Inicio Espacio Eco Audi e-tron, listo para las cargas inteligentes

Audi e-tron, listo para las cargas inteligentes

El Audi e-tron está preparado para las cargas del futuro.

El Audi e-tron y el sistema de carga connect ya cumplen con los requisitos técnicos necesarios para recargar de forma inteligente y optimizada.

El nuevo módulo SMGW que se puede incorporar en la red eléctrica doméstica permite la comunicación inteligente entre el operador energético y el coche eléctrico.

Carga dinámica

Si muchos coches eléctricos se pusieran a recargan sus baterías a la vez, podríamos sufrir un apagón. Esa es la pesimista visión de futuro de los más escépticos frente a la movilidad eléctrica.

Como parte de una pequeña prueba a escala, Audi tiene una solución: la carga optimizada e inteligente, que es capaz de aliviar la posible sobrecarga de la red, lo que ayudará a la aceptación de la electromovilidad. Los modelos e-tron de Audi y el sistema de carga connect ya están preparados para el reto, una solución que ya está en fase de pruebas en Alemania.

En el desarrollo de este proyecto de investigación, Audi ha colaborado con GISA y con otros socios para simular un escenario de sobrecarga en una red local. Se han dispuesto varios coches eléctricos cargándose a la vez, demandando una gran cantidad de energía que es suministrada por un transformador local.

La conocida como carga optimizada está diseñada con el objetivo de contrarrestar este problema. Para ello se lleva a cabo una gestión dinámica del procedimiento de carga, que se consigue a través de una comunicación entre el coche eléctrico y el operador de red.

En la práctica, esto se traduce en un retraso controlado a la hora de realizar la carga, que tiene en cuenta la hora elegida para la salida y el estado de carga actual de la red eléctrica.

De esta forma, el Audi e-tron usa un momento de inactividad para alimentar su batería y, de paso, se alivia la red eléctrica sin que afecte a las necesidades de movilidad del cliente. Esto es posible gracias a los adelantos de la red eléctrica, que permiten una comunicación entre ésta, el hogar y el automóvil.

Conexión de energía digital: el SMGW

El componente principal para llevar a cabo este procedimiento es un conjunto de contadores inteligentes denominado SMGW (Smart Meter Gateway). Se trata de un dispositivo que actualmente es obligatorio si un hogar supera los 6.000 kWh de consumo al año.

El SMGW establece una conexión segura de datos entre la casa y el operador de la red a través de un backend informático certificado. Tanto la información necesaria como las señales de control se transmiten específicamente, ya sea al sistema de gestión de energía del hogar (HEMS) o directamente al sistema de carga connect que Audi ofrece como opción.

Gracias a esto se puede reducir la potencia de recarga del Audi e-tron o del Audi e-tron Sportback –hasta 11 kW de serie y hasta 22 kW como opción– según se requiera. Ambos modelos están equipados con la tecnología necesaria para ello, y Audi también dotará de esta posibilidad a sus futuros modelos eléctricos.

Gestión individual de carga

A medio plazo, esta nueva tecnología permitirá controlar la potencia de carga, el momento de realizarla y la duración de la misma. Además, pueden surgir algunas opciones atractivas desde el punto de vista económico: por ejemplo, un cliente que tenga opción de cargar su Audi e-tron en el trabajo puede aceptar ciertas limitaciones a la hora de realizar la misma operación en casa, algo que le podría suponer descuentos en la factura de la luz.

La carga inteligente de coches eléctricos es importante de cara a un futuro sostenible de la industria energética. Además, siempre que se aproveche su potencial, será posible utilizar los vehículos eléctricos como dispositivos de almacenamiento flexibles para la energía solar y eólica.

AUDI AG se ha fijado objetivos ambiciosos en el camino hacia la movilidad libre de emisiones. La empresa trabaja para conseguir que su flota de vehículos sea neutra en emisiones de CO2 en 2050. Para lograr este objetivo, Audi está desplegando una amplia ofensiva eléctrica que implica el lanzamiento de unos 20 modelos completamente eléctricos para 2025.