Inicio Fórmula 1 Occidentali’s Karma

Occidentali’s Karma

 

Antes que nada, pido perdón por expresar mi más modesta y sincera opinión.

En especial a aquellos que llevados por el ímpetu de la pasión defienden con 140 caracteres, o desde las plataformas correspondientes, su respetable posicionamiento a favor o en contra de la experiencia USA de Fernando Alonso Díaz.

Lo sucedido en Indianápolis ha tenido y tendrá cientos de miles de lecturas divergentes y enfrentadas. Desde el anuncio de su decisión de participar, hasta su marcha ayer algo atropellada en un carrito de golf tras la rotura de motor, hemos leído, escuchado, visto y comentado cada segundo de unas 500 Millas que ganó merecidamente un piloto (Takuma Sato) que ya en su paso por la F1 demostró la capacidad de trabajo, así como la timidez y humildad propios de su cultura oriental.

No hay ninguna duda que Fernando realizó un excelente trabajo de adaptación y luchó por vencer, al igual que también lo hizo Oriol Servià con mayor experiencia en ese tipo de pruebas. Nadie en España ha dicho que Alonso se haya olvidado de pilotar… ni que haya perdido su afán de victoria… o sus ganas de ser siempre el mejor en todo lo que se proponga…

Lo que hizo Fernando en USA es sólo un reflejo de unas cualidades innatas, de un piloto global capaz de aprovechar ese “gen especial” con el que nació, y que tantas veces ha demostrado en cualquier terreno, Otra cosa muy distinta es que el “gen” ese día esté alineado con todos los otros parámetros que conlleva el mundo de la competición, en los que también y muy a menudo se encuentran el azar, la fortuna y el “Occidentali’s Karma”.

¿De que serviría ahora analizar la aventura USA desde un punto de vista real? Explicar con todo detalle los puntos del acuerdo previo con sus cláusulas, las promesas y peticiones de continuidad, y los objetivos establecidos de antemano que se desvanecieron junto al humo de ese motor que lanzó una “salva” al aire en plena celebración del Memorial Day…

El mundo de la competición a estos niveles es cómo un gran iceberg en el que en la parte más elevada, la pequeña, la que vemos, tiene el atractivo necesario para que no nos importe lo más mínimo toda la parte que está flotando bajo el nivel del agua.

No, no creo que sea lo más adecuado…

Eso les corresponde si les parece oportuno a los que cómo dije al principio, sigan su ímpetu a favor o en contra de un mundo apasionante y cegador que despierta todas y cada una de las pasiones de nuestro “Occidentali’s Karma”

 

Pedro Fermín Flores

 

Artículo anteriorFerrari vuelve a reinar en Mónaco
Artículo siguienteBosch y su escudo de protección digital
Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor