R8 SPYDER V10 PLUS: La libertad creada por Audi

    El Audi R8 Spyder V10 plus procedente de las instalaciones Audi Sport GmbH, es el descapotable de producción más rápido de la marca de los cuatro aros. Su motor V10 central de 449 kW (610 CV) ofrece alto rendimiento, y transmite su potencia al asfalto a través de la transmisión integral permanente quattro.

    Detrás del motor V10 hay un cambio S tronic de siete marchas con accionamiento ultra-rápido. El deportivo cambio de doble embrague, con sus cortos desarrollos, envía la fuerza hacia el eje delantero a través de un árbol de transmisión. Su componente principal es un embrague multidisco activado electrohidráulicamente, que además está refrigerado por agua, para un máximo rendimiento.

    Como resultado, esta versión acelera hasta 100 km/h en 3,3 segundos –0,3 segundos más rápido– y consigue una velocidad máxima de 328 km/h, un aumento de 10 km/h. Cada CV de potencia tiene que mover sólo 2,78 kilogramos.

    Dependiendo de la situación concreta de conducción, la distribución del par motor realizada por la transmisión quattro entre los dos ejes es completamente variable, y en casos extremos podría enviar hasta un 100 por cien del par a un solo eje. Un diferencial autoblocante mecánico trasero proporciona la tracción necesaria y un dinamismo asombroso.

    La gestión del embrague va integrada en el sistema Audi drive select, que ofrece al conductor elegir entre los modos confort, auto, dynamic e individual. El modo performance de serie en esta versión incluye los programas dry, wet y snow, adaptando las características de la transmisión y de la suspensión a la adherencia existente en el pavimento.

    Los asientos tipo bucket son de serie en el R8 Spyder V10 plus. Resultan ligeros, muy envolventes, van situados muy bajos y llevan el emblema R8. Están tapizados en napa fina, con un componente especial que evita su calentamiento al sol. Otras inserciones decorativas son de carbono. Pedales y reposapiés están realizados en acero inoxidable pulido. El elemento definitorio es el “monoposto”, un gran arco que rodea al cockpit. El salpicadero parece flotar en el habitáculo; su zona inferior contiene botones y mandos de climatización con forma de turbinas.

    Como en un coche de competición, el conductor puede operar todas las funciones importantes sin quitar las manos del volante. El volante de piel R8 Performance de serie dispone de botones integrados multifunción, así como dos grandes mandos satélites, que el usuario emplea para arrancar y parar el motor, o para regular el sistema de conducción dinámica Audi drive select. Otros dos botones adicionales, incluyendo uno rotatorio, se utilizan para controlar el modo Performance y el sonido del escape.

    La instrumentación digital Audi virtual cockpit, de 12,3 pulgadas, presenta toda la información usando gráficos 3D de gran definición; si se desea, se selecciona un modo especial Performance para el R8 que resalta un gran cuentavueltas. También sirve de indicador de cambio de marcha; cuando el cambio S tronic de siete velocidades se utiliza manualmente, su escala lleva un color de fondo a altos regímenes del motor. También hay indicadores marcando la potencia, par motor, fuerzas G, tiempos de vuelta y las temperaturas de los neumáticos, motor y aceite de transmisión.

    Por el momento Audi no ha anunciado los precios del nuevo Audi R8 Spyder V10 Plus, pero hay que tener en cuenta que el R8 Spyder actual tiene un valor de 209.420€.

    Artículo anteriorHungría, tercer asalto del DTM 2017
    Artículo siguientePrograma 161   15-06-2017
    Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor