Inicio Fórmula 1 Ferrari falla estrepitosamente y Hamilton gana contra pronóstico en Singapur

Ferrari falla estrepitosamente y Hamilton gana contra pronóstico en Singapur

Tras una clasificación en que Sebastian Vettel marcó la pauta y los Red Bull le escoltaron en el top 3, mientras los Mercedes finalizaban quinto y sexto tras Kimi Räikkönen, quedaba la duda de si el domingo llovería sobre Singapur.

En efecto, el día de carrera fue pasado por agua, y aunque por unas horas la lluvia se detuvo y el calor del asfalto secó la pista, poco antes de empezar la prueba volvió a llover. El escocés Paul Di Resta apostaba desde los micros de SKY por montar gomas intermedias, por (de nuevo) el calor de Singapur, pero cualquier pronóstico era fútil, porque nunca se había celebrado un GP en mojado en este rincón de Asia.

Del top 10, finalmente, los seis primeros montaron intermedios, Nico Hulkenberg y los McLaren gomas de mojado, y Carlos Sainz asimismo con intermedios. Y más allá, también había variedad de elección de gomas… Ya en la vuelta de calentamiento, se vio la falta de visibilidad, mientras Kimi Räikkönen y Romain Grosjean alertaban de la gran cantidad de spray que generaban los coches.

La salida fue muy tensa. Verstappen salió mejor que Vettel, pero Kimi salió mucho mejor. Estos tres se pusieron en paralelo, Seb se cerró sobre Max, Kimi tocó al holandés y de rebote impactó contra Vettel. Entonces, Räikkönen y Max fueron a la deriva el resto de la recta, chocando violentamente contra el McLaren de Fernando Alonso. Pocos metros después, Vettel tuvo más problemas, al quedarse sin morro por un trompo y perder líquido del coche sin parar por el toque en la recta de meta.

Todo este lío dejaba a Hamilton como líder, por delante de Daniel Ricciardo y Nico Hulkenberg, Checo Pérez y Valtteri Bottas. Todo ello con el Coche de Seguridad (SC) en pista. Alonso prosiguió la prueba, en duodécimo lugar, mientras Sainz era noveno. De todos modos, con el paso de las vueltas se vería que el asturiano estaba vendido al tener visibles daños en el lateral izquierdo de su monoplaza.

Martin Brundle creía en la retransmisión de SKY F1 que la culpa había sido de Vettel, al cerrar éste a Max, sin darse cuenta de que Kimi estaba al otro lado. Fuera como fuese, el incidente abría la puerta a una posible victoria de Hamilton. En la vuelta 4 empezó la prueba, propiamente dicha, en una primera frenada donde lo único destacable fue el adelantamiento de Jolyon Palmer sobre Bottas por la quinta plaza. Por efecto del agua, Hamilton ya tenía más de dos segundos en media vuelta sobre Ricciardo.

Tras una fase de calma, en la que Alonso se retiró, al final de la vuelta 11 Daniil Kvyat se fue recto en el segundo sector, quedándose clavado en una escapatoria, provocando nuevamente la salida del SC. Ello fue aprovechado por Ricciardo para montar otro set de intermedias, saliendo a pista tercero, tras Hülkenberg, quien entró una vuelta más tarde, volviendo a pista quinto. Así las cosas, Hamilton era primero, seguido por Ricciardo, Bottas, Sainz y Hülkenberg.

En la vuelta 15, el SC se retiró y nada cambió en cabeza. En un giro, el Mercedes cogió un segundo y medio al Red Bull, que pasaron a ser dos y medio en un par de vueltas. Por detrás, se vivió una electrizante lucha entre Felipe Massa, Kevin Magnussen y Esteban Ocon por la undécima plaza. Batalla que ganó el danés de Haas, por su arrojo y capacidad para ver los huecos.

En la vuelta 18 se activó el uso del DRS, aunque en algunas zonas aún no se veía un carril seco. Poco después, anunciaron a Stoffel Vandoorne, octavo, que no habría más lluvia. Era la vuelta 23, y la distancia entre Hamilton y Ricciardo era de 4,9 segundos. La cuestión era saber cuándo se cambiaría a gomas de seco, en caso de que la pista mejorase lo suficiente.

La distancia entre Hamilton y Ricciardo se mantuvo, mientras por detrás Pérez acosaba a Sainz por la quinta plaza. El mexicano lo intentó varias veces, pero Sainz aguantaba con solidez. A falta de 28 vueltas, parecía claro que no se completarían las 61 de carrera, por tiempo. Tras una fase soporífera de la prueba, en la vuelta 38, Marcus Ericsson trompeó en la zona del puente y se quedó en plena trazada de una zona con solo dos carriles de circulación, por lo que el SC volvió a salir. Hulkenberg entró a por gomas frescas, pero problemas hidráulicos le dejaron tirado en boxes bastante tiempo.

Hamilton, Ricciardo, Bottas, Sainz y Pérez mantenían intacto el top 5. A falta de 27 minutos se reanudó la prueba y nuevamente nada pasó, con un Hamilton intratable en cabeza al cogerle dos segundos en una vuelta a Ricciardo, y otros dos en la siguiente. Sainz mantenía la cuarta plaza, aunque no se podía permitir errores al tener a Pérez a medio segundo, en primera instancia, aunque el madrileño fue cogiendo décimas y pronto dejó a Pérez sin DRS. La distancia entre ambos fue fluctuando, pero el mexicano no volvió a entrar en la ventana del DRS del Toro Rosso.

A trece minutos y medio del final, Hülkenberg abandonó por los problemas antes descritos, mientras en cabeza nada cambiaba. En los últimos minutos, Bottas apretó la clavijas al Red Bull tras marcar alguna vuelta rápida, pero el top 3 se mantuvo en ese orden.

Así pues, Hamilton logró una victoria, a priori inesperada, seguido por Ricciardo y Bottas, con Carlos Sainz cuarto. El inglés tiene ahora 263 puntos por los 235 de Vettel, los 212 de Bottas y los 162 de Ricciardo.

En quince días se disputará el Gran Premio de Malasia, en Sepang.