una tabla de planchar, absorbiendo muy bien baches e irregularidades y evitando el balanceo de la carrocería.

Los Titanium eran los menos potentes, pero igual de solventes / Foto: ACPhotoCorse

Tras un parón rápido para comer, que aun así dio para una animada charla racing con compañeros de los medios, pasamos a conducir el Focus Titanium diésel, con motor Ecoblue (turbo) 1.5 de 120 caballos y cambio automático.

Este es un coche más sencillo, más rutero y menos de atacar curvas y devorar puertos de montaña. Pese a ello, no significa que sea menos ágil. El recorrido de la tarde nos llevó en sentido Draguignan, para luego ir hacia Grasse, localidad donde nació la inolvidable Michele Mouton. 

En el Titanium tienes todo lo que necesitas

Las zonas eran menos de montaña y más de, digamos, carretera nacional, más veloces y con mayor número de curvas enlazadas más veloces que las de la ruta matinal. El Titanium 1.5 diésel responde muy bien en cualquier situación, en especial en los adelantamientos. 

Personalmente, esperaba algo más de pereza motriz, pero en uso totalmente automático un golpe de gas hace que la programación del cambio baje el equivalente de un par de marchas y responde diligentemente a la exigencia del momento. En modo ‘manual’, con las levas, es más fácil recuperar revoluciones, por lo que podremos salir de cualquier situación con mucha solvencia.

El confort de marcha de ambos modelos, el ST-Line y el a Titanium, es fantástico, y la facilidad para empezar a conducir es la mejor que he encontrado. Me explico: sabéis que en esta web escribo sobre el campeonato alemán de turismos (DTM), lo que implica que, en la mayoría de carreras, viajo hasta el circuito. Eso me obliga a tener que utilizar vehículos de alquiler que, al menos en mi caso, han acostumbrado a ser unidades con poco kilometraje de modelos medianamente recientes. En la mayoría de casos, me he encontrado que para sentirme cómodo con cualquier vehículo alquilado, deben pasar entre 30 y 45 minutos de uso para saber dónde están todos los comandos, y qué respuesta general puede tener el coche. 

No obstante, en el caso de ambas versiones del Focus probadas el primer día de test, la sensación de comodidad y de familiaridad del entorno fue inmediata. Literalmente, sentarse en el coche, ajustar los espejos retrovisores, y salir a conducir, sin preocuparse de dónde están los distintos comandos, ni tener que experimentar con el coche, para ver cómo funciona.

La trasera es diferente entre los Titanium y los Vignale / Foto: ACPhotoCorse

Cuando en Ford aseguran que ahora tienen una gama con el Focus para todos los públicos, no están usando un mero reclamo comercial. Las versiones ST-Line y la Titanium dan fe de ello, ya sea con un vehículo de gasolina de prestaciones superiores a la media (ST), como un diésel para hacer muchos kilómetros, o para usarlo de una manera más familiar. 

El Titanium es más sencillo, pero igual de atractivo / Foto: ACPhotoCorse

Estos son los precios recomendados por la marca para el nuevo Focus de cinco puertas. El nuevo modelo se ofrece con cuatro niveles de acabado, Trend, Trend Edition y Trend+, además del acabado Titanium más completo. Y completa la gama inicial las dos versiones diferenciadas, el acabado ST Line más deportivo y Vignale más lujoso, ambos disponibles con carrocería de cinco puertas y familiar. El cambio automático tiene un sobreprecio de 1.600 euros.

  • Ford Focus Trend 1.0 / 100 CV , 19.575 euros
  • Ford Focus Trend 1.5 / 95 CV, 21.075 euros
  • Ford Focus Trend Edition 1.0 / 125 CV, 21.600 euros
  • Ford Focus Trend Edition 1.5 / 95 CV, 22.100 euros
  • Ford Focus Trend Edition 1.5 / 120 CV, 23.100 euros
  • Ford Focus Trend+ 1.0 / 125 CV, 22.350 euros
  • Ford Focus Trend+ 1.5 / 120 CV, 23.850 euros
  • Ford Focus ST Line 1.0 / 125 CV, 23.600 euros
  • Ford Focus ST Line 1.5 / 120 CV, 25.100 euros
  • Ford Focus ST Line 1.5 / 150 CV, 26.600 euros
  • Ford Focus ST Line 1.5 / 182 CV, 25.100 euros
  • Ford Focus Titanium 1.0 / 125 CV, 27.100 euros
  • Ford Focus Titanium 1.5 / 120 CV, 23.475 euros
  • Ford Focus Titanium 2.0 / 150 CV, 24.975 euros
  • Ford Focus Vignale 1.0 / 125 CV, 26.735 euros
  • Ford Focus Vignale 1.5 / 150 CV, 28.225 euros
  • Ford Focus Vignale 1.5 / 150 CV, 29.725 euros
  • Ford Focus Vignale 1.5 / 120 CV, 28.225 euros
  • Ford Focus Vignale 2.0 / 150 CV, 30.225 euros.