Inicio Motorsport DTM: en qué situación está el futuro del campeonato

DTM: en qué situación está el futuro del campeonato

Muchas cosas se han movido y se siguen moviendo en el Campeonato Alemán de Turismos 2018, para asegurar el futuro de la competición.

Audi ha comentado y pedido a Gerhard Berger, actual jefe del ITR, ente organizador del DTM, que aclare no más allá del mes de junio qué sucederá en 2019. “Desde mitad de un año, empiezas a planificar el siguiente”, explica Dieter Gass, responsable deportivo de los de Ingolstadt. “Sobre todo, teniendo en cuenta que en 2019 debemos empezar a usar el motor turbo de 2 litros, un motor que en nuestro caso ya ha estado en evolución continua durante una cantidad considerable de tiempo”.

“Además del banco de pruebas, debes hacer test dinámicos propiamente dichos y adaptar el coche a la nueva unidad de potencia, y eso requiere un esfuerzo considerable”, apunta Gass, quien prosigue: “Nosotros hemos apostado por el DTM en 2019 y saber cuanto antes en qué situación estamos nos ayuda a asegurar el presupuesto necesario”.

Berger, por su parte, ha comentado que está en conversaciones con distintos entes interesados en entrar en el certamen, pero que todavía no hay nada concreto, aunque ha puntualizado que la introducción de la nueva normativa, la famosa ‘Clase 1’, está prácticamente hecha.

La entrada de una tercera marca es difícil, pese a que el nivel de entrada en el DTM es más bajo que antes. “Con la unificación de la aerodinámica, un equipo/marca nuevo/a tiene más posibilidades de ser competitivo, con un dispendio económico menor que antes. Solo hace falta un buen motor, porque ya no existe este riesgo de quedarse descolgado sin remedio”, explica Gass.

Es por ello que el equipo HWA de Mercedes, creado por el antiguo jefe del DTM Hans-Werner Aufrecht, podría ser la piedra angular sobre la que el DTM dependería para subsistir. Berger quiere atraer a equipos privados para garantizar la continuidad del campeonato, ya que esta política conllevaría una reducción aún mayor de costes, y así el certamen sería más sostenible.

“El sistema actual, basado en fabricantes, no es bueno, y nuestros participantes lo han reconocido”, revela Berger. HWA podría continuar en el DTM de dos maneras: gestionando otros coches que no sean Mercedes, o participando con los coches de 2018, el motor turbo y sin logos de la marca de Stturgart (algo a lo que el jefe deportivo de Mercedes, Toto Wolff, no se opondría). Eso sí, HWA debería encontrar patrocinadores para financiar estas hipotéticas salidas.

¿Y qué opina de todo esto el otro fabricante? A través de su jefe deportivo, Jens Marquardt, BMW ve con optimismo al futuro inmediato del DTM: “La perspectiva para 2019, con la ‘Clase 1’ y la posibilidad de que participen equipos privados a partir de un cierto momento, es buena”.

Marquardt cree que la solución podría venir de Japón, en forma de Nissan, Toyota o Lexus, adaptando sus SuperGT a la ‘Clase 1’: “Ellos ya tienen la ‘Clase 1’ de facto. Solamente seria cuestión de ajustar el presupuesto y el plan de trabajo. Si se optase por la entrada de un nuevo fabricante, no sería hasta 2020, porque tendría que diseñar y desarrollar un coche para estar en condiciones, entonces. Nosotros decidimos entrar en el DTM en 2010, y empezamos a competir en 2012, tras un año de desarrollo”, recuerda el alemán.

En el caso de que 2019 fuese un año de transición con Audi y BMW, aún está por decidir qué cantidad de coches competiría cada marca.

Otra novedad bien recibida por BMW ha sido la introducción de pilotos invitados: “En nuestro caso, le propusimos a Berger el participar, ya que él había corrido con la marca en los 80, ganando las 24 Horas de Spa. Pero declinó la oferta diciendo que no cabría en el coche”…