Inicio Fórmula 1 Victoria sorpresa de Sebastian Vettel en Melbourne

Victoria sorpresa de Sebastian Vettel en Melbourne

Sólo dos de los últimos ocho poleman en Australia vencieron la prueba, por lo que aunque fuese por la estadística había una mínima esperanza de que Lewis Hamilton no pisase la cabeza de sus oponentes (en sentido figurado, por supuesto), en un día de carreras soleado y sin riesgo aparente de lluvia.

En la salida, Lewis Hamilton, Kimi Räikkönen y Sebastian Vettel mantuvieron posiciones, mientras que Kevin Magnussen se situó cuarto, por delante de Max Verstappen. Daniel Ricciardo empezaba su remontada al dar cuenta del Renault de Carlos Sainz, quien además fue superado antes de acabar el primer giro por Fernando Alonso, aunque la lucha entre españoles no acabaría aquí. Valtteri Bottas no ganó ninguna posición desde su 15ª de salida.

Pasados tres giros, la diferencia entre Hamilton y Kimi no pasaba del segundo y medio. Por detrás, Bottas ya superó a Lance Stroll por la 14ª posición, en la vuelta 5, y Sergey Sirotkin se retiró por problemas de frenos.

En el séptimo giro, La ventaja de Hamilton empezaba a crecer hasta llegar a los dos segundos y medio, casi al tiempo en que Marcus Ericsson se veía obligado a abandonar por problemas hidráulicos.

Vuelta 10 y el orden de carrera era: Hamilton, Räikkönen, Vettel, Magnussen, Verstappen, Romain Grosjean, Ricciardo, Nico Hulkenberg, Sainz y Alonso. Este orden no duraría mucho al hacer un trompo Verstappen en la curva 1, hecho que le relegó a la octava plaza. El neerlandés se había quejado por radio de falta de adherencia.

Hamilton subió el ritmo durante varia vueltas, hasta el punto de que en la 15 ya sacaba tres segundos a Kimi. Un poco más allá, Ricciardo atacaba a los Haas, pero como comentaba Alonso por radio, en esa fase de la prueba era muy complicado seguir a los rivales en pista, por lo que las estrategias en boxes serían cruciales para el resultado final.

Al término del 18º giro, Kimi fue el primer piloto de la cabeza en entrar a boxes, montando gomas blandas (había salido con las últrablandas), lo que teóricamente le debía dejar en pista hasta el final del Gran Premio. Mercedes replicó la estrategia con Hamilton en la vuelta siguiente, al tener ocho segundos de ventaja en ese punto con respecto a Vettel, quien se mantuvo en pista para intentar sacar el máximo de sus viejas ultrablandas, aunque a priori no pareció que el ritmo del alemán fuese mejor, incluso, que el de su compañero de escuadra.

Sólo tres giros después Hamilton ya estaba marcando mejores tiempos con un margen de medio segundo como mínimo, con respecto a ambos Ferrari. Por detrás, Sainz se iba recto en la zona trasera del trazado, dejando la puerta del séptimo puesto a Alonso. Instantes después, Magnussen debía retirarse por rotura de la suspensión trasera izquierda, como consecuencia de una rueda mal ajustada, en su entrada a boxes.

El desastre para Haas se consumó dos vueltas después (la 26), al tener Grosjean el mismo problema que Magnussen, aunque con la goma delantera izquierda. La mala posición del Haas de francés provocó la salida del Coche de Seguridad Virtual (VSC), circunstancia que Vettel aprovechó para entrar a boxes, saliendo justo por delante de Hamilton. Ricciardo también entró a montar gomas frescas, consolidando la cuarta plaza, por delante de su compañero de equipo.

Un par de vueltas después, el VSC se convirtió en un SC normal. En ese punto, el top 10 era: Vettel, Hamilton, Räikkönen, Ricciardo, Verstappen, Alonso, Hulkenberg, Vandoorne, Bottas y Sainz. De todos modos, no estuvo claro que la posición de Verstappen fuese del todo legítima. Ello se aclaró en la vuelta 30, cuando Verstappen recibió el aviso de que debía dejar pasar al asturiano.

En la reanudación (Vuelta 32), Vettel mantuvo el liderato, mientras no hubo más cambios en el resto de posiciones de cabeza.

Pese a tener vueltas 8 vueltas más nuevas, Vettel tardó en escaparse de un Hamilton muy combativo. Justo detrás, Kimi se veía acosado por Ricciardo y Verstappen hacía lo propio con Alonso. La lucha entre el Red Bull y el Ferrari fue entretenida, sobre todo porque ambos pilotos cometieron diversos errores que provocaron que la distancia entre ellos fluctuase.

De nada sirvieron los esfuerzos de todos, el top 6 no cambió durante el resto de la carrera, aunque Hamilton logró mantener en un margen no superior a un segundo por detrás de Vettel. Aun así, al inglés le pidieron que levantase el pie lo justo para no sobrecalentar su unidad de potencia.

En la última fase de la prueba, el ritmo de Alonso permitió que a Verstappen –a medio segundo del McLaren– se le acercasen Hulkenberg y Bottas. Por delante, Vettel marcó la vuelta rápida en el 45º giro, pero Hamilton supo mantenerse cerca del alemán, llegando incluso a pedir permiso al equipo para atacar sin piedad al Ferrari. Su impaciencia le costó irse ancho en la curva 9, un par de vueltas después, dando con ello casi segundo y medio a Vettel.

Ese error resultó ser crucial ya que, aunque lo intentó, Hamilton no tuvo suficiente ritmo como para atrapar e intentar un adelantamiento claro sobre Seb. Aunque tensa, la situación pareció clara y en el top 6, solamente Verstappen seguía atacando a Alonso por el quinto puesto.

A tres giros del final, Hamilton perdió varios segundos a favor de Vettel, aparentemente por problemas de gomas.

Así las cosas, la estadística que comentábamos al principio se cumplió, y Vettel logró el triunfo sobre Hamilton, Räikkönen, Ricciardo, Alonso, Verstappen, Hulkenberg, Bottas, Vandoorne y Sainz.

Por detrás, meritorio debut de Charles Leclerc, decimotercero y por delante de Stroll y Hartley, último clasificado.

El próximo GP será el de Baréin, el 8 de abril.