Inicio Fórmula 1 ¡Ah, cómo hemos cambiado!

¡Ah, cómo hemos cambiado!

image4.img.640.medium

Aún recuerdo aquel jueves 1 de marzo del 2001 en Albert Park cuando los veteranos mecánicos de Minardi te miraban mientras ensamblaban las piezas del PS01, el monoplaza con el que ibas a debutar en el circo rodante de la F1.

El mismo al que le sobraron algunos tornillos una vez que acabaron con el montaje. El mismo que diseñara Gustav Brunner y que según él aseguraba no podía rebajar la cifra del 1.33.000 en el trazado australiano.

Ese mismo Minardi PS01 con el que te encontraste el viernes en la primera sesión de libres pensando en cómo ibas a demostrarle a todos que se equivocaban. Con ese coche con el que casi chocas al salir de tu box rumbo a la pista cuando te encontraste el semáforo todavía en rojo y frente a ti el Jordan de Heinz-Harald Frentzen , sin saber cual era el botón en tu volante para situar en neutral al Minardi.

Por suerte lo adivinaste en el último milímetro, justo cuando Frentzen miraba por el retrovisor la llegada de uno de los “novatos” de la clase.

Y lo conseguiste. Lograste que Brunner estuviera de mal humor todo el fin de semana porque un “recién llegado” le había dado una lección.

Hiciste que aquel Minardi tuviera un crono de 1.30.657 en la parrilla de salida el domingo en 19º lugar, por delante de Mazzacanne, de Burti y de tu compañero de equipo, el brasileño Tarso Marques, que sí cumplió el pronóstico marcando un registro de 1.33.228 en último lugar.

Fue el inicio de algo que estaba marcado con las siglas de los verdaderos campeones. Poco importa que ese fin de semana consiguieras cruzar la meta en 12º lugar por delante de Fisichella o Button entre otros.  Lo verdaderamente importante era que ese domingo 4 de marzo del 2001 empezaba a dejar su huella un luchador, un ganador nato.

Fernando Alonso Celebra Su Primera Victoria En La F-1 En Hungría

Habría un sinfín de momentos agridulces hasta la gran victoria con Renault en Hungría 2003, que daría paso a un año 2004 muy complicado con Grandes Premios para olvidar como el de USA donde un pinchazo te dejaba KO después de una salida “made in Alonso”.

Pero todo camino tiene su recorrido obligatorio, y por eso llegaría el majestuoso 2005, con actuaciones magistrales como la de San Marino, en el mítico circuito de Imola donde los seguidores de Ferrari y Michael Schumacher tuvieron que rendirse ante ti.

Todo ello te llevaba a Brasil, a Sao Paulo a finales de esa misma temporada para conseguir un sueño.  Esa meta que te fijaste y que celebraste con los puños apretados gritando al cielo lo que habías conseguido merecidamente.

g_fernando_576x324

Pues bien, 10 años después de esa imagen que afortunadamente pude compartir, encuentro otra muy distinta en el mismo escenario.

Esta vez no miras al cielo. Esta vez los brazos no se levantan con firmeza. Esta vez las piernas no se elevan en un salto sino que reposan sobre tu casco.

Esta vez tus declaraciones distan mucho de las que realizabas bajo un paraguas en la parte posterior del box de Minardi mientras caía la lluvia en Melbourne.

Esta vez te he escuchado decir : “Este año no lucho por el campeonato pero estoy feliz en un equipo que me apoya y tengo un buen salario, así que estoy más feliz que en años anteriores”.

Desde la distancia que marca el tiempo, prefiero quedarme con el recuerdo del piloto que con una sonrisa tímida paseaba con ilusión por las antípodas mirando de reojo un “deporte” que iba a reinar por derecho.

¡Ah! Cómo hemos cambiado!

 

Pedro Fermín Flores

 

 

 

Artículo anteriorThe Sound of Emotions: Audi y Carlos Jean
Artículo siguientePrograma   19-11-2015
Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor