Inicio EXTREME E St. Helena, el barco guardián ECO del Extreme E

St. Helena, el barco guardián ECO del Extreme E

El St. Helena ha partido desde el puerto de Liverpool.

Su nombre es St. Helena, es el barco encargado de llevar todo el material y ya ha zarpado desde el puerto de Liverpool. Este impresionante carguero ha sido reconstruido a lo largo de 2 intensos años de trabajo para ser el centro de operaciones flotante del Campeonato Extreme E.

50 personas a bordo del St. Helena

Toda una semana ha durado el proceso de carga en el St. Helena del material necesario para que el Extreme E pueda iniciar su andadura. Entre todas esas toneladas de objetos destacan los ODYSSEY 21 equipados con los neumáticos especiales de Continental que serán los grandes protagonistas.

También se subió a bordo del St. Helena las piezas necesarias para construir en cada prueba los boxes, el podium, la zona de salida o las cabinas de transmisión para las televisiones. Asimismo se encontró el espacio adecuado para subir tres máquinas 3devo que serán las encargadas de fabricar los trofeos partiendo de plásticos reciclados, dos barcos de soporte, un cargador de hidrógeno y miles de herramientas.

El St. Helena cuenta con un total de 62 cabinas en las que pueden dormir hasta 175 personas, dos grandes salones, un restaurante con capacidad para 80 comensales, 100 asientos en la cubierta exterior, y una tripulación de 50 personas que viven y trabajan a diario en el barco durante el trayecto.

Un veterano cartero

El St. Helena fue adquirido en 2018 por los organizadores del Extreme E al servicio postal británico del que formaba parte de su flota de cargueros. Desde entonces ha sido totalmente remodelado tanto en su exterior con una nueva imagen como principalmente en su interior donde la maquinaria también ha sido mejorada.

Me siento muy orgulloso de ver como parte el St.Helena“, comentaba Alejandro Agag, fundador y CEO del Extreme E. “Este ha sido un proyecto impresionante, está prácticamente irreconocible de cuando lo compramos. Ahora es una parte importante del Extreme E, su decoración exterior es espectacular y su interior luce de forma increíble. Una de mis zonas favoritas del barco es el nuevo laboratorio que se ha ubicado donde antes estaba la piscina. Cuando llegue a Arabia Saudita se incorporarán a la tripulación varios científicos que podrán realizar distintos proyectos de investigación a bordo mientras surcan los océanos“.

Siempre he sido un enamorado del mar y un gran seguidor del biólogo francés Jacques Cousteau. Me hacía soñar ver su barco, el Calypso, y espero que nuestro St.Helena pueda convertirse en el Calypso del siglo XXI“, explicaba Agag en la ceremonia de partida.

Un barco 100% ECO

El St.Helena dejará la mínima huella posible en su viaje por los océanos. Va equipado con los últimos sistemas de reciclaje y recuperación de energía. Adicionalmente cuenta con luces LED de baja energía por todo su interior, baños de bajo consumo de agua, sillas fabricadas a partir de botellas de plástico recogidas en el Mar Mediterráneo.

En la cocina un invernadero especial permite cultivar verduras y vegetales para alimentar a la tripulación. En definitiva una logística pensada y creada para mantener el espíritu ECO del Extreme E.

El pasado año se llegó a un acuerdo con la Fundación Enel para que un total de 14 científicos desarrollen 7 proyectos a lo largo de su viaje con el St. Helena, y en las próximas semanas se darán más detalles de las distintas áreas de investigación que se van a realizar.

Tras zarpar de Liverpool, el St. Helena invertirá entre 17 y 20 días para llegar a lo largo de todo el Mar Mediterráneo a Arabia Saudita. Tras este primer trayecto el barco tomará rumbo a las siguientes pruebas del campeonato regresando por el Mediterráneo hasta Senegal, cruzará Groenlandia rumbo al Amazonas, y luego rumbo sur hasta su destino final en Tierra del Fuego, en la Patagonia argentina.

London Photographer