Inicio Fórmula 1 Los problemas para Mercedes crecen muy rápido

Los problemas para Mercedes crecen muy rápido

Los problemas para Mercedes han crecido a lo largo de toda la jornada de entrenamientos libres en Bahrain. En especial para la flecha de plata de Lewis Hamilton que no ha funcionado como él esperaba.

Hamilton ha acabado la FP2 en novena posición a 1,2 segundos del mejor crono marcado por Verstappen.

Pero es que el ritmo de los W13 de Mercedes es mucho más lento que el de los Red Bull, en concreto 1 segundo por vuelta con el mismo neumático en simulacros de carrera.

Problemas para Mercedes y Hamilton

Y es que esos problemas para Mercedes, han hecho que Hamilton se viera superado por su compañero George Russell con un crono 7 décimas de segundo mejor, y que su “ex escudero” Bottas también le batiera con el sexto mejor registro de la sesión.

No me he fijado en lo que tenía el monoplaza de George“, comentaba Hamilton a la prensa británica tras acabar la FP2 en Bahrain.

Hemos probado cosas muy distintas él y yo a lo largo de todo el día. Bastante he tenido con concentrarme en los problemas de mi coche“.

Los problemas para Mercedes son algo habitual en los inicios de temporada. Los han sufrido en 2019 y el pasado año, pero ahora parece que las cosas han empeorado notablemente según ha reconocido Lewis.

Todo lo que intentamos para mejorar no cambia en absoluto la grave situación que vivimos en el equipo. Creo que va a ser necesario mucho más tiempo de lo deseado el que habrá que invertir para resolver lo que nos sucede“.

Bamboleo y frenos, los problemas principales

El llamado “porpoising”, “cabeceo” o “bamboleo” se intensifica en los W13 de Mercedes que sufren más problemas que el resto de equipos a priori.

Por eso tras los test de la pasada semana en los que sorprendieron con los pontones “espaciales” y “especiales”, decidieron que los problemas se podrían solucionar con un cambio aerodinámico.

Hoy lo han probado con Hamilton en la FP1 y el británico ha sufrido lo suyo para mantener la respiración bajo el casco con el intenso “bamboleo” del coche.

El “upgrade” de Lewis mostraba un aumento del flap en la ala delantera, así como una inclinación más alta en el contorno lateral respecto a la zona posterior de los pontones laterales.

Diferencias entre los W13

Por su parte el W13 de Russell llevaba un fondo idéntico al de los test.

Eso ha convencido a los ingenieros de Mercedes, que de cara a la FP2 han vuelto a la configuración de fondo inicial en el coche de Hamilton.

Cuando creían haber superado los problemas, Lewis alarmaba por radio al box de Mercedes que los frenos no estaban funcionando como se esperaba.

Parece que el sistema no está equilibrado en temperaturas, y cuando un freno enfría más rápido que el otro tienes un balanceo frontal asegurado.

En consecuencia el “bamboleo” se incrementa en esa parte delantera, ya que el tren posterior se mantiene adherido al asfalto. Pero además el movimiento no es predictivo ni periódico, ya que cuando Lewis pisa a fondo el pedal del freno esa diferencia de temperatura le mueve el monoplaza.

Los problemas para Mercedes y Hamilton han sido evidentes.

De todos es conocido que Hamilton es un piloto que confía plenamente en su frenada. Una técnica que le ha servido en muchas ocasiones para realizar un adelantamiento espectacular en carrera.

Ahora lo que le sucede con los problemas de Mercedes con el freno es que no siente la seguridad necesaria para entrar en curvas rápidas.

Russell ha sido 0,6 décimas de segundo más lento que Verstappen, la mitad de desventaja que ha visto en su casillero Hamilton.

Los problemas de Mercedes son evidentes. Algunos apuntan a que los de la temperatura en los frenos podrían ser similares a los que tuvieron McLaren en Barcelona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí