Inicio Fórmula 1 Mick Schumacher: “Mi padre me preguntó si realmente quería ser piloto de...

Mick Schumacher: “Mi padre me preguntó si realmente quería ser piloto de F1”.

Mick Schumacher al volante del Ferrari 2004 que pilotaba su padre

Mick Schumacher se encuentra inmerso en su campaña deportiva dentro de la F2 en un año en el que tenía centradas muchas esperanzas que se han visto por el momento truncadas.

Los planes del joven Mick pasaban por compaginar la temporada al completo en la F2 con algunos viernes en la FP1 al volante de un Alfa Romeo o tal vez de un Ferrari. Pero los cambios obligados en el calendario del Mundial por la grave crisis sanitaria han alejado por el momento todas esas opciones para él.

La F1 objetivo único

Mick Schumacher tiene muchas esperanzas de poder llegar a la F1, especialmente tras haber realizado los test en 2019 con Ferrari y Alfa Romeo, y lo ha comentado abiertamente: “No hay plan B para mí, nunca lo hubo. Porque si uno tiene un plan B no se puede concentrar en conseguir realmente el plan A“.

Su padre, Michael Schumacher, debutaba en la F1 con 22 años, él tiene ahora 21 y su progenitor sigue siendo a diario el punto de referencia que sigue en todos los aspectos de su vida.

Tendría unos 11 años y estábamos en el kartódromo de Kerpen. Yo estaba sentado en el camión con todo el material y los karts a mi alrededor. Me miró a los ojos y dijo <¿Realmente quieres esto?>, yo asentí con la cabeza. Desde ese instante todo mi esfuerzo y lucha se centra en llegar a la F1“.

Mick Schumacher espera “un viernes”

La anómala temporada del Mundial de F1 2020 ha reducido considerablemente su duración y eso ha cambiado por completo también los esquemas de trabajo de los equipos en su desarrollo de los monoplazas del año 2021.

Para Mick Schumacher había un pequeño programa de pruebas previsto, en especial durante algún viernes a lo largo del año para que pudiera rodar en la FP1 con un Alfa Romeo en lugar de Kimi o de Giovinazzi.

Todo eso se ha desvanecido y parece que las nuevas propuestas que ha recibido el piloto alemán pasarían por México, Brasil y USA si acaban celebrándose este año.

Esos tres grandes premios serían una gran oportunidad para Mick Schumacher de rodar con algo de intensidad y continuidad.

Tengo claro que las posibilidades de subirme a un F1 en viernes se han reducido a la mínima expresión. Me han comentado que las únicas opciones que quedarían sería a final de temporada en el ciclo de pruebas americanas si se llegan a disputar. No hay nada confirmado y debo esperar a ver lo que el futuro me tiene reservado, aunque por supuesto sería magnífico poder subirme a un monoplaza y dar algunas vueltas“.

Abu Dhabi, última opción del año

En caso de que finalmente Mick Schumacher no pudiera subirse a un Alfa Romeo en México, Brasil o USA por decisión del equipo o por la no celebración de los Grandes Premios, todavía tendría una última oportunidad antes de acabar el año.

Los test previstos en Abu Dhabi tras acabar la temporada (si tampoco son cancelados) serían el lugar elegido para que el joven piloto alemán pudiera rodar en pista a los mandos de un F1, y quién sabe si incluso de un Ferrari.

Estoy seguro de que sería también una gran oportunidad si eso pudiera pasar. Pero a día de hoy no puedo pensar en ello porque no sé que sucederá, todo está muy complicado y tendremos que ver cómo evoluciona la situación”.