Inicio Fórmula 1 Alonso y ¿la última cruzada?

Alonso y ¿la última cruzada?

Por supuesto que no va a llevar sombrero para “domar” al nuevo MCL32, aunque no sabemos si el látigo de Indiana Jones sería un buen elemento a tener en cuenta para lo que se le avecina al piloto asturiano ante una temporada que los propios responsables del equipo han calificado de “0 victorias”, y todavía no ha empezado…

Fernando no tiene que demostrar nada a nadie, pues ya lo ha hecho sobradamente en todos sus aspectos y matices a lo largo de estas temporadas en la F1, desde que en el 2001 empezara sus pasos en Melbourne de forma tímida y observando en silencio (como hace siempre…) todos los detalles de un circo en el que pronto se convertiría en el domador de la pista central.

Ahora ese papel ya no lo desempeña tan a menudo como él quisiera. Y se encuentra inmerso en una última cruzada para levantar nuevamente la mirada a lo alto y a lo lejos en los podios del Mundial de F1.

Ha vivido intensamente momentos de abrazos sinceros y guiños interesados por los que a menudo se acercan a la luz del vencedor y que se alejan rápidamente cuando esa intensidad se apaga poco a poco…

Algunos bromean con la “media naranja” o la “naranja mecánica” que Fernando va a tener a su disposición este año.

Creo que la verdadera batalla de Alonso va a ser la de no perder esa esperanza de que Indiana Jones siempre gana… aunque sea en el cine…

Artículo anteriorMCL32, una naranja por abrir…
Artículo siguientePrograma 146   02-03-2017
Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor