Inicio Fórmula 1 Top 5 accidentes más graves de la Fórmula 1

Top 5 accidentes más graves de la Fórmula 1

Amigos del motor y de nuestra queridísima Fórmula 1, en este artículo os traemos una recopilación de uno de los factores más atractivos de la Fórmula 1: los accidentes de coche.

No nos malinterpretéis, en ningún caso nos alegramos de los incidentes que hay, graves o leves. Pues, sobre todas las cosas, la Fórmula 1 es el duelo entre rivales, la excelencia de los corredores al volante y las capacidades de las máquinas que se pilotan. Pero no nos engañemos… No cabe duda que los accidentes son uno de los motivos que hacen más emocionantes las carreras de la Fórmula 1.

A día de hoy, las medidas de seguridad en este tipo de carreras, rozan la excelencia y los accidentes que hay no suelen tener consecuencias fatales para los pilotos, afortunadamente. Sin embargo, en más de una ocasión, el duelo entre la máquina y el hombre, le ha quitado la vida a más de un corredor. 😔

Id sacando la bandera roja porque algunos de los accidentes, si no todos, os van a poner los pelos de punta.

1976 – Niki Lauda y el Infierno Verde

Empezamos con uno de los más famosos de la Fórmula 1. Sucedió en 1976, en el GP de Alemania. Nuestro protagonista, Niki Lauda, sufrió un accidente durante el circuito de Nürburgring que estuvo a punto de costarle la vida. 

Para poneros en situación, este circuito tiene una longitud de casi 23 km y también es conocido como “Infierno Verde”. Y sí, seguramente Lauda sintió algo parecido cuando su coche se prendió en llamas, mientras él aún estaba dentro…

Os contextualizamos. Ese año, el título de campeón se disputaba entre Niki Lauda que, en ese momento lideraba el campeonato con 58 puntos, y James Hunt que le seguía con 35 (película Rush, recomendadisima).

Antes de empezar la carrera empezó a llover y casi todos los pilotos decidieron arrancar con los neumáticos de suelo mojado. Sin embargo, tras la primera vuelta, comprobaron que la mayor parte del circuito estaba seco, por lo que todos los coches volvieron a montar los neumáticos lisos.

Niki Lauda, que se quedó muy por detrás en esa primera vuelta, decidió recuperar distancias y, tras cambiarse las ruedas, realizó una segunda a un ritmo más fuerte. 

Sin embargo, en la segunda curva del circuito (Bergwerk), la suspensión del Ferrari 312T2 falló y se estrelló contra el muro. El choque, de inmediato, envolvió al coche en llamas. 

Los pilotos Harald Ertl, Guy Edwards y Arturo Merzario, junto a 5 espectadores y un policía, no dudaron en socorrer a Niki Lauda y lo sacaron del vehículo.

Momento exacto en el que socorren los pilotos Harald Ertl, Guy Edwards y Arturo Merzario, junto a 5 espectadores y un policía socorren a Niki Lauda tras colisionar

En esos breves instantes, Lauda perdió su oreja, y sus pestañas y cejas estaban completamente quemadas. Cuando ingresó en el hospital fue inducido al coma, como medida preventiva. De hecho, las posibilidades de que perdiera la vida en quirófano eran altas.

Sin embargo, un mes y medio después, volvió a competir por el título en el Gran Premio de Italia. Finalmente quedó 4º, pero podemos decir que el “Gran Premio” se lo llevó él, al recuperarse de tal accidente. Disculpad que nos repitamos, pero ved la película RUSH, muy recomendable.

1978 – Ronnie Peterson, una leyenda sobre ruedas 

Ronnie Peterson fue uno de los mejores pilotos de la Fórmula 1. Tanto es así que, en aquella época, no sólo era considerado como el más veloz, sino que inspiró a George Harrison, de los Beatles, a componer una de sus canciones (Faster “El más rápido”).

En 1978, durante el Gran Premio de Fórmula 1 de Italia, Ronnie Peterson se vió envuelto en una colisión múltiple y, desgraciadamente, tuvo el final más trágico de todos.

Nada más empezar la carrera, los coches se quedaron apiñados casi al inicio de la parrilla de salida. La recta era muy ancha, pero cuanto más se acercaban a la curva, más se estrechaba la pista. Peterson avanzaba como podía entre el tráfico de los coches de sus rivales, que zigzagueaban por la curva. James Hunt se acercaba más y más, hasta que chocó contra el Lotus de Ronnie, empujándolo contra el guardarrail. 

Momento inmediatamente después al accidente de Ronnie Peterson

La colisión convirtió en fuego, de manera instantánea, la máquina que pilotaba el sueco. En ese momento Hunt no dudó y consiguió sacar a su compañero del coche. 

Inmediatamente trasladaron a Peterson al hospital, donde lo operaron de las dos piernas, pues tenía ambas fracturadas. Aunque inicialmente, el pronóstico era bueno, al día siguiente los médicos anunciaron su fallecimiento por una embolia. El gas del combustible quemado se había filtrado a sus vasos sanguíneos y obstruyó sus pulmones.

Ronnie Peterson culminó su carrera de la manera más inesperada y catastrófica posible, pero lo recordaremos como la leyenda que fue: uno de los mejores pilotos de la Fórmula 1.

1994 – El Mecánico de Jos Verstappenn (Benetton) envuelto en llamas

En este caso, no se trata de un accidente como tal, pero es digno de incluirlo en el Top. A alguno de vosotros os sonará porque las imágenes que se guardaron del momento, fueron de lo más impactante de la Fórmula 1 en aquella época. 

Su protagonista fue Jos Verstappen. Sí, estamos hablando del padre del que hoy es el ganador de la Fórmula 1, Max Verstappen (piloto de Red Bull). 

En aquel entonces Michael Schumacher y Jos Verstappen formaban parte de la misma escudería (Benetton) y estaban compitiendo en el GP de Alemania de la Fórmula 1 del 1994.

La carrera se inició sin ningún incidente, hasta la vuelta 14. Después de que Schumacher parara a repostar, sin ningún problema, Jos Verstappen entró en boxes y, lo que tendría que haber sido una parada de lo más normal, se convirtió en un auténtico caos. Los mecánicos se dispusieron a echar gasolina en el coche (aún caliente), pero el líquido empezó a derramarse y provocó el incendio del Fórmula 1. En el vídeo lo podéis ver con total claridad. 

Según ha mencionado en entrevistas que le hicieron después “Fue una situación en la que no sueles pensar; es como si de repente te meten en una sala oscura y luego piensas ‘Tengo que salir de aquí…”

El drama del momento fue capturado en fotografías y las imágenes se hicieron mundialmente conocidas. A algunos de vosotros os sonará. ¿No os acordáis del mecánico de Benetton (Paul Seaby) envuelto en llamas? 

Paul Seaby, mecánico de Benetton, envuelto en llamas tras desprenderse la gasolina por el Fórmula 1 de Jos Verstappen

Afortunadamente todo quedó en un susto. Verstappen y todo el equipo implicado en el incidente, pudieron salir airosos del incendio.

1994 – Ayrton Senna, final trágico en San Marino

Durante el Gran Premio de San Marino, Ayrton Senna, considerado uno de los mejores pilotos y 3 veces campeón de la Fórmula 1, perdió la vida.

La historia tiene más intríngulis de la que nos gustaría, ya que tras su muerte su entorno reveló que ese día, Senna, tenía miedo de correr. Y dejadnos contaros que no era para menos.

Días antes de la carrera, durante los entrenamientos, Roland Ratzenberger se estrelló contra una barrera de hormigón a 320 km por hora. Aunque parece increíble, el coche quedó intacto. Sin embargo, el impacto provocó una fractura en la base del cráneo, que culminó con la muerte del piloto. 

Esto no acaba aquí porque el accidente de Ratzenberger no fue el único. Rubens Barrichello, compañero y amigo de Senna, también sufrió un golpe durante los entrenamientos. Aunque este solo tuvo un par de fracturas, ahora entendemos mejor el respeto que le tenía Senna a la carrera. Tras 2 accidentes en menos de 24 horas, no era para menos. 

La noche anterior a la competición, Ayrton Senna le confesó a Adriane Galisteu, su pareja en aquel entonces “¿Sabes qué? No quiero correr. Todo es una mierda, un austriaco se ha estrellado y se ha matado. Lo he visto todo. Se ha muerto delante de mí”.

Cabe añadir que la preocupación era a nivel general, por parte de todos los pilotos. De hecho, Senna tuvo conversaciones sobre este tema con Niki Lauda, para mejorar la seguridad durante las carreras. Tan cierto es esto que, tras la muerte de Senna, se realizaron numerosos cambios en la seguridad de la Fórmula 1 que salvaron más de una vida.

El día de la carrera, cuando Ayrton Senna estaba en la séptima vuelta del circuito de Imola, el piloto perdió el control del coche y se estrelló con un muro. Seguidamente, un brazo de la suspensión delantera salió disparado hacia su cabeza y lo atravesó por debajo de su visera. 

El coche de Ayrton Senna después de su accidente mortal en el Gran Premio de San Marino, en 1994.

Cuando sacaron del coche a Ayrton Senna, le practicaron una traqueotomía, pero como reveló el Dr. Watkins (médico de la Fórmula 1) en su libro “no había nada que hacer. Ayrton mostraba síntomas de muerte cerebral”.

Sin duda, la muerte de Senna conmovió al mundo entero y marcó un antes y después en los protocolos de seguridad de estas competiciones. Como os adelantábamos, tras su muerte, se consiguió que la Fórmula 1 disfrutara de 20 años sin muertes. 

Así que, podemos decir que Ayrton Senna se fue como leyenda y como héroe. 

2020 – Romain Grosjean, el “hombre en llamas”

Uno de los sucesos más impactantes de la actualidad de la Fórmula 1, es el de Romain Grosjean, el conocido “hombre en llamas”. El 29 de noviembre de 2020 el piloto protagonizó un terrible accidente que estuvo a punto de costarle la vida.

Todo sucedió en el Gran Premio de Bahrein, en Sakhir. Romain tenía más ganas que nunca de disfrutar de esta carrera, pues solo le quedaban 3 antes de retirarse de la Fórmula 1.

Durante la carrera, el piloto francés perdió el control de su Haas cuando tocó la rueda del Alpha Tauri de Daniil Kvyat. Romain se estrelló contra los guardarraíles a una velocidad de 221 km por hora. Escalofriante ¿verdad?

El impacto causó el desprendimiento del combustible y con ello una explosión que envolvió al piloto en un auténtico infierno. El coche se partió en 2, quedando la parte de la cabina incrustada en el guardarraíl. 

Tras 27 segundos luchando para desabrocharse el cinturón de seis anclajes entre las piernas y encontrar un hueco entre el reposacabezas y el halo, Grosjean consiguió salir de aquel infierno.  

Romain Grosjean ayudado por el equipo médico, tras colisionar con el guardarraíl, en el GP de Bahrein en 2020.

Nuestro piloto salió con vida de aquella ola de fuego, y lo que es más alucinante, lo hizo casi por su propio pie.

Aunque parezca increíble Romain Grosjean solo tiene secuelas de aquel fatídico accidente en su mano izquierda, que permanece quemada a día de hoy. 

Hay que ser muy valiente para poner tu vida en riesgo por dedicarte a lo que te gusta. Nos ha quedado claro que los pilotos de la Fórmula 1 se baten en duelo con la muerte cada vez que se colocan en la parrilla de salida. 

Ahora os toca a vosotros. ¿Cuál de estos accidentes os ha erizado más la piel? ¿Hay algún otro que incluiríais en el TOP? Cuéntanoslo en comentarios y si os ha gustado este artículo, compartidlo en redes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here