Inicio Fórmula 1 Hamilton vence y Vettel se estrella en Alemania

Hamilton vence y Vettel se estrella en Alemania

Al igual que el sábado, la sombra de la lluvia planeó sobre Hockenheim, temiéndose que el líquido elemento trastocase los planes del Gran Premio de Alemania de 2018.

En la salida, el top 5 se mantuvo con Vettel, Bottas, Kimi, Verstappen y Grosjean. El neerlandés acoso al finlandés de Ferrari durante toda la vuelta, sin éxito. Lewis Hamilton ganó sólo dos posiciones.

En la vuelta 2, Räikkönen alertó de que tenía algunas gotas en su visto, aunque la situación era de calma climatológica, pese a que en la vuelta 3 se vieron gotas en la cámara de Hamilton, por cierto undécimo al deshacerse de Alonso.

Vettel abrió un hueco de 2.4 segundos con Bottas en la vuelta 6, y ninguno de los seis primeros clasificados tras Seb (Bottas, Kimi, Max, Magnussen, Hulkenberg y Perez) estaba en DRS de su predecesor.

Hamilton era octavo a 21 segundos de Vettel, en la vuelta 8. Por su parte, Ricciardo mantenía un ritmo más que decente con las gomas medias, llegando a la duodécima plaza en la vuelta once.

Hamilton llegó a la quinta aplaza en la vuelta 14, y estaba a diecisiete segundos en relación a Verstappen, mientras Ferrari se preparaba para el cambio de gomas para Kimi, quien completó la parada en 3.3 segundos. El último campeón del mundo con Ferrari, volvió a pista cuarto.

Kimi marco la vuelta rápida en dos giros consecutivos, poco en los giros 16 y 17, gracias a su gomas blandas (banda amarilla), mientras la mayoría de pilotos que estaban parando, más rezagados, optaban por montar las medias (banda blanca), las más duras en Alemania.

Vuelta 25 y Vettel lideraba con 5.2 segundos sobre Bottas, mientras Verstappen era tercero a 6.4 del finlandés de Mercedes y Kimi seguía cuarto a 4.9 de Max, y Hamilton era quinto a 21 segundos de Vettel, quien entró al final de esa vuelta a por gomas blandas.

Con esto, Bottas lideraba, y Vettel salió a pista en cuata posición con sólo 2 segundos sobre Hamilton, aunque las gomas del inglés no le permitieron mantenerse cerca de su némesis, pese a rodar constantemente en 1:17.

Bottas paró en la vuelta 29, justo cuando Ricciardo se veía obligado a retirarse por problemas mecánicos, mientras ya estaba en los puntos. Max entró a montar goma fresca en el siguiente paso por meta.

La prueba mantuvo una relativa calma pasado el umbral de la vuelta 30. Kimi lideraba con poco más de un segundo sobre Vettel, con ambos quejándose de problemas con las gomas; Hamilton seguía tercero, a 2.5 segundos de Bettel y aún no había parado, y la predicción de lluvia se había recalculado para la vuelta 45. En caso de llover, y si Lewis lograba mantenerse en pista en caso de lluvia, se ahorraría una entrada a boxes, ganando con ello muchas opciones de victoria.

Los doblados dieron algo de oxígeno a los Ferrari, pero Vettel se había quejado al equipo de que podía ir más rápido que Räikkönen, esperando que Le dejasen pasar para que el 7 taponase a Hamilton. Tras una orden de Jock Clear, Kimi dejó pasar a Seb en la vuelta 39.

La amenaza de lluvia pareció tornarse real al verse en las pantallas unas peligrosas nubes desde el norte. En la vuelta prevista para que empezase a llover, Bottas -cuarto- se había tirado encima de Hamilton, por lo que Mercedes decidió meter al inglés a cambiar gomas en la vuelta 42, viendo asimismo que la lluvia se retrasaba.

En efecto, empezó a llover en la horquilla, y Sauber se arriesgó a meter a Leclerc para montar intermedias, al igual que Alonso y Gasly. El caso es que sólo llovía en la horquilla y un poco más allá, en la zona de la tribuna Mercedes y la primera zona del trazado, el agua aún no hacía estragos.

Ese riesgo le salió mal a Red Bull, cuando Verstappen se metió, al igual que Leclerc y Gasly, a por gomas de lluvia extrema, sin que lloviese ni mucho menos para ello, con lo que el neerlandés tuvo que entrar de nuevo para montar goma ultrablanda, ya que la lluvia solo caía visiblemente en la horquilla.

Vettel, Kimi, Bottas y Hamilton conformaban el top 4 en la vuelta 51, y el 44 recortaba distancias con la cabeza -en ese punto, estaba a unos diez segundos de Vettel- a un ritmo altísimo. En ese punto, la lluvia empezaba a llegar a todos los puntos del trazado, salvo en la zona del estadio. 

La sorpresa saltó en la vuelta 52, cuando Vettel se salió recto en la curva Sachs chocando contra la barrera, debiendo retirarse. Con el caos entró el Coche de Seguridad (SC) y como pudieron, el resto de pilotos fueron entrando a boxes. En Mercedes, Bottas perdió más de 12 segundos al no estar preparados para ponerle goma nueva, mientras Hamilton estaba para entrar pero le ordenaron salir por el descontrol del equipo.

Así las cosas, Hamilton lideraba sobre Bottas, Kimi, Verstappen y Hulkenberg. Todos ellos montaban gomas ultrablandas. 

En la vuelta 58 se reanudó la acción, por decirlo así, porque no pasó nada. Solamente, Bottas le enseñó el morro a Hamilton, al cometer un error el inglés en la horquilla, y ello acabó por pegar a Kimi a su compatriota.

 

Con la incógnita de si aún quedaba alguna zona lo suficientemente mojada para no arriesgarse, el top 4 se mantuvo como estaba hasta el final, sobre todo con un Hamilton que rodaba un segundo más veloz que los demás.

 

Así pues, victoria para Hamilton, seguido por Bottas y Räikkönen. El top 10 lo completaron Verstappen, Hulkenberg, Pérez, Ocon, Ericsson, Grosjean y Hartley, al recibir Sainz una sanción de diez segundos tras adelantar un rival durante el SC.

La general queda con el inglés como nuevo líder, con 188 puntos, Vettel sigue con 171, Räikkönen tiene 131 y Bottas 122.

La próxima cita será el 29 de julio, en el Hungaroring magyar.