Inicio Espacio Eco Coches Eléctricos Q4 e-tron, probamos el SUV eléctrico con ADN 100% Audi

Q4 e-tron, probamos el SUV eléctrico con ADN 100% Audi

El Audi Q4 e-tron se convierte en el SUV de acceso a la movilidad eléctrica premium de la marca de los cuatro aros.

Nos impresionó en la toma de contacto que tuvimos por su excelente comportamiento, su espacio interior, su gran autonomía y por las soluciones pioneras que convierten al Q4 e-tron en un modelo único en su segmento.

El Q4 e-tron ya está a la venta

Todo un flechazo

A primera vista sorprenden del Q4 e-tron sus proporciones y los neumáticos de grandes dimensiones (de 19 a 21 pulgadas), sin olvidar la línea del techo que en estilo coupé termina en una parte posterior totalmente expresiva. Todo un diseño muy especial que le convierte en el primer producto de Audi en el segmento compacto, y que está destinado a convertirse en una pieza clave de la estrategia de electrificación de la marca.

De forma opcional se puede equipar al Audi Q4 e-tron con faros Matrix LED, que se encargan de iluminar con la mayor intensidad posible nuestro recorrido sin deslumbrar al resto de usuarios. Además las firmas lumínicas digitales son una gran novedad en este modelo, ya que se puede elegir entre cuatro diseños distintos con tan solo utilizar el sistema MMI touch.

Una banda de luz une a los dos grupos ópticos posteriores, y hay un total de 8 colores distintos para poder elegir con los que pintar la carrocería del q4 e-tron, incluyendo la novedosa pintura metalizada violeta aurora.

Nos ponemos al volante

La ruta planteada por Audi para que podamos conocer a fondo las prestaciones del Audi Q4 e-tron nos traslada de inmediato a las afueras de Madrid rumbo a la Sierra del Guadarrama.

Lejos del mundanal ruido de la gran ciudad (que nos se percibe en absoluto en su amplio interior) exprimimos al máximo las prestaciones ECO del Audi Q4 50 e-tron quattro en el primer puerto de montaña, el de la Morcuera, con un desnivel de 1.796 en su cota máxima a la que llegamos habiendo disfrutado tras el volante de un SUV de 4,59 metros y 299 CV de potencia que se adhería con total seguridad a la revirara y estrecha carretera.

Tras coronar la cima era el momento de poner a trabajar en el descenso otra de las grandes ventajas técnicas del Q4 e-tron, su recuperación de energía.

Para ello teníamos a nuestra disposición tres niveles seleccionables mediante las levas posteriores en el volante (que son opcionales) o utilizar la recuperación de frenada al situar el modo de conducción en la posición B y conocer a fondo el sistema “One Pedal Feeling” que nos permitía acelerar y perder velocidad utilizando tan sólo el pedal derecho.

Todo esto sin perder de vista ni un instante el trazado y estando debidamente informado con el nuevo head-up display con realidad aumentada en el que los símbolos parecen “flotar” literalmente frente a nuestros ojos. Un dispositivo ajustable en función de la altura del conductor para que la información siempre se mantenga en el punto óptimo de visión, y que funciona sin problemas en condiciones de baja iluminación.

Máxima conectividad y asistencia

El nuevo volante achatado en la parte inferior que incorpora, tiene además una gran accesibilidad a sus funciones sin olvidar la pantalla de 25,7 cm (10,1 pulgadas) que equipa de serie en la que tenemos siempre a mano toda la información y asistentes necesarios. Audi pondrá a finales de año de forma opcional a disposición de los clientes del Q4 e-tron una nueva pantalla de 29,5 cm (11,6 pulgadas) que será la de mayor tamaño que nunca haya utilizado la marca.

Uno de los servicios personalizados del sistema Audi connect que equipa es el planificador de rutas e-tron, que se encarga de calcular el trayecto más rápido con las paradas más cortas posibles en nuestro recorrido siempre en estaciones de carga de corriente continua.

Un directorio de puntos de carga que se actualiza a diario y que le sirve al sistema para calcular el tiempo real de viaje contando el de marcha más el tiempo de carga, sin obviar las previsiones sobre la evolución del tráfico en nuestra ruta.

En nuestro recorrido de pruebas no fue necesario utilizar este práctico sistema, ya que el amplio corazón ECO del Audi Q4 e-tron se desenvolvía a la perfección sin que “sufriéramos” por la autonomía a pesar de los más de 150 km que hicimos tras sumar al de la Morcuera el puerto de Navafría con otros 1.773 metros de altitud que nos dejaba a puertas de la Comunidad de Castilla y León, rumbo a la población de Pedraza en Segovia.

519 Km de autonomía máxima

La variante de acceso a la gama es el Audi Q4 35 e-tron que equipa una batería compacta de 55 kWh brutos, y un motor eléctrico con una potencia de 125 kW (170 CV). Alcanza una autonomía de hasta 340 km (según el ciclo WLTP) con una sola carga de batería.

Por su parte la versión superior es la que pudimos probar en nuestra primera parte de la jornada de pruebas rumbo a Segovia, el Audi Q4 50 e-tron quattro. Un modelo que equipa una batería de 82 kW brutos junto a dos motores eléctricos que alcanzan una potencia máxima de 220 kW (299 CV).

Dichos motores mantienen una reserva de potencia para poder ser utilizada (y lo sabemos…) en determinadas situaciones de marcha. Su máxima autonomía de recorrido es de 495 km con una sola carga.

En nuestro regreso a Madrid desde Pedraza la ruta de otros 150 km de recorrido contemplaba esta vez carreteras algo más amplias y un tramo final de autovía hasta llegar al mismo Paseo de la Castellana. Para esta ocasión elegimos el modelo intermedio de la gama, el Audi Q4 40 e-tron.

Equipado con la misma batería de 82 kW brutos de su “hermano mayor”, esta variante obtiene una potencia de 150 kW (204 CV), contando con una estructura de 12 módulos y un peso de 500 kg. Con él cambiamos nuestro estilo de conducción empleando a fondo las grandes opciones eficientes de su motor eléctrico, realizando tramos “a vela” aprovechando su inercia y levantando el pie derecho del pedal especialmente en la autovía.

El Audi Q4 40 e-tron tiene una autonomía máxima de recorrido marcada en 519 km (ciclo WLTP), y pudimos comprobar tras activar el planificador de rutas que apenas necesitamos 10 minutos para realizar una recarga en la que obtener otros 130 km que añadir al marcador.

Los clientes de Audi tienen a su disposición el servicio de carga e-tron Charging Service, con él se puede acceder a más de 210.000 puntos de carga en toda Europa utilizando la tarjeta. Se puede elegir entre la tarifa City (ideal para zonas urbanas y trayectos cortos) con un precio mensual de 4,87€, y la tarifa Transit (trayectos ya algo más extensos) con un precio mensual de 17,65€ que se ve relegado a 0€ durante el primer año tras comprar un Q4 e-tron o cualquier otro modelo 100% eléctrico de Audi.

Gran habitabilidad interior

La comodidad y el confort de marcha son una seña de identidad de Audi en todos sus modelos, y el Q4 e-tron no es una excepción en absoluto.

En nuestro viaje de regreso a Madrid con esta versión del Q4 e-tron pudimos observar (durante la parada para probar la recarga) que el interior del habitáculo de este modelo dispone de una gran cantidad de zonas de almacenamiento, sumando un total de 24,8 litros incluyendo por supuesto la guantera.

Los cuatro paneles de las puertas disponen de alojamientos porta-botellas de hasta 1 litro que se sitúan en la parte delantera de los reposabrazos para tener un mejor acceso a las mismas. En la consola central encontramos dos porta-vasos, un compartimenteo con tapa de 4,4 litros y de serie 2 tomas USB del tipo C (opcionalmente podemos solicitar 2 más para tener 4 en total), dejando como opcional el Audi Phone Box para ubicar y recargar nuestro teléfono móvil.

El maletero del Audi Q4 e-tron ofrece inicialmente un volumen de carga de 520 litros. Si plegamos el respaldo posterior podemos obtener una proporción 40:20:40 creando una superficie virtualmente plana. Así si cargamos a tope la zona conseguiremos guardar un volumen de carga de 1.490 litros. Audi suministra en opción una red divisoria y un paquete para la organización del maletero, que incluye una bandeja inferior que puede situarse en dos niveles.

Pero uno de los detalles que más nos sorprendió de este gran espacio interior que tiene el Q4 e-tron, fue comprobar que desde el pedal delantero hasta el extremo de las plazas posterior la dimensión longitudinal es de 1,83 metros. Lo que equivale a 2 cm más que su hermano “mayor” el Audi Q7. Ese es un ejemplo de sus cotas interiores y de porqué el Audi Q4 e-tron está destinado a triunfar por completo en el segmento A-SUV.

Precios competitivos

La gama del Audi Q4 e-tron está compuesta por cuatro versiones: la básica llamada e-tron, advanced, S-line y Black Line. Y por supuesto todas las variantes surgidas de las combinaciones de versión y motor cuentan con la etiqueta ECO 0 de la DGT (Dirección General de Tráfico)

Así la gama empieza con el Audi Q4 35 e-tron básico con un precio de 44.460€ hasta los 62.060€ que cuesta el más alto de la misma, el Audi Q4 50 e-tron quattro con equipamiento Black Line.

Quién lo desee puede incluir en su versión del Q4 e-tron una tapicería para los asientos con el tejido Puls, que contiene materiales recliclados que suponen alrededor del 50% de su composición. Para la tapicería de un juego de asientos, unas 25 botellas PET de 1,5 litros se transforman en hilo mediante un complejo procedimiento. El resultado final es una material que alcanza los mismos niveles de calidad que un tejido convencional.

La sostenibilidad y la conservación de los recursos también desempeñan un papel importante en todo el vehículo. En el SUV eléctrico hay 27 componentes que contienen materiales reciclados. En el caso del exterior se trata de elementos como el soporte del radiador, una pieza que debe cumplir requisitos especialmente exigentes en cuanto a sus propiedades mecánicas.

Además, los soportes de los faros, los embellecedores en los pasos de las ruedas, elementos del carenado inferior, el revestimiento del suelo y los deflectores frente a las ruedas del Audi Q4 e-tron se componen en gran medida de materias primas secundarias.

Roadmap E año 2050

Audi ya explicó a finales del pasado año sus intenciones de electrificar por completo el portfolio de modelos. Su proyecto recibe el nombre de Roadmap E y tiene como objetivo que en el año 2025 en sus factorías se produzca por última ocasión un nuevo modelo con motor de combustión.

En la presentación del nuevo Audi Q4 e-tron contamos con la presencia del Director General de Audi España, el Sr. José Miguel Aparicio, que se encargó de comentarnos más aspectos de este excelente plan de trabajo de la firma.

Por ello las novedades que presente Audi desde el año 2026 serán exclusivamente modelos eléctricos. Posteriormente en el año 2033 la marca tiene previsto el final de la producción de motores de combustión, marcándose el objetivo del año 2050 para que Audi sea 100% neutral en emisiones de Co2.

Sirva como ejemplo la importancia de los vehículos electrificados en el mercado español si observamos que en el año 2012 apenas la suma de matriculaciones de los PHEV y los BEV alcanzaba las 604 unidades, llegando a lo que llevamos contabilizado de año a las 27.493, suponiendo una gran cuota general de mercado para Audi.