Inicio Fórmula 1 Vettel vuelve a ganar y se distancia en la clasificación

Vettel vuelve a ganar y se distancia en la clasificación

El día en que se cumplían 50 años del fallecimiento del inolvidable Jim Clark, se daba la salida al Gran Premio de Baréin de F1 2018.

En el inicio, Valtteri Bottas superó a Kimi Räikkönen por la segunda plaza y Pierre Gasly llegó a superar a Daniel Ricciardo por la cuarta, pero el australiano de Red Bull Racing recuperó la posición con celeridad.

Lewis Hamilton cayó a la décima plaza, y al inicio de la segunda vuelta Max Verstappen, undécimo, le superó con tanta brusquedad que reventó la goma trasera izquierda. Por si fuera poco, Ricciardo tuvo que abandonar por problemas mecánicos.

El Coche de Seguridad Virtual tuvo que desplegarse hasta la vuelta 5. Tras Vettel, estaban Bottas, Räikkönen, Gasly, Kevin Magnussen, Hamilton, Nico Hülkenberg, Fernando Alonso, Esteban Ocon y Brendon Hartley. Aunque Verstappen pudo cambiar gomas, el daño que hizo a su coche el pinchazo le obligó a retirarse justo en el reinicio de la acción.

Hamilton llegó tan arriba, tan rápido, al aprovechar la lucha entre Alonso, Hulkenberg y Ocon para superarles a los tres a la vez en la curva 1 de la quinta vuelta. Un giro después, dio cuenta de Magnussen, y en otra vuelta superó a Gasly por la cuarta plaza.

En la vuelta 10, Vettel tenía 2,9 segundos sobre Bottas y éste tenía 3,2 sobre Kimi, mientras Hamilton estaba a unos 8,5. Alonso recibió la noticia de que Hulk tenía problemas con sus baterías, pero el alemán se defendió bien en los siguientes pasos por meta. Carlos Sainz era undécimo.

La prueba entró en una fase de calma, tras el ajetreo del inicio. Vettel aumentó paulatinamente su ventaja sobre Bottas hasta los 3,3 segundos en pocos minutos.

Después de 13 giros, Bottas recortó un segundo al Ferrari líder, con problemas de gomas. Al final de la vuelta 18, Vettel entró a boxes para montar gomas blandas, dandola idea de que, quizá, iría a dos paradas. Hamilton recibió la orden de mantenerse en el ‘plan A’, que teóricamente significaba entrar solamente una vez a cambiar ruedas.

Kimi replicó la estrategia de Vettel al término del decimonoveno giro, al montar gomas blandas, y Bottas montó gomas medias al final de la vuelta 20, lo que daba a entender que los Mercedes irían a una parada y los Ferrari a dos.

Que los Ferrari iban mejor se vio inmediatamente, al marcar Räikkönen la vuelta rápida, con un 1:34.411, mientras Vettel tenía unos 4,5 segundos de margen sobre Bottas y le recuperaba varias décimas por vuelta al líder Hamilton.

En la vuelta 25 ya estaba acosando al Mercedes, y pese a perder media vuelta pegado a su alerón, en la 26 el de Ferrari se situaba líder nuevamente, mientras el inglés entraba a boxes finalmente, volviendo a pista cuarto a unos 25 segundos de Vettel.

A todo esto, Gasly seguía quinto con el Toro Rosso Honda, con una diferencia de 8,6 segundos sobre el Haas de Magnussen, ventaja que iba creciendo paulatinamente, hasta sobrepasar los diez segundos..

En la vuelta 32, y mientras Bottas arañaba tímidamente unas décimas a Vettel, Kimi bajaba de los dos segundos de desventaja en relación a su compatriota.

Vuelta 35 y Vettel seguía con 4,3 sobre Bottas, Kimi volvía a estar a dos segundos del primer Mercedes en tercera posición, y Hamilton volvía a recortar medio segundo por vuelta a Vettel, quien volvía a tener problemas de gomas.

Räikkönen entró primero esta vez a montar gomas súperblandas, pero recibió la orden de salir demasiado pronto y además de no tener la goma trasera izquierda bien sujeta, se llevó por delante al mecánico que la operaba, debiendo detener su coche en pleno pitlane y retirándose de la carrera.

De hecho, la rueda de la discordia no llegó a ser cambiada, tal y como se vio por televisión, por lo que debió quedarse atascada.

Así las cosas, Vettel aumentó hasta los 5,9 segundos su ventaja sobre Bottas en la vuelta 38, quien además veía como poco a poco Hamilton se le iba a cercando con solidez. La diferencia entre Vettel y Hamilton era de unos 18,5 segundos en la vuelta 41, por lo que Vettel saldría tercer cuando montase su último juego de gomas, pero esa diferencia y su último juego teórico de gomas daban a entender que ería el máximo candidato a la victoria, en la última fase de la carrera. De todos modos, pocos minutos después, quedaría claro que Vettel no entraría de nuevo a boxes.

Justo por detrás, Gasly volvía a la quinta plaza, seguido por Magnussen, tras sus respectivos cambios de gomas. Entre ambos la distancia era de unos 4 segundos en la vuelta 45, lo que casi garantizaba sus posiciones, sobre todo al tener el danés una ventaja de 16 segundos sobre Hülkenberg. Carlos Sainz era undécimo y luchaba con Romain Grosjean por el último puesto con puntos, que logró un giro más tarde.

A falta de diez vueltas, el finlandés había recortado dos segundos al líder, pasando a estar a seis. El Ferrari número 5 seguía adelante sin perder demasiado tiempo en relación a los Mercedes, pero había la duda de si las gomas perderían rendimiento bruscamente.

En la vuelta 51, la diferencia era de 4,6 segundos entre Vettel y Bottas, y la tensión podía cortarse con un cuchillo. Una vuelta más tarde, Vettel había perdido un segundo más, y por la ausencia de doblados, el Mercedes podía centrarse en presionar al máximo a su rival.

Vuelta 53 y la diferencia era de 2,6 segundos, al tiempo de que Vettel se quejaba de vibraciones en su monoplaza.

Vuelta 54 y solamente había 1,7 segundos entre ambos pilotos. A mitad de la vuelta, estaban a 1,2 el uno del otro, pero un ligero bloqueo de Bottas entrando en la rueda trasera dio un mínimo respiro a Vettel.

A tres giros del final, volvían a estar a 1,2 segundos y Vettel trataba a la desesperada evitar que su rival entrase en DRS. Pese a evitarlo en dos ocasiones, en la vuelta 56, Bottas ya estaba a medio segundo de Vettel. Éste guardaba su KERS para la recta de meta para no dar opción a Bottas, y aunque éste se pegó al alerón del Ferrari en la primera frenada de la última vuelta, Vettel aguantó el tipo. A pesar de seguirlo intentando, el alemán demostró tener nervios de acero y logró el triunfo.

Tras Vettel, Bottas y Hamilton, acabó un fantástico Gasly -quien desató la histeria en los de Faenza-, Magnussen, Hülkenberg, Alonso, Stoffel Vandoorne, Marcus Ericcson y Ocon. Sainz fue, finalmente, undécimo.

Así las cosas, Vettel es líder con 50 puntos, seguido por Hamilton con 33, Bottas con 22 y Alonso con 16 y Räikkönen con 15.

El 15 de abril se disputará la tercera prueba del 2018, el Gran Premio de China.