Inicio Fórmula 1 Daniel Ricciardo, inesperado vencedor en Bakú

Daniel Ricciardo, inesperado vencedor en Bakú

Daniel Ricciardo fue el vencedor del Gran Premio de Azerbaiyán, una prueba en la que, a diferencia de 2016, pasó de todo.

Tras una salida medianamente ordenada, en la curva 2, Bottas se tocó con Kimi Räikkönen tras comerse un piano, pinchó la rueda delantera derecha al tocar al Ferrari, y tuvo que entrar a boxes, perdiendo más de una vuelta. En el incidente, Kimi derrapó lo suficiente como para tocar visiblemente el muro exterior, pero ha podido continuar.

Tras el lío, Hamilton lideraba a Vettel por 2,2 segundos en la vuelta 3, y a éste le seguían Checo Pérez, Max Verstappen y Räikkönen. Alonso estaba decimosexto, precediendo a Sainz.

La distancia de Hamilton con respecto a Vettel fue aumentando paulatinamente hasta los 4 segundos, en la vuelta 7. Un par de giros antes, Daniel Ricciardo entró a boxes a poner gomas blandas y, así, no volver a parar. Su parada se vio ralentizada al tener que quitar algunos restos de carbono de otros coches de sus entradas de aire, por lo que el de Perth volvió a pista decimosexto.

Por su parte, Alonso recuperaba posiciones hasta la duodécima plaza. En la vuelta 11, Kvyat se retiraba por problemas eléctricos, mientras Verstappen luchaba por la tercera posición con Checo. De todos modos, en la siguiente vuelta el holandés comunicaba problemas mecánicos con la consiguiente pérdida de posiciones, y en la 13 se desplegaba, finalmente, el Coche de Seguridad (SC), para retirar el Toro Rosso de Kvyat.

Mientras casi todos los pilotos entraban a cambiar gomas  (entre ellos Ricciardo, que volvió a entrar y optó por montar las súper blandas), Verstappen -ya en el pitlane- hacía efectivo su abandono, tras comprobar el equipo problemas con la presión de la bomba de aceite.

La acción se reanudó en la vuelta 17 y por poco Checo le robó la cartera a Vettel en la primera frenada. El orden era Hamilton, Vettel, Pérez, Massa, Ocon y… de nuevo se desplegó el SC al perder el Ferrari de Räikkönen alguna pieza de carbono, además de las que había en otras zonas de la pista.

En la vuelta 19, se reinició la prueba y por un margen escasísimo, Massa no superó a Vettel en la primera frenada. Poco después, ambos Force india se tocaron, el de Pérez perdió medio morro, y Ocon pinchó. Mientras tanto, Räikkönen también reventó la goma trasera derecha tras comerse un resto de carbono de otro rival…

¿Resultado? Tercer SC consecutivo. Räikkönen, de los golpes de la goma contra el chasis, se vio obligado a abandonar, al igual que Checo. Ocon pudo continuar, aunque último.

En la vuelta 22, aún con el tercer SC en pista, Alonso sugirió por radio que no estaría mal que la carrera se detuviese para limpiar completamente la pista, y al parecer alguien le oyó porque al término de ese giro, se paró la prueba. Ello abrió la posibilidad de que Pérez se reincorporase a la carrera, al igual que Räikkönen. Una vez reparados sus autos, ambos dieron la vuelta al trazado, justo antes de que el resto de pilotos saliesen del pitlane, tras el SC. Pese a ello, ambos acabarían retirándose más adelante.

Hamilton lideraba a Vettel, Massa, Stroll, Ricciardo, Hülkenberg, Kevin Magnussen, Alonso, Sainz y Romain Grosjean.

Vuelta 24, y todos con los dedos cruzados para que no hubiese un cuarto SC. Una vez se relanzaron a los monoplazas, Ricciardo alargó la frenada de manera estratosférica y superó a ambos Williams, enzarzados entre ellos por mantener la posición. En la siguiente vuelta, Hülkenberg y Magnussen también superaron a Massa, quien parecía tener problemas mecánicos. Pocos segundos después, Hülkenberg rompió la dirección y abandonó, mientras Massa perdía posiciones a diestro y sinestro. En esta fase, Alonso era sexto y Sainz séptimo.

Un par de vueltas rápidas de Hamilton le alejaban dos segundos de Vettel, mientras Stroll acosaba a Ricciardo por la tercera plaza, aunque el de Red Bull aguantaba con solidez.

Desafortunadamente, Hamilton tampoco estaba exento de tener sus propios problemas, ya que en la vuelta 29 se vio cómo su reposacabezas se soltó de su posición natural, por lo que el equipo le dijo al piloto que intentase recolocarlo en plena recta de meta. El inglés lo intentó sin éxito y pasó lo previsible: que debía entrar a boxes para que el equipo le solucionase el problema.

Justo cuando Lewis entró al pitlane, Vettel recibió una sanción en forma de “Stop and Go” de 10 segundos tras chocar con Hamilton durante el segundo SC, cuando el inglés frenó demasiado a la salida de una curva. Al quejarse del frenazo que dio el inglés, el alemán se puso a su lado y chocó contra el Mercedes. La sanción al tetracampeón dejaba la carrera abierta.

Hamilton había vuelto en octava posición, tras su problema se seguridad, y Vettel séptimo. Con esto, Ricciardo lideraba, seguido por Stroll, Magnussen, Ocon y Alonso. Bottas, tras sus problemas del principio, ya era sexto, pasando a la quinta posición, en detrimento de Alonso, poco después.

Alonso se defendió con uñas y dientes ante Vettel, y eso ayudó a Hamilton a pegarse al Ferrari. El alemán superó al asturiano y por poco el inglés no adelantó a ambos, en la vuelta 36.

Hamilton enseñaba el morro a Vettel en casi cualquier curva, seguro del potencial de su Mercedes, aunque el de rojo aguantaba. Por delante, Ocon y Bottas llegaron a la tercera y cuarta posición, y fueron a por Stroll, aunque éste estaba aún a más de 13 segundos, mientras Ricciardo mantenía el liderato con poco más de 5.

El finlandés de Mercedes se deshizo del Force India en la vuelta 40, y Vettel hizo lo propio dos giros después, dejando el tapón de Ocon en toda la zona revirada del circuito. Ese giro tras el auto rosa, dejó a Hamilton a 2,3 segundos de Vettel.

Durante varias vueltas, la situación se estabilizó al haber distancias notables entre pilotos: 5,5 segundos de Ricciardo a Stroll; 9,3 del Williams a Bottas; y otros cuatro segundos del finlandés de Mercedes con respecto a Vettel. Éste rodaba medio segundo por vuelta más rápido que Bottas, pero no estaba claro que llegase hasta él.

A cinco vueltas del final, Stroll aún tenía 5,8 segundos sobre Bottas y los de Grove exhortaban al canadiense a subir el ritmo. Por otro lado, en Mercedes no querían que Vettel llegase al DRS de Bottas. Un ligero error del alemán en la primera frenada de la vuelta 48 dio unas décimas a Hamilton, quien entró en el DRS de Vettel en la vuelta 50.

En ese punto, con un Ricciardo inalcanzable y que finalmente logró su quinto triunfo en el Mundial, Stroll no tenía más opción que administrar su ventaja sobre Bottas para mantener la segunda posición. En la última recta de la última vuelta, el Mercedes aprovechó su increíble potencia para superar in extremis al Williams y conseguir un impresionante resultado, sobre todo recordando que Bottas estaba último a principio de carrera.

Vettel mantuvo el cuarto lugar, Hamilton el quinto, y el top 10 lo completaron Ocon, Magnussen, Sainz, Alonso -primeros puntos para Mclaren en 2017, pues- y Pascal Wehrlein.

En la clasificación general, Vettel tiene ahora 153 puntos, Hamilton 139, Bottas 111 y Ricciardo 92.

El 9 de julio, Gran Premio de Austria en el Red Bull Ring.