Inicio Motorsport Alex Zanardi: la leyenda en el DTM (1ª parte)

Alex Zanardi: la leyenda en el DTM (1ª parte)

Sin querer perder el tiempo presentándole, porque su palmarés lo dice todo, en Misano tuvimos el grandísimo, enorme, inigualable honor de compartir mesa con el gran Alessandro Zanardi, un tipo encantador, amable y humilde, con el que sabes que vas a disfrutar mucho escuchándole. Ahora, os ofrecemos una primera transcripción se sus impresiones en el DTM, que datan del domingo 26 por la mañana.

Sobre la primera carrera y su evolución con el BMW M4 DTM:

No he mejorado como yo quería. Las mejoras han sido dispares porque cualquier progreso que he hecho en una sesión no lo he podido llevar a la siguiente, al haber condiciones diferentes y por ello considero que estoy muy por detrás del nivel que me gustaría, en estos momentos. Si hubiese tenido algo más de tiempo para aclimatarme al coche, estaría más cerca de -digamos- la parte interesante de la parrilla (risas) y eso me anima, pero es una lástima que el clima sea inestable este fin de semana, porque pese al desafío de debutar en el DTM -que no es un campeonato cualquiera- podría haber brillado un poco más al volante. La preparación ha sido muy concienzuda en todos los aspectos -reglajes, el sistema de conducción, etc-, pero todo se fue al garete al llegar aquí tener esta climatología (risas). Pero es lo que hay. En mi primera carrera acabé haciendo tiempos respetables en relación al resto de pilotos y ya me está bien”.

Sobre su forma física tras la Carrera 1:

“El brazo derecho, que uso para frenar, está bien (risas). Mi participación aquí está generando datos interesantes. Por ejemplo, en la FP1 mi ingeniero me dijo que, sólo frenando, moví el equivalente a 7.2 toneladas. Mover el freno en parado es más duro que en pista, porque con la inercia del movimiento, el peso del cuerpo al frenar ayuda a hacer menos fuerza con el brazo en sí. En carrera hubo complicaciones con el frío, la falta de agarre y el tráfico, pero físicamente fue de las más fáciles de mi carrera (risas), en parte por el tipo de sistema de conducción que hemos implementado en el M4, orientado a mi participación en Daytona, el año que viene”.

Cómo se gira hacia la izquierda con el freno a la derecha:

Durante la carrera comprendí que aún no domino la técnica de frenar con la mano derecha y girar hacia la izquierda con la otra mano. Tengo la tentación de frenar menos de lo que debería antes de volver a poner la mano en el volante y girar; y no es bueno, porque al hacerlo llevo demasiada velocidad hacia la zona media de la curva y tengo subviraje, salgo levemente de la trazada ideal y pierdo tiempo intentando recuperarla y acelerando. No es nada fácil, pero creo que podré lograrlo si me esfuerzo más en hacer las cosas con una mano, frenar tanto tiempo como sea necesario, mantener la transferencia de masas hacia el morro para tener mejor adherencia y así mantener la trayectoria para acelerar antes. Pero es eso: aún estoy en ello. Antes lo hacia con las prótesis, y no tenía este problema, aunque las prótesis me generaban otros contratiempos”. 

Foto: ACPhotoCorse

Cómo gestiona las emociones en un fin de semana así:

“El deporte del motor y el DTM, con su nivel de competitividad –aquí pierdes una décima por cualquier motivo y no la recuperas, te lo digo ya-, te empuja a sacar todo lo que tienes para acortar diferencias con los demás. Para superar a los demás, debes correr riesgos y fácilmente acabarás bloqueando los frenos, pasándote de frenada, saliéndote de la trayectoria, que si está mojado como nos pasa aquí es complicado volver a la línea más seca… Es increíblemente difícil, y eso contribuye a aumentar la presión que, de por sí, ya tengo justo antes de la salida de cualquier carrera. Cuando estoy en tensión ante el semáforo rojo, sé lo que tengo que hacer bien, pero también sé que aquí hay mil cosas diferentes que se pueden hacer mal y que podrían costarme la carrera y acabar con todo el fantástico trabajo que ha hecho el equipo para estar ahí, en esa parrilla”. 

Foto: ACPhotoCorse

“No obstante, por otro lado e independientemente de tu experiencia, ese momento antes de que se inicie una carrera sigue siendo mágico y a los pilotos nos encanta, porque nunca deja de ser especial. Pero casi se podría decir que te estás yendo por las patas abajo (RISAS)”. 

“Súmale además que, en mi caso eres Alex Zanardi, que sabes lo difícil que es este certamen y que te falta la experiencia específica en este tipo de carreras que sí tienen el resto de tus rivales, que no quieres estorbar a los demás porque solo vas a correr esta vez y ni tan siquiera puntuarás aunque acabes en el top 10, y que si cometes un error y te llevas a alguien por delante, vas a quedar como el mayor tonto del mundo. Pero por otro lado, soy un piloto y quiero competir, quiero medirme con los demás y demostrar que puedo hacerlo tan bien como ellos”. 

Foto: ACPhotoCorse

“Equilibrar todos estos aspectos es complicado y, además, todo el mundo que ha venido tiene la vista puesta en mí, porque soy el invitado, ese personaje que da otro lustre al fin de semana, que lo hace interesante de otra manera además de lo que ya es emocionante -la carrera, la lucha por el título, etc-, y que cualquier cosa que haga no pasará desapercibida, y eso crea más presión. Pero, de todos modos, si con 51 tacos no has desarrollado ningún mecanismo contra la presión, mal vamos, por lo que considero que estoy en un buen momento de mi carrera deportiva, desde ese punto de vista. Mi edad me ayuda en estas cosas”.

Foto: ACPhotoCorse

“Hay cualidades que he perdido con la edad, como un cierto arrojo, pero ahora debo usar mi talento e intentar llevar esta experiencia hacia mi zona de confort; debo tomarme las cosas sin prisa, pero sin pausa, e ir subiendo de nivel paulatinamente hasta donde me sea posible, de manera más sutil que como lo hacía hace 25 años. Para ello, me hubiese gustado que el clima fuese más estable este fin de semana, para que en cada sesión pudiese progresar de manera más visible y ordenada, y así disfrutar más de esta experiencia”.

Pero que conste que, desde el minuto 1, me he sentido muy a gusto con el coche, la pista y el equipo, de veras”.