Inicio Motorsport Berger: “Si pudiera, no tendríamos lastres”

Berger: “Si pudiera, no tendríamos lastres”

Tras 30 años con Hans-Werner Aufrecht (creador de AMG) al frente del Campeonato Alemán de Turismos (DTM), Gerhard Berger ha tomado las riendas y ha insulfado aire fresco al certamen. El austriaco ha asegurado que empleará toda su experiencia en diversos ámbitos para relanzar el campeonato en un periodo que, de momento, será de tres años.

Le entrevistamos en Budapest, durante la tercera ronda de la temporada 2017

 Esta es la tercera carrera con usted como director del DTM. ¿Qué idea se ha formado para el crecimiento o la mejora del certamen?

“El DTM tiene un ADN claro, y estamos intentando usarlo, en todos los aspectos. Una vez sepamos qué funciona y qué no, actuaremos para mejorarlo.  Sin embargo, cualquier cosa que hagamos debe tener una lógica. Este es un buen campeonato, una buena plataforma promocional, y si hay un par de cosas que deban cambiarse, veremos cuáles son.”

Esta es una época difícil para los fabricantes, con todas las consecuencias derivadas del ‘Dieselgate’, además de cambios a nivel directivo de muchas marcas, a nivel organizativo, de objetivos, de presupuestos y cómo se debe gastar ese presupuesto… ¿Cree que los fabricantes que participan en el DTM están bajo presión para mantener sus programas en este campeonato?

“No, no creo que tenga que ver con los fabricantes. Para la plataforma que estamos construyendo los costes son esenciales, consideramos que el espectáculo debe ser el apropiado, y sabemos que debemos ofrecer el mejor producto posible a los fans para que vengan o sigan las carreras por la tele. Si equilibramos todos estos ingredientes, para los fabricantes ésta será una plataforma en la que querrán estar. Por el contrario, si no conseguimos un equilibro de todos estos elementos, tendremos un problema, y tengan o no tengan otras dificultades, los fabricantes y los equipos no querrán estar con nosotros. Así pues, nuestro trabajo consiste en asentar una plataforma, tener una reglamentación que permita desplegar buenas carreras y atraer a los fans. Si logramos estos tres puntos, los fabricantes vendrán.”

Es decir, que la estabilidad es la clave, ya sea en la normativa, en los costes…

“Exacto. Estabilidad, consistencia, contención de costes y efectividad del espectáculo.”

En esta línea, uno de los temas que se comentó en 2016 fue la posible inclusión de una décima prueba en el calendario, ya fuese continental o una sexta prueba en Alemania. ¿Cuál es su visión al respecto?

“El hogar del DTM es Alemania, eso está claro, aunque nos encantaría ver buenos eventos en otros países europeos, y trabajaremos para lograrlo. Eso sí, sólo lo haremos si creemos que el evento puede ser un éxito, a todos los niveles. Por ejemplo, nos encantaría estar en España otra vez, pero únicamente si los ingredientes de los que hablaba antes están en su justa medida.”

Así pues, ¿ayudaría al certamen la entrada de un fabricante de uno de estos países, como por ejemplo Italia, donde ya se disputaron varias pruebas anteriormente?

“Esa sería una consecuencia de lo que decíamos antes. Yo hablaba en términos geográficos. Pero insisto, si conseguimos esa estabilidad que comentaba antes, todo fabricante será bienvenido.”

Respecto a esta plataforma que desde el ITR ustedes están intentando construir, varios cambios aplicados desde el inicio de la temporada se orientan a interaccionar más con los fans, como las entrevistas en la parrilla y demás. ¿Tiene ya reacciones sobre esos cambios?

“Sí, y de momento son positivas. De las cuatro primeras carreras, tres fueron muy divertidas. Y el público está respondiendo positivamente. En este momento, estamos trabajando en otra serie de cambios, y aunque sabemos que no todos los pasos que daremos serán correctos (es decir, que en algún momento fallaremos), intentamos mejorar nuestro productos a todos los niveles, por lo que de acuerdo a lo que hemos conseguido, decidiremos qué es lo mejor para el DTM.”

Este año hay una nueva reglamentación que contiene una serie de modificaciones ya decididas antes de que usted entrase a dirigir el certamen. ¿Cómo ve estos cambios?

“Los cambios que había sobre la mesa, que -dicho sea de paso- partían de buenas ideas, los pudimos implementar sin problemas, y me alegra haber sido capaz de hacerlo. También, hubo otras cosas que introdujimos al margen de esos cambios preestablecidos, así que poco antes de empezar el campeonato corregimos algunas cosas. Ahora, se ha corregido el proceso de aplicación de los lastres, porque se tendrán más en cuenta las prestaciones en carrera que en la clasificación, ya que hacia allí (las carreras) iban los cambios reglamentarios, y creemos que es lo más justo para los participantes.”

“Este tema relativo a los lastres ya se discutió antes que se disputase la primera prueba, pero no hubo tiempo para afinarlo, por lo que se decidió que si los cambios de veras premiaban al piloto en carrera, se aplicaría cuando todos estuviésemos de acuerdo. Los espectadores no notarán la diferencia. Los lastres se aplican igual, pero el proceso para llegar a esa cantidad de lastre es distinto. Eso sí, si por mi fuera, como piloto que he sido, no tendría lastres. Y esa también podría ser una idea a largo plazo.”

Volviendo un poco a temas pensados para el medio o largo plazo, ¿en qué estado está la convergencia con el Super GT japonés, prevista teóricamente para 2019?

De momento, nos estamos centrando en nuestro campeonato, en nuestra normativa, etc. Sabemos que en la FIA tiene la intención de crear algo, pero ahora estamos ocupados en fortalecer nuestro campeonato. Si en un futuro, surge una posibilidad deportiva y comercial que sea interesante, ya veremos qué hacemos al respecto, pero de momento estamos centrándonos en el presente.

Usted ha sido piloto, jefe de equipo, presidente de la Comisión de Monoplazas de la FIA… Su carrera en el deporte del motor ha tenido muchas etapas. A partir de esa experiencia, ¿tiene ideas claras para aplicar más adelante en el DTM?

“Sí, las tengo. Pero debo decir que esta es una nueva etapa para mí. Es decir, que a pesar de mis múltiples etapas en el mundo del deporte del motor, no lo sé todo. Meterme en temas como, por ejemplo, derechos televisivos, es algo nuevo para mí, y un desafío. De todos modos, debo decir que me encanta meterme en estas cosas y aprender cómo funcionan.”

“En cuanto a la pregunta, hay algunas ideas que tuve en el pasado que ya estamos aplicando y hay otras que veremos si pueden aplicarse. Quiero usar mi experiencia y mis ideas en conjunción con las ideas y la experiencia de mi equipo. Queremos ver hasta dónde llegaremos en tres años, trabajando día a día.”

En Hungría, además del FIA F3 Europeo, tenemos al DTM y al TCR compartiendo cartel por primera vez. Teniendo en cuenta la fuerza de estos dos certámenes, ¿tienen la intención de repetir esta asociación en otras citas del calendario?

“Es posible. Hace muchos años que conozco a Marcelo Lotti [creador del TCR y antiguo director del Mundial de Turismos] y pocas semanas antes de venir aquí a Hungaroring me preguntó si me importaba que compartiésemos cartel, y me pareció bien. De momento, nuestra relación es positiva, y si ambas partes estamos contentos al término de la carrera, volveremos a vernos.”

Por último, ¿es posible que el DTM vuelva al Nordschleife, como ha hecho el WTCC en las últimas tres temporadas?

“Me encantaría, pero desde el punto de vista de la seguridad, es crítico. De todos modos, creo que si no hay riesgo, no hay diversión. Por otro lado, creo que el mayor problema es que el trazado es tan largo que los coches no se ven en un punto durante un buen rato. Eso ya pasaba hace 24 años, pero es algo que va en contra del espectáculo.”