Inicio Motorsport DTM 2018: Normativa deportiva final y primeros test

DTM 2018: Normativa deportiva final y primeros test

Ya hablamos la semana pasada de los cambios técnicos a los coches participantes en el Campeonato Alemán de Turismos (DTM) 2018, enfocados a reducir en un 25% la eficiencia aerodinámica de estos, y lograr así que el piloto tenga más protagonismo.

En cuanto a los cambios deportivos, el ITR ha explicado lo que todos deberíamos saber antes del inicio de la temporada. A saber:

– Ahora, el peso mínimo del coche debe ser de 1.031 kilos. Junto con el piloto, el peso debe ser de, como pocos, 1.115, diez menos que en 2017.

– Durante los cambios de gomas, los ocho miembros del operativo podrán intervenir. Si hasta ahora, de esos ocho miembros en cada operación, eran tres por lado los que efectuaban de facto el cambio de gomas (dos moviendo las ruedas y uno con la pistola), ahora podrán ser todos, en grupos de cuatro por lado, los que participarán. Se ha recomendado que, si antes era un solo miembro del equipo el que llevaba las gomas hasta la zona de repostaje, ahora sean dos los que lo hagan.

– En la resalida de tipo ‘Indycar’ (de dos en dos, como si fuese una parrilla móvil), será el líder de la carrera en ese momento el que dictará la velocidad a la que se reinicie la prueba. En cuanto el líder acelere, se ondeará la bandera verde y se reanudará la prueba. Solamente se podrá acelerar en una zona previamente designada de cada trazado, entre la primera línea blanca que se encuentren en la parrilla y la línea de meta. Ningún coche podrá salir de la formación hasta que no haya cruzado la meta.

– Las comunicaciones por radio siguen prohibidas, salvo en caso de bandera amarilla o Coche de Seguridad, pero la pizarra podrá usarse para indicar a un piloto que debe entrar a cambiar gomas, o también para alertar de una situación potencialmente peligrosa. Las indicaciones podrán darse como cada equipo desee, pero deberán ser comunicadas a la Federación Alemana para así evitar maniobras dudosas.

-Ahora, cada coche deberá tener un kilo de gasolina, como mínimo, al acabar cada sesión clasificatoria, en vez del medio kilo de 2017.

Del 1 al 3 de marzo se efectuaron os primeros test de pretemporada en Vallelunga, Italia. En él se probaron todos los cambios aerodinámicos, pero la durante la primera jornada la presencia de la nieve impidió que los piloto rodasen.

El viernes 2 y el sábado 3 de marzo, se rodó en seco y mojado, respectivamente. El viernes fue Gary Paffett (Mercedes) quien con 119 vueltas y un crono de 1:26.751 superó a Jamie Green (Audi, 105 vueltas, 1:27.692) y Marco Wittmann (BMW, 48 vueltas, 1:27.699). “Pese a los cambios, el coche no me ha parecido radicalmente diferente con respecto a 2017. Eso sí, sigue siendo un coche del DTM”, explicó Paffett. “Hay más partes estándar que antes y eso debería ayudar a que no haya grandes diferencias entre los coches”.

El sábado, la lluvia hizo acto de presencia y, entonces, el campeón René Rast (Audi) marcó el ritmo con un mejor crono final tras 102 vueltas de 1:40.061, seguido por Wittmann (53 vueltas, 1:42.619) y Lucas Auer, quien tras 14 giros tuvo una salida de pista que le dejó KO para el resto del test, y cuyo mejor tiempo fue de 1:54.666. “La reducción de la aerodinámica ya se notó en el simulador”, apuntó Rast. “Ahora, son más difíciles de pilotar que antes. Personalmente, un coche así me divierte, y considero que los espectadores se lo pasarán en grande, también, ya que parece que las luchas serán aún más cerradas que antes”.

“Pese a la reducción en la aerodinámica, el coche sigue siendo muy equilibrado”, reveló Wittmann. “No obstante, el desafío de llevarlo al límite es mayor que antes, especialmente sobre mojado. En Hockenheim, con mejor clima y siendo una pista de referencia, veremos hasta dónde podemos llegar con el M4”.

El segundo y último test de 2018 se celebrará en Hockenheim, del 9 al 12 de abril. La temporada comenzará en el mismo escenario, el 6 de mayo.