Inicio Fórmula 1 Hamilton no falla en Monza y vence sin compasión.

Hamilton no falla en Monza y vence sin compasión.

Una vez más se ha demostrado que la principal pesadilla de Ferrari se llama Lewis Hamilton. El británico ha conseguido una victoria inapelable en el corazón de la escudería italiana, Monza.

Miles de tifossi abucheaban a Lewis en la vuelta de honor cuando celebraba su triunfo número 68 el quinto en Monza y el segundo consecutivo, al mismo tiempo que desde la radio de Mercedes les indicaban (de un modo poco ético) a él y a Bottas que exhibieran ese dominio en territorio adverso:“Mantened formación en la vuelta de retorno para que lo puedan ver nuestros amigos italianos…”

Todo había empezado muy bien para Ferrari. Kimi era capaz de realizar una excelente salida y aguantar los ataques de Vettel y Hamilton en la primera frenada; pero cambió en la Variante della Roggia cuando Vettel quiso adelantar a Kimi sin medir que Hamilton tenía las mismas intenciones con los dos Ferrari.

El resultado fue un toque entre Vettel y Lewis en el que salió perjudicado el primero al realizar un trompo y perder parte del alerón delantero de su monoplaza. Un instante de caos en el que enmudeció Monza al mismo tiempo que Dirección de carrera apretaba el botón para sacar el Safety Car a pista.

Cambio de planes en Ferrari

Todo empezaba de nuevo en el muro de trabajo del equipo de Maranello, las estrategias previas no servían para nada y Vettel se encaminaba a boxes para cambiar el morro de su monoplaza y cambiar los neumáticos por un compuesto más blando con la idea inicial de no volver a entrar.

Mientras también se retiraba el Toro Rosso de Hartley por un problema en plena salida, todos los ojos se centraban en un solo hombre: Kimi Raikkonen. El finlandés era la gran esperanza para todos esos miles de corazones “rojos” que centraban en “Iceman” sus esperanzas de triunfo.

Y Kimi no defraudó, él no. Pues desde el instante en que se retira el Safety Car hizo todo lo que pudo por mantener los ataques de Hamilton. De hecho el británico le adelantaría nada más reiniciarse la prueba en la Variante del Rettifilo; pero pudo recuperar el liderazgo en la della Roggia haciendo enloquecer al parco di Monza.

Desde ese instante empezó una pugna personal por alcanzar una victoria en la que puede haber sido su última aparición en ese circuito con los colores de Ferrari.  Kimi sabia que iba a ser complicado y en especial por la degradación de los neumáticos.

 

El engaño de Mercedes

En Mercedes también lo sabían y por eso en la vuelta 21 engañaron a Ferrari al colocar a sus mecánicos dispuestos para un cambio de neumáticos en el monoplaza de Lewis. Los de Maranello cayeron en la trampa haciendo entrar a Kimi mientras Lewis se mantenía en pista y su ingeniero le señalaba por radio: “It’s hammer time.”

Kimi regresó cuarto tras Verstappen y Bottas que eran segundo y tercero respectivamente. Por delante Hamilton marcaba vuelta rápida y en Mercedes alargaban su presencia en pista hasta perder todo el margen necesario para mantener el liderazgo, pues cuando el británico entró en la vuelta 29 no pudo más que regresar tercero.

A pesar de ello en Mercedes habían conseguido aprisionar al Ferrari de Kimi que era segundo tras Bottas que cumplía a la perfección las órdenes de retener al máximo a su compatriota esperando la llegada de Hamiton a su estela.

Este juego del “gato y el ratón” se realizaba con Kimi que veía cómo el neumático posterior izquierdo de su Ferrari empezaba a degradarse a gran velocidad. En el muro de Ferrari se preocupaban mientras veían cómo Vettel (que había remontado espectacularmente hasta la cuarta posición) también con problemas debía entrar en boxes para un segundo cambio.

En Mercedes no desaprovecharon la ocasión, llamaron a Bottas a boxes y ordenaron a Hamilton atacar a Kimi. Y así lo hizo Lewis a falta de 8 vueltas para acabar la prueba adelantando a Raikkonen sin apenas esfuerzo.

 

Kimi resistió a pesar de todo

Desde ese instante no hubo opción, Lewis se marchó con su flecha de plata rumbo al triunfo mientras Kimi no paraba de observar el neumático posterior izquierdo que estaba prácticamente a punto de “explotar”.

Por detrás la lucha por el podio era intensa entre Verstappen y Bottas. El holandés se había saltado una vez la Variante del Rettifilo en la pugna y fue advertido por dirección de carrera. El piloto de Red Bull siguió a su “ritmo” y cerró la puerta a Bottas en uno de los intentos del finlandés por adelantarle en ese mismo punto del circuito.

La acción fue sancionada con 5 segundos de penalización que añadir al tiempo total del joven holandés que reaccionaba de forma explosiva cuando se lo comunicaban por radio:“5 segundos por… no me j… él ha sido quién no me ha dejado espacio.”

Una sanción que claramente le hacía perder la tercera posición, pues Bottas seguía a falta de apenas 3 vueltas a menos de 2 segundos tras él, y con un Sebastian Vettel que se acercaba irremediablemente con mejores neumáticos en su Ferrari.

“No me importa nada la sanción, ni que se acerque Vettel,” comentaba Verstappen por la radio a su equipo justo antes de cruzar la meta en un virtual tercer lugar que se convertiría en un quinto real.

 

Grosjean el primero del resto

A casi un minuto de distancia llegaría en sexto lugar el francés Grosjean con su Haas por delante de los dos Racing Point Force India de Ocon y Pérez. La novena posición fue para un combativo Carlos Sainz que le dio dos importantes puntos a Renault, y la última posición en la zona de puntuación era para el Williams de Lance Stroll ya a una vuelta de retraso.

Además de Hartley, fueron Fernando Alonso y Daniel Ricciardo los pilotos que no pudieron acabar la prueba abandonando la misma por diferentes motivos. En el caso del asturiano por una “pérdida de potencia” en el McLaren y en el del australiano por la rotura de motor en la “ultima evolución” de Renault que el equipo había montado en su monoplaza y que le había obligado a penalizar en parrilla.

 

1 Hamilton Mercedes 53 1hr 16:54.484
2 Raikkonen Ferrari 53 + 0:08.705
3 Bottas Mercedes 53 + 0:14.066
4 Vettel Ferrari 53 + 0:16.151
5 Verstappen Red Bull 53 + 0:18.208
6 Grosjean Haas 53 + 0:56.320
7 Ocon Racing Point F. India 53 + 0:57.761
8 Perez Racing Point F. India 53 + 0:58.678
9 Sainz Renault 53 + 1:18.140
10 Stroll Williams 52 + 1 vuelta
11 Sirotkin Williams 52 + 1 vuelta
12 Leclerc Alfa Romeo Sauber 52 + 1 vuelta
13 Vandoorne McLaren 52 + 1 vuelta
14 Hulkenberg Renault 52 + 1 vuelta
15 Gasly Toro Rosso 52 + 1 vuelta
16 Ericsson Alfa Romeo Sauber 52 + 1 vuelta
17 Magnussen Haas 52 + 1 vuelta
18 Ricciardo Red Bull 23 Rotura motor
19 Alonso McLaren 9 Pérdida potencia
20 Hartley Toro Rosso 0 Accidente en la salida

 

La victoria de Hamilton y el cuarto lugar de Vettel han tenido como resultado que el margen del piloto de Mercedes ha crecido en 13 puntos adicionales tras la prueba de Monza, manteniendo ahora 30 de ventaja a falta de 7 Grandes Premios.

El británico se mostró descontento con la reacción de los seguidores de Ferrari que le han abucheado durante todo el fin de semana, exhibiendo hasta pancartas en las que se veía a un “niño Hamilton” llorando vestido con el mono de McLaren.

“Toda la energía negativa que había la he conseguido transformar en positiva. Eso es lo importante siempre en la vida. Y quiero agradecer a los que con sus banderas inglesas me han dado apoyo aquí en Monza. A ellos les dedicó esta victoria,” matizaba Lewis nada más recibir el trofeo de ganador.

El próximo será el que se celebre en Singapur del 14 al 16 de este mes de septiembre.