Škoda amplia su gama SUV con carácter propio

     

    Actualmente Škoda cuenta con una gama de 12 modelos distintos con tracción 4×4 (incluyendo los Octavia y Superb) y 43 versiones, que han ayudado a un merecido posicionamiento de la firma en nuestro mercado con un crecimiento de ventas globales del 75% en el periodo 2013-2017, con una cuota de mercado del 2,2% y en la que el 17% de las ventas fueron modelos SUV.

    Unas cifras que ya han crecido en los primeros meses de este año 2018, ya que en el acumulado Enero-Abril, Škoda ha vendido en España casi 10.000 unidades, un 28% más que en el mismo periodo del año 2017 y de las que un 19% han correspondido a la gama SUV.

    La vinculación de Škoda con los vehículos “de campo” no es para nada una casualidad, ya que la marca en el año 1966 ya lanzó un todoterreno denominado Trekka cuya base era la misma que se utilizaba en el Škoda Octavia de aquella época.  La distancia entre ejes pasaba de 2.389 mm a 2.165 mm y la distancia libre al suelo aumentaba hasta 190 mm con neumáticos de mayor perfil.

    Un modelo especial, el Trekka, que se comercializó de forma preferente en Nueva Zelanda. y lo fabricaban en colaboración con una empresa de aquel país, empezando su producción el 2 de diciembre de 1966 en la localidad neozelandesa de Otahuhu. La producción de este modelo se prolongó durante seis años a lo largo de los cuales salieron de la fábrica casi 3.000 unidades.

    Škoda apuesta de forma clara por sus modelos Kodiaq y Karoq, ampliando la gama de los mismos con nuevas versiones y su clara identidad “Simply Clever”. Por supuesto nos referimos a esos pequeños ingenios, tan útiles como sencillos, que hacen más cómodo el día a día del usuario. Desde una linterna, un paraguas, un rascador de hielo, o un ingenioso sistema en la consola central para abrir las botellas de agua,  hasta un total de 30 elementos que definen esa filosofía de la firma.

    Los nuevos Kodiaq y Karoq ofrecen un mayor  espacio, una amplia modularidad, un diseño moderno y funcional, además de  los más recientes asistentes a la conducción del grupo VAG, los últimos elementos de conectividad e infotainment o una considerable gama de motores TDI y TSI.

    En el caso del Škoda Kodiaq incorpora a su gama dos acabados nuevos, Sportline y Scout, que complementan a los ya conocidos Active, Ambition y Style, por lo que llega a un total de 5 niveles distintos de equipamiento.

    La línea Sportline cuenta con un enfoque deportivo que es su seña de identidad, además de una gama de motores que permite elegir entre potencias de 150 a 190 CV, tanto en gasolina como en diésel. Su precio de partida es de 30.600 euros.

    La línea Scout es la más campera. Tiene un claro enfoque pistero y por ello cuenta con unos paragolpes diferentes, un ángulo de salida mejorado y una electrónica que incluye los modos de conducción ‘offroad’ y ‘nieve’. Todos los Skoda Kodiaq Scout tienen tracción integral y su gama de motores engloba opciones TSI y TDI con potencias de entre 150 y 190 CV, y un precio inicial de 32.500 euros.

    Por su parte el Škoda Karoq, ha reafirmado desde el inicio su carácter de líder, pues antes de su lanzamiento a principios de este año, la marca ya había recibido más de 1.000 solicitudes de pre-venta en nuestro mercado. Y en el periodo Enero-Abril del presente año las cifras de ventas rondan las 700 unidades.

    Su gama la componen dos acabados (Ambition y Style), y la oferta de motores ofrece la posibilidad de elegir entre gasolina TSI y diésel TDI, con potencias de entre 115 y 150 CV y con versiones 4×2 y 4×4. Todas ellas pueden asociarse a un cambio manual de serie o al sistema automático DSG opcional de doble embrague.

    Pero Škoda no se detiene en absoluto, ya que la marca suposo durante el 2017 más del 10% de las ventas del grupo VAG. Lo que supone un total de 1.200.000 unidades vendidas (de las cuales más de 25.000 lo fueron en España), una cifra que este año va a subir considerablemente teniendo en cuenta el ritmo de ventas conseguido hasta el momento que supone casi un 12% más que el mismo periodo del pasado año.

    Y su constante avance también supone una programación de nuevos modelos para los próximos años. De esta forma en el 2019 se pondrá a la venta la versión “de serie” del prototipo Vision X, que combinará gasolina y GNC con propulsión eléctrica.

    Posteriormente a finales del año 2020 llegará el primer Škoda 100% eléctrico, derivado del prototipo Vision E, con una autonomía cercana a los 500 Km de recorrido por carga completa.

    En ese último semestre del año 2020 también estará a la venta una versión eléctrica del Citigo (con una autonomia cercana a los 140 Km) y una híbrida del Superb. De esta forma la marca quiere completar en el año 2025 una gama con un total de 6 modelos 100% eléctricos y 4 híbridos enchufables.