Inicio Fórmula 1 El puñetazo en la mesa de Wolff

El puñetazo en la mesa de Wolff

Toto Wolff escuchaba atentamente las palabras de Lewis Hamilton por la radio hablando con su ingeniero sobre el estado de los neumáticos ultrasoft de su monoplaza. Apenas habían transcurrido 15 vueltas y el británico mantenía una holgada primera posición en Albert Park controlando a distancia a sus rivales.

La insistencia de Hamilton sobre la pérdida de adherencia de su flecha de plata hizo que los responsables del equipo decidieran dar entrada al campeón un par de giros después para realizar su única parada en box tal y como habían planteado en su estrategia de carrera y colocar la opción soft.

Lo que no contaban era que al regresar a pista, Hamilton se vería envuelto en tráfico, en especial justo detrás de un Max Verstappen que luchaba contra su monoplaza, los neumáticos y los perseguidores que le pisaban los talones. Entre ellos un Hamilton que no pudo adelantar al holandés, llegando incluso a quejarse de ello nuevamente por la radio.

En todo ese “enjambre radiofónico” sería Ferrari la que sacaría mayor provecho, pues ordenaron a Vettel aumentar el ritmo de su “Gina” para obtener un colchón de aire lleno de segundos antes de la parada del germano para el cambio de neumáticos. Y así lo hizo, cumplió a la perfección las órdenes y tras la parada de rigor Vettel regresaba a la pista por delante de Hamilton.

En ese instante, Wolff, estallaba, veía clara su derrota, pues a pesar de que Bottas estaba por delante incluso de Vettel en ese instante, sabía que el finlandés tenía su parada próxima y que Ferrari tenía en bandeja de plata el triunfo en Albert Park. Por eso Wolff no ceso de golpear con el puño cerrado en varias ocasiones la mesa donde estaba coordinando la labor de su equipo. Habían cometido un error. Un fallo que no entraba en los planes sumamente medidos de las flechas de plata.

“Hay carreras en las que ganas y otras en las que pierdes. Y hay días en los que otro equipo hace un mejor trabajo, por lo que debes aceptarlo con humildad y reconocer su mérito.” Así se mostraba Wolff tras ver el triunfo de Vettel y Ferrari.

“Hoy Sebastian y Ferrari han sido unos merecedores ganadores . Estaba claro que Vettel hoy iba rápido pues Lewis no fue capaz de alejarse lo suficiente, y además Sebastian entró en la ventana en la que el adelantamiento en box era posible.  Nosotros tomamos la decisión de entrar a Lewis porque sus impresiones al volante y lo que veíamos desde el muro de trabajo era que los neumáticos no estaban en perfectas condiciones. Tomamos un riesgo y cuando regresó a pista se encontró con el problema del tráfico.” Añadía Wolff.

“Ferrari ha jugado sus cartas y tenían el coche más rápido en pista hoy. A pesar de ello tanto Lewis como Valtteri han hecho un gran trabajo. Ahora lo que nos toca es aprender la lección, entender porque no hemos sido capaces de dar el máximo y seguir trabajando para mejorar nuestro coche en todos los aspectos.”