Inicio Fórmula 1 Conclusiones (o algo parecido) del Gran Premio de Austria

Conclusiones (o algo parecido) del Gran Premio de Austria

Antes que nada, disculpadme el título o la ausencia de reseña de la carrera de Austria. Es lo que tiene conducir 2.200 kilómetros por cuatro países (más otros 450 en tren por esos mismos cuatro), durmiendo apenas tres horas cada día: que el cerebro se avería como el embrague de Max Verstappen en la salida del GP, luego patina y luego no sirve para nada.

Tras la disculpa sui generis, cuatro cosas sobre el GP de Austria de 2017.

1 – Muchos decían que Lewis Hamilton iba a fregar el suelo con él, pero tras su segunda victoria del año y de su carrera, Valtteri Bottas está metido en la lucha por el título. Ha ganado porque Lewis no estaba allí; ha ganado porque logró la pole gracias a la bandera amarilla provocada por Grosjean (algunos han comentado que de haber obtenido la pole, Vettel podría haber tenido una oportunidad clarísima de ganar el GP); y su fantástica salida le hizo ganar alrededor de décima y media sobre Vettel -0,201 de Bottas por 0,364 del de Ferrari- lo que le aseguró ganar la posición en la primera curva y no tener problemas. Pero es que tenía que ganar. Y ganó.

2 – Asimismo, Bottas ha sabido aprovechar los problemas de los demás, como la sustitución del cambio a Hamilton o que éste se viese incapaz de superar a un coche inferior (el Red Bull de Ricciardo), en carrera, aún con las gomas que a priori le iban mejor a los Mercedes, las ultrablandas.

El inglés comentó que no pudo pedir un ajuste en el morro y que el Mercedes era demasiado neutro de reacciones, pero que redujo su falta de confort cambiando opciones del coche a través de volante. Ello le permitió tener más sensaciones con las gomas delanteras, que aunque parecían castigadas en televisión, parecieron funcionar lo suficientemente bien.

Cuando Vettel montó sus gomas ideales, las súperblandas, Bottas supo mantener el ritmo, impidiendo que el alemán tuviese opciones de adelantarle. Como muestra, la segunda parte de la carrera, Vettel fue acercándose a Bottas, yendo ambos con las súperblandas, pero pese a ello, el ritmo global de carrera de ambos fue casi calcado, lo que da a entender que la carrera se decidió por los nimios detalles expuestos arriba.

3 – A rebufo de esto, queda claro que la gente se aburre: tras el cansinismo sobre la malísima acción de Vettel sobre Hamilton en Bakú, aquí la polémica fue la salida de Bottas. Hasta en un reconocido medio latinoamericano dijeron que Vettel era líder virtual al saltarse el de Mercedes la salida. No hay una norma grabada a fuego sobre saltarse las salidas, pero la FIA (como bien dice Mark Hughes en Motor Sport, la revista, no la web) especifica que todo lo que baje de un tiempo de reacción a dos décimas será tratado como sospechoso. Pero un aficionado, desde el sofá de su casa, no puede saber si un piloto X se ha saltado la salida, en un caso así. Ni científica, ni visualmente. Si hasta los propios pilotos no lo saben, a veces, ¿cómo lo va a saber un burgués, desde su sofá?

4 – Red Bull podrían jugar un mayor papel en la fase central del campeonato. En Austria, Ricciardo hizo una buena salida y supo encontrar los huecos para no tener incidentes y ponerse tercero. Sin Coches de Seguridad, acabar a seis segundos de la pareja ganadora y aguantando a un Hamilton que recibió la orden de programar el coche para atacar en la última fase de la prueba, aparte de que Daniel Ricciardo demostró una vez más que sabe cómo no meter la pata y como aguantar la presión de gente con maquinaria superior, parece que el RB13 empieza a estar a un nivel más que decente.

Solo falta que Max acabe carreras (es decir, que no tenga tantos problemas mecánicos) y darán más de un susto.

5 – La ‘Silly season’ ya está en marcha y en los últimos días se vieron algunos indicios de cómo podrían ir las cosas.

Ferrari ha negado por activa y por pasiva que quieran que Fernando Alonso vuelva, y no han tardado en decir a los cuatro vientos que Vettel ha recibido su oferta de renovación. Sin embargo, Flavio Briatore explicó poco antes del GP que una de las posibles salidas de McLaren del asturiano es Maranello, por lo que se habían iniciado contactos. Eso dejaría la puerta para que Renault fichase a alguien que reemplazase a Jolyon Palmer. Y digo Renault, porque ése parecía el destino más probable para Fernando, desde hace bastante tiempo.

Pongamos que Fernando vuelva a Ferrari. ¿Lo pondrán con Vettel? ¿Se arriesgarían a tener a dos pilotos así en el mismo equipo? Independientemente de quién sea mejor o peor, un equipo como el de Maranello necesita buen ambiente, por encima de tener a dos de los cuatro mejores pilotos del momento.

Si Fernando fuese a Ferrari y Vettel se fuese, el compañero del español parece ser que estaría entre Antonio Giovinazzi y Charles Leclerc. Quien no parece que se vaya a ir a Ferrari es Max Verstappen.

¿Y dónde recalaría Vettel? Hay quien da por probable que aquello que dijo Lewis Hamilton de retirarse sea verdad y que Vettel acabe allí.

De todos modos, esto de la ‘Silly Season’ cambia semana a semana, así que lo que se dice hoy dejará de tener valor más adelante. Es esa ciencia inexacta llamada rumorología.

Este próximo fin de semana, Gran Premio de Inglaterra, desde Silverstone. Esperad que vuelva el servicio normal en Pitlane.