Inicio Fórmula 1 F1, Monza: sin opción

F1, Monza: sin opción

Lewis Hamilton venció sin despeinarse (nunca mejor dicho) en el Gran Premio de Italia de 2017, celebrado en el templo de la velocidad, Monza. Al inglés le siguieron su compañero de equipo, Valtteri Bottas y Sebastián Vettel, aunque a más de medio minuto.

Tras una sesión de clasificación que se completó con un retraso de más de dos horas y media por la lluvia, en la que Hamilton fue el único piloto en conservar su posición original, y donde hubo descontrol en la última sesión, tras dos Q con la pista secándose, de nuevo por culpa del líquido elemento, el tricampeón del mundo no tuvo problemas en la salida y mantuvo el liderato.

Por detrás, Lance Stroll, segundo en parrilla, se vio superado por Esteban Ocon; Bottas, cuarto, perdió la posición a favor de Kimi Räikkönen; y por detrás hubo algunos toques entre pilotos, aunque sin mayores consecuencias. Ya en el primer giro, Bottas realizó una de las maniobras del GP, al recuperarle la posición a Kimi por fuera en la Parabólica. El de Mercedes tardó sólo dos vueltas más en llegar a la segunda plaza, lugar que mantendría toda la prueba.

Por detrás, Verstappen, ya octavo desde la decimotercera posición (aunque clasificó segundo, en realidad), se tocó con Felipe Massa y pinchó la goma delantera derecha, perdiendo en el proceso muchas posiciones. Un poco más allá, Vettel superó a Kimi por la quinta posición y empezó el proceso de perder los mínimos puntos posibles con respecto a Hamilton.

Tras un par de vueltas rápidas de Bottas, Hamilton cogió la batuta y en la vuelta 10 le llevaba 2,9 segundos a Bottas y 10,8 a Vettel. Daniel Ricciardo, decimosexto en el inicio, ya estaba noveno y llegaría a ser cuarto antes de cambiar gomas, en la vuelta 38. Pese a diversos piques y luchas en la zona posterior, Hamilton lideraba con un colchón notable tanto sobre Bottas (más de 4 segundos) como de Vettel (de 17,6 en la vuelta 20, y más de 23 en la 30), sobre todo porque éste último se quejó de que su segundo juego de gomas no iba del todo bien, lo que le obligaba a rodar casi un segundo por vueltas más lento que la cabeza.

En la fase final de la prueba, sólo la velocidad de los Red Bull dio un poco de espectáculo. Verstappen se tocó visiblemente con Román Grosjean en la primera frenada, en la vuelta 34, al apurar demasiado la maniobra de adelantamiento sobre el galo, y en la 40 Ricciardo, quinto tras parar en boxes, recuperó la cuarta plaza al dar cuenta de Kimi. El australiano llegó a rodar casi un segundo por vuelta más veloz que Vettel, en los últimos diez giros, y parecía que podría llegar a alcanzar a su excompañero de escuadra, pero no fue así.

Así pues Hamilton venció cómodamente sobre Bottas, Vettel, Ricciardo, Räukkönen, Ocon, Stroll, Massa, Checo Pérez y Verstappen. Carlos Sainz no llegó a ir más allá de la decimocuarta posición, mientras ambos McLaren se vieron obligados a retirarse, el de Fernando Alonso en la penúltima vuelta, al tener crecientes problemas de cambio. Vettel comentó al final de carrera que tenía problemas de estabilidad frenando, por culpa de su sistema de dirección.

Este resultado, en conjunción con el de Spa de la semana anterior, dejan a Hamilton como nuevo líder de la clasificación general, con 238 puntos por los 235 de Vettel. Bottas tiene 197, Ricciardo 144 y Räikkönen 138. Con la “temporada europea” del Mundial ya terminada (europea, pese a ir a Canadá), el Mundial se traslada a Singapur, donde se disputará la prueba nocturna del año, el 15 al 17 de septiembre.