Inicio Ocio Dani Martin llenó de magia Cap Roig

Dani Martin llenó de magia Cap Roig

91

No hubo tiempo para descanso en las casi dos horas intensas de concierto. Dani Martin junto a su espectacular banda The Reventones “levantó” de sus asientos a los más de 2.000 asistentes que llenaban el mágico entorno del escenario de Cap Roig, con todas sus entradas agotadas con más de un mes de antelación.

“La Montaña Rusa”, su último trabajo fue el eje principal con el que un magistral Dani Martin empezaría a “dirigir” subido de píe en un altavoz a todos los asistentes que coreaban a la perfección cada una de las letras de sus canciones.

En especial cuando llegó el turno de “Peter Pan”, que provocó en el público una de las primeras grandes “conexiones” con el cantante, ya que la diversidad de generaciones allí presentes cantaron al unísono bajo la atenta mirada de una luna llena que ponía la magia adicional a todo lo que estaba sucediendo.

El cantante madrileño se veía muy contento al ver un público entregado al máximo con el que no dudaba incluso en bromear a menudo.

“Nos vamos, muchas gracias, bona nit…” exclamaba Dani tras unos primeros e intensos 60 minutos de concierto.  A lo que el público cómo si de una sola voz se tratara respondía al unísono: “Noooooo”.

Dani sonreía de forma pícara y les preguntaba: “¿Queréis más…?”, recibiendo un atronador “Siiiii” por respuesta.  Él volvía a sonreir, se mesaba sus cabellos llenos de un intenso reflejo azul y les decía: “Pues, decidlo…”

Al instante la banda seguía tocando con la máxima intensidad provocando la reacción inmediata en un público que no paraba de bailar en las gradas. Cuando nuevamente Dani se despidió y las luces del escenario se apagaron, el público reaccionó y no cesaron de aplaudir y vitorear provocando el retorno de Dani y su banda para realizar un primer bis

“Guerra de pasos”, “Feel” de su amigo Robbie Williams, y una sentimental “Mi lamento” en la que las emociones afloraron y se transmitieron por todo el recinto, fueron las canciones elegidas para esa nueva entrega de energía positiva.

Lo que llevaba a otra despedida a la que el público volvió a reaccionar solicitando nuevamente la presencia de Dani para un segundo bis donde los asistentes haciendo caso del cantante, le pedían dos temas para poner la guinda a una conexión total entre escenario y grada: “Cero” y “Los Charcos”.

Con ésta última y emotiva canción Dani Martin solicitó del público la presencia de alguien que se atreviera a cantar, y una joven llamada Júlia subía rauda al escenario para interpretar de forma excelente la balada junto a un Dani que no dudó en además de arroparla y cuidarla durante toda la canción, regalarle su chaleco.

Un broche final digno de un artista que desde el primer instante fue capaz de “mostrar y desnudar” su alma para que todos y cada uno de los asistentes hicieran lo propio en un concierto único y magistral.