Mercedes S Cabrio, aire libre con estilo

     

    b_0_0_0_00_images_articulos_2016_04_abril_12_Mercedes-Benz_Fotos_Clase_S_Cabrio_8

    El nuevo cabrio es la sexta variante de la actual familia de modelos de la Clase S. Al mismo tiempo, es el primer vehículo descapotable con cuatro plazas introducido por Mercedes-Benz en el segmento de lujo desde el año 1971. Ofrece un diseño inconfundible, sensual y exclusivo, el alto nivel tecnológico de la Clase S y un concepto integral de protección frente al calor y al viento que incluye un control inteligente del aire acondicionado para automóviles descapotables. Mercedes-AMG presenta al mismo tiempo dos vehículos de ensueño fuera de serie, el S 63 4MATIC y el S 65 Cabrio.

    El motor V8 del S 500 Cabrio entrega 335 kW (455 CV) de potencia. La cilindrada es 4.663 cm3 y el par motor máximo asciende a 700 Nm a partir de las 1.800 rpm. En el nuevo ciclo normalizado europeo (mixto), este cabrio no precisa más de 8,5 litros de gasolina sin plomo 95 a los cien kilómetros, correspondientes a unas emisiones de CO2 de 199 g/km. El innovador cambio automático de 9 velocidades 9G-TRONIC favorece tanto la conducción dinámica como un estilo orientado al ahorro de combustible.

    b_0_0_0_00_images_articulos_2016_04_abril_12_Mercedes-Benz_Fotos_Clase_S_Cabrio_2

    El Mercedes-AMG S 63 4MATIC opera en un nivel superior de prestaciones. Su motor V8 biturbo de 5,5 litros de cilindrada entrega 430 kW (585 CV) de potencia y un par máximo de 900 Nm, está equipado de serie con la tracción integral AMG Performance 4MATIC, que distribuye el par motor con prioridad al eje trasero, y es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos. El modelo de doce cilindros Mercedes-AMG S 65 asume la cabeza de la familia de descapotables con una potencia de 463 kW (630 CV) y un par motor máximo de 1.000 Nm

    b_0_0_0_00_images_articulos_2016_04_abril_12_Mercedes-Benz_Fotos_Clase_S_Cabrio_1

    El mando situado en la consola central permite abrir y cerrar la capota en unos 20 segundos, incluso durante la marcha si no se supera una velocidad de 50 km/h. La capota se deposita por encima de un estor con accionamiento automático en el maletero. La llave electrónica permite la apertura y el cierre de la capota también desde el exterior del vehículo. Un ancho elemento de adorno cromado ciñe la tapa de la caja de capota. La capota cerrada con la luneta trasera, armoniza con el resto de los elementos en la vista por detrás. Los pilotos traseros bajos en tecnología LED y los musculosos hombros incrementan la sensación de anchura en la zaga. El paragolpes trasero en efecto difusor, dos embellecedores visibles de las salidas de escape y una moldura horizontal cromada subrayan la deportividad del vehículo.

    b_0_0_0_00_images_articulos_2016_04_abril_12_Mercedes-Benz_Fotos_Clase_S_Cabrio_3

    El habitáculo de la Clase S Cabrio convence y seduce con un diseño deportivo y lujoso, materiales nobles y acabados de máxima calidad. Con la capota abierta se crea un agradable espacio a cielo abierto que transmite una sensación similar a la de navegar en un yate. La armoniosa composición de colores y materiales y los mandos de metal macizo o efecto cromado subrayan la exclusividad del vehículo. La posibilidad de elegir entre un interior en cuero, napa o cuero exclusivo napa designo, además de seis conceptos cromáticos —por ejemplo, una combinación de azul océano y porcelana con aires marinos— garantiza un elevado nivel de personalización. La excelente calidad de los acabados realza los materiales con su carácter artesanal.

     

    Artículo anteriorDiRT, pura esencia de conducción
    Artículo siguienteShanghai, tercera cita del año
    Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor