Bosch ofrece el calentador perfecto para cada motor

    Los calentadores Bosch cumplen con las más altas exigencias gracias a su óptimo perfil de características que combina a la perfección su voltaje operativo, la temperatura de precalentamiento máxima, el tiempo de calentamiento y un período de incandescencia residual para cubrir las necesidades de cualquier modelo de vehículo.

    Los calentadores facilitan el arranque de un motor diésel, alcanzando las condiciones perfectas a temperaturas de hasta -28ºC. Bosch tiene la solución para cada modelo de vehículo: de cerámica o metal y con el elemento calefactor del diámetro adecuado.

    Ejemplos de su completa gama son los siguientes calentadores: Bosch Duraterm®: El calentador patentado de rápido precalentamiento, de larga post-incandescencia y con mayor vida útil gracias al tubo de incandescencia de NiCrFe (aleación de níquel cromo); Duraterm® High Speed: que destaca por sus arranques más rápidos en los nuevos motores diésel; y el calentador DuraSpeed®: con post-incandescencia regulada, específicamente para los “motores fríos” actuales y futuros.

    Estos calentadores, de reciente lanzamiento en España, cuentan con bobinas de calentamiento diseñadas para alcanzar más de 850°C en menos de 6 segundos. Además, son altamente resistentes a las cargas térmicas, mecánicas y química, consiguiendo así una larga vida útil y garantizando un arranque seguro con menor ruido del motor en la fase fría, menor producción de gases contaminantes, mayor economía de combustible y un funcionamiento más suave del motor.

    Debido al desgaste al que se ven sometidos los calentadores diésel, es necesario que un experto compruebe regularmente su funcionamiento y, en caso necesario, los sustituya por unos nuevos evitando así problemas en el arranque y evitando el aumento de emisiones.