Inicio Motorsport DTM 2018: primer vistazo a la aerodinámica

DTM 2018: primer vistazo a la aerodinámica

2017 fue el año del debate sobre los lastres en el DTM. El sistema con el que se empezó el año no era malo, aunque sí fuese un poco complicado (si la diferencia entre la vuelta ideal de cada marca a un circuito X era mayor o menos que un 0,2%, se añadía o quitaba lastre), pero un retoque a ese sistema tiró por la borda la calma y el buen rollo que había sobre el reglamento.

Augusto Farfus

Finalmente, y con la influencia del nuevo presidente del ITR, Gerhard Berger, se llegó al acuerdo de abolir los lastres para siempre, aunque ello significó trabajar una solución para que ningún equipo empezase con desventaja la siguiente temporada. Esa solución acabó siendo aerodinámica, para no tener que modificar motor ni otras áreas que implicase gastar más de lo necesario.

Pues buen, el 28 de febrero BMW ha publicado las primeras imágenes de lo que serán los coches del DTM (al menos, los suyos) en 2018.

En el morro (arriba), bajo las luces, pasaremos a tener una aleta lateral en vez de las dos de 2017, y la nueva aleta será más corta. En el paso de rueda, se eliminarán las dos aletas que seguían el diseño de los apéndices frontales. Para compensar, el faldón delantero se ha ajustado ligeramente en tamaño y forma.

En el lateral (arriba), el panel exterior que estaba justo debajo de (y alineado con) la puerta desaparece, la canalización de aire se ha rediseñado, y ha desparecido la aleta situada detrás de la rueda delantera, la situada antes de la rueda trasera y las tres pequeñas justo detrás. También, parece que sea rediseñado todo el paso de rueda trasero.

Y en la zaga (arriba) se han omitido ciertos detalles, sin cambiar mucho el diseño general.

¿Qué se consigue con todo esto? Que al tener menor resistencia aerodinámica, se alcanzarán velocidades mayores en distintos trazados, y en las frenadas los coches serán más nerviosos. En definitiva, se notará más el trabajo de los pilotos, algo que ya habían empezado a conseguir, el año pasado al reducir los apéndices aerodinámicos y el difusor trasero.

Bruno Spengler

Uno de los pilotos titulares de los de Múnich, el canadiense Bruno Spengler, ha confirmado este extremo: “Con menos carga y resistencia aerodinámica, es más complicado llevar un coche al límite. Eso traerá de cabeza a los ingenieros. El agarre mecánico será más importante que nunca”.