Renault presenta la 2ª generación del Captur

    261

    Precursor en el mercado de los SUV urbanos, se han vendido 1,2 millones de ejemplares de Captur en todo el  mundo desde su lanzamiento en 2013.

    Fabricado en España, en la Factoría de Carrocería-Montaje de Valladolid, es, por volumen, el tercer vehículo más producido y el segundo más exportado de la historia de Renault en nuestro país.

    Pronto se convirtió en el best-seller de su segmento, tanto en Francia como en España y en el conjunto del territorio europeo. Mantuvo esta posición en año pasado cuando se vendieron más de 230 000 ejemplares en el mundo.

    Nueva plataforma global

    La segunda generación de este SUV urbano, que sigue la estela del nuevo Renault Clio, será un producto más global que nunca, y de hecho se producirá también en China. Estrenará un nuevo diseño tanto exterior como interior, nueva gama de motores incluyendo una opción híbrida enchufable y más tecnología.

    Basado en una nueva plataforma de la Alianza, denominada CMF-B, esta segunda generación del Renault Captur es más grande que su predecesor, con 4,23 metros (11 cm extra) de largo y una batalla 2 centímetros más generosa (2,63 metros).

    Esto facilita, por ejemplo, un maletero 81 litros mayor, con un volumen de carga de 536 litros, así como una mayor habitabilidad trasera.

    Cambios estéticos

    A nivel estético el nuevo Renault Captur destaca por una parrilla más ancha, llantas de hasta 18 pulgadas, un mayor número de molduras cromadas, una caída de techo más marcada, menor superficie acristalada, una carrocería de aspecto bastante más musculoso y diversas protecciones, tanto de color negro en taloneras o pasos de rueda como molduras plateadas en el frontal y la zaga.

    El modelo también luce nuevos faros full LED con firma lumínica en forma de C -igual que en el modelo previo- y unos pilotos traseros más estilizados y que poco tienen que ver a nivel de diseño con los del actual Captur. Según la marca gala, el 85 % de los componentes del Captur son completamente nuevos.

    La oferta de colores de carrocería contará con 11 colores, 4 tonalidades en contraste (negro, naranja, gris y blanco) para el techo y los retrovisores, que de serie son del mismo color de la carrocería, y 3 paquetes de personalización exterior, para un total de 90 combinaciones diferentes. Son nuevos, por ejemplo, los colores naranja Atacama, rojo Llama, azul Hierro o negro Amatista.

    Drive the Future

    La llegada al mercado de Nuevo Captur se realiza en el marco del plan estratégico Drive the Future (2017-2022) del Grupo Renault y este modelo es uno de sus portaestandartes.

    Esto se debe primero a su dimensión internacional, que se refuerza al hacerse realmente mundial. Nuevo Captur ya se vende en todos los continentes y se industrializará también en China, una región altamente estratégica para el Grupo Renault. Conservará su nombre en todos los mercados, incluido en Corea del Sur, bajo la marca Renault.

    Conectado

    En este mismo periodo, el 100 % de los vehículos de los principales mercados de la empresa serán vehículos conectados. Nuevo Captur refleja a la perfección esta dinámica gracias a su nuevo sistema multimedia conectado y al ecosistema Renault EASY CONNECT.

    Autónomo

    De aquí al final del plan, el Grupo Renault comercializará quince modelos equipados con tecnologías de conducción autónoma. Nuevo Captur formará parte de los pioneros. Con Nuevo Clio, se democratizarán en modelos del segmento B las asistencias que permiten dicha conducción autónoma.

    Híbrido Enchufable

    Renault ya ha anunciado que el Captur será el primer coche de la marca con una mecánica híbrida enchufable, que llegará en el mes de mayo del próximo año. Estará compuesta por un motor de gasolina de 1.6 litros y 90 caballos más dos motores eléctricos, uno a la salida de la transmisión y otro situado en paralelo.

    La potencia conjunta será de 150 caballos y la capacidad de la batería de 9,8 kWh, lo que permitirá una autonomía en modo eléctrico de 45 kilómetros y una velocidad máxima sin que intervenga el motor de combustión de 135 km/h. Aunque todavía no se ha homologado una cifra concreta, se asegura que las emisiones de CO2 se situarán por debajo de los 50 gramos por kilómetro.

    Para esta versión híbrida enchufable, Renault ha desarrollado una revolucionaria caja de cambios sin embrague, que integra dos marchas para la parte eléctrica y cuatro para el propulsor de gasolina.

    El grupo motor-transmisión se gestiona electrónicamente, de forma automatizada, y permite catorce relaciones de cambio diferentes, incluyendo las empleadas para la recuperación de energía. La marca ha registrado 150 patentes de esta transmisión, que supone una verdadera novedad mundial.