Al volante del tecnológico y eficiente Audi e-tron

    Audi ha dado un paso importante en el futuro inmediato de la automoción, y lo ha hecho con el lanzamiento del e-tron el que es su primer modelo 100% eléctrico que ya está a la venta en nuestro mercado.

    Las impresionantes carreteras y parajes de la costa vizcaína han sido el lugar elegido por Audi España para que pudiéramos realizar la primera toma de contacto con el e-tron.

    Cómodo y ágil en todo momento

    Una vez ubicados en su amplio interior encontramos toda la información necesaria en el tecnológico cuadro de instrumentos Audi Virtual Cockpit que tiene 12,3 pulgadas, sin olvidar la pantalla de la consola central y justo por debajo una tercera con la climatización que fue de gran ayuda por el intenso y sorprendente calor que reinaba en la ruta.

    Es cómo estar en el asiento de Han Solo en el “Halcón Milenario” y probar qué botón te conduce al hiperespacio, aunque en el caso del Audi e-tron es mucho mejor, ya que su moderna y ergonómica “palanca de cambios” nos conduce rápidamente a disfrutar de su agilidad de conducción y el aprovechamiento de su potencia combinada de 360 caballos, entre los dos propulsores, aunque esta potencia se puede aumentar hasta 402 caballos.

    Se trata de un modo utilizable solo durante un tiempo limitado y cuando se selecciona el modo Sport en el cambio.

    Revolución tecnológica

    Lo siguiente a lo que debes acostumbrarte es a la funcionalidad de los virtual mirrors, ya que los tradicionales retrovisores exteriores han sido sustituidos por dos cámaras de alta definición que nos ofrecen toda la visión necesaria en sendas pantalla OLED situadas en las puertas.

    En apenas un minuto pierdes la “costumbre” de dirigir la mirada unos centímetros más arriba y la centras en una pantalla donde hasta en caso de lluvia o poca visibilidad las imágenes se reproducen con la máxima nitidez.

    Además unas luces de color verde, naranja o rojo se iluminan a su alrededor cuando accionas el intermitente para cambiar de carril o realizar una maniobra de adelantamiento.

    Y por si no fuera poco… también puedes interaccionar con la pantalla para ampliar la imagen o cambiar el ángulo de la cámara exterior en función de nuestras necesidades a la hora de conducir.

    Todo un devora kilómetros

    El confort de marcha es tan elevado y satisfactorio que te olvidas de sus 4,9 metros de longitud, los 2.500 Kg de peso o sus 2,9 metros de distancia entre ejes. Y es en parte gracias a su potente equipo motriz y a la práctica conducción eficiente que se puede realizar si utilizamos las levas situadas en el volante que nos permitirán aumentar o disminuir la retención con la finalidad de recuperar más o menos energía.

    De hecho nuestro recorrido fue superior a los 150 Km de conducción por todo tipo de carreteras, llegando a nuestro destino con una reserva de energía con la que aún realizar 157 Km, teniendo en cuenta que al salir del punto inicial el marcador de autonomía reflejaba un total de 270 Km en la batería de nuestra unidad.

    Para ganar esos “km” adicionales que conseguimos en la ruta nos fue de gran ayuda la conducción predictiva que ofrece el e-tron, ya que puede optimizar su rendimiento y actua en función de si hay más o menos densidad de tráfico o si estamos circulando por zonas de subida o bajada.

    El Audi e-tron cuenta con una autonomía homologada según ciclo WLTP de 417 Km y puede realizar una recarga del 80% de su batería en apenas 30 minutos si utilizamos un cargador de 150 Kw.

    Cuenta con una toma de carga integrada en la parte delantera con apertura automática, aunque opcionalmente si el cliente lo desea se puede equipar una segunda toma en el lado opuesto (el del acompañante).

    Para facilitar la carga Audi ha destinado un espacio en la parte delantera del vehículo para situar todos los cables y cargadores necesarios para tal menester, por lo que la capacidad de maletero del Audi e-tron alcanza en su parte posterior un amplio y holgado volumen de 600 litros.

    SUV Premium para el segmento C

    Su equipamiento es muy completo desde la primera versión denominada Básico, que incluye llantas de 19 pulgadas, un interior muy completo y elevadas medidas de seguridad. El siguiente acabado es el  Advanced,a la que sigue una terminación Sport Edition con un toque más deportivo, y la variante Black Line Edition con llantas de 21 pulgadas.

    A todas ellas se añade una versión de lanzamiento, el Edition One, con una terminación muy completa y con equipamiento exclusivo, de la que solo se harán 2.600 unidades para todo el mundo.

    Además, el vehículo ofrece, según las versiones de terminación, un completo equipo de seguridad, con los sistemas de ayuda más sofisticados. Para ello, cuenta con un amplio abanico de sensores de todo tipo.

    Entre ellos, cinco de radar, 12 de ultrasonidos, seis cámaras y un sensor laser. Con la información de todos estos sensores convenientemente analizada se gestionan sistemas como el control de crucero adaptativo, el mantenimiento de carril, el asistente de ángulo muerto, el sensor de trafico cruzado trasero o la visión nocturna.

    Ya a la venta

    En cuanto a sus precios, los valores recomendados por la marca en España para sus cinco versiones de acabado son los siguientes:

    • Audi e-tron Básico: 82.450 euros.
    • Audi e-tron Advanced: 88.750 euros.
    • Audi e-tron Sport: 95.460 euros.
    • Audi e-tron Black Line Edition: 96.960 euros.
    • Audi e-tron Edition One: 115.030 euros.

    Artículo anteriorPrograma 261   16-05-2019
    Artículo siguienteMini evoluciona el John Cooper Works
    Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor