Inicio Motorsport DTM: ¡la mejor carrera de la historia!

DTM: ¡la mejor carrera de la historia!

Muchas celebridades se dieron cita en la parrilla dominical del DTM 2018, entre las que destacaron Sébastien Ogier y Michael Doohan.

El canadiense de BMW Bruno Spengler partió desde la última posición tras recibir cinco puestos de sanción por bloquear a Dani Juncadella en la Clasificación, mientras un problema con el tanque de combustible obligó al inglés de Audi Jamie Green a partir desde el pitlane.

En la salida, tanto Edoardo Mortara Juncadella se quedaron clavados. En el caso del español fue por un problema con el cuadro de mandos, aunque luego fue penalizado por saltarse la salida, en una decisión un tanto polémica. Lucas Auer sí que se saltó la salida y también recibió cinco segundos de penalización por ello. Ambos pilotos cumplieron su sanción en la entrada a boxes.

Timo Glock mantuvo la pole por delante de René Rast y Auer. El expiloto de F1 sacó 9 décimas a sus perseguidores en la primera vuelta, y a mitad de la siguiente Gary Paffett ya había remontado cinco posiciones, desde la décima de parrilla, gracias al problema de Mortara y su rápida visión general, que le permitió encontrar un buen hueco. En ese mismo giro, Mortara se vio obligado a abandonar por problemas de motor.

Vuelta 5 y Glock ya tenía un segundo y medio de ventaja sobre Auer, quien logró deshacerse de Rast en la frenada de la tribuna Mercedes. El campeón de 2017 pareció hacer un tapón sobre Paul Di Resta y Paffett, pero en la vuelta 7 el ganador del sábado marcó el mejor registro absoluto, y en la siguiente superó a su compañero de escuadra por la cuarta plaza.

Al principio de la vuelta 9, Juncadella entró a boxes para cumplir su sanción y cambiar gomas. Por su parte, Mike Rockenfeller hizo valer su buen ritmo para dar cuenta del joven Joel Eriksson, a quien superó por la sexta posición. En el décimo giro, Paffett ya era tercero e iniciaba la caza de Auer, sobre quien redujo la diferencia paulatinamente. Por su parte, Glock se alejaba hasta tener poco más de dos segundos sobre el 22.

Glock entró a boxes al término de la vuelta 14, mientras Paffett ya tenía DRS sobre Auer, a quien adelantó medio giro después, antes de entrar a boxes. Los mecánicos de Mercedes calcaron con el inglés el mismo tiempo que los de BMW con Glock, pero eso no impidió que Paffett volviese a pista tercero, por detrás del BMW amarillo y de Di Resta.

En la vuelta 16, los dos mejores Audi, el de Rast y el de Rocki, entraron a boxes. La rapidez de los mecánicos del segundo logró que ambos intercambiasen posiciones, siendo entonces Rockenfeller el quinto clasificado de facto, por detrás de Glock, Di Resta, Paffett y Eriksson.

No obstante, en la vuelta 19, Paffett ya era segundo a 1.1 de Glock, y aunque no tuvo DRS entonces, si lo tuvo en el siguiente paso por meta.

Mattias Ekström, único piloto en pista sin cambiar gomas, taponó a Glock lo justo para que Paffett se pegase a la cola del BMW. Al igual que sucedió el sábado, el inglés espero una oportunidad clara para adelantar a su rival, algo que logró tras la horquilla de la vuelta 23. Glock intentó todo lo posible, incluso en el siguiente giro, pero Paffett le cerró primero el interior y luego el exterior para evitar que el de BMW se le colase en la siguiente frenada.

Aun así, Glock no se dio por vencido y llegó a superar momentáneamente al Mercedes en la vuelta 25, pero el mejor cuidado de gomas de éste último le permitió acelerar mejor a la salida de la horquilla y mantener el liderato. Sin embargo, en la siguiente vuelta Glock logró por fin volver a liderar tras tocarse dos veces ambos pilotos, de nuevo, en la horquilla y tener un fantástico pulso hasta la frenada de la tribuna Mercedes.

Pese a todo, la lucha no había acabado ya que en la siguiente vuelta (la 27) Paffett le devolvió el adelantamiento a Glock en el mismo punto. Todo ello ayudó a Di Resta, tercero, a ponerse a 1.2 segundos por detrás de Glock, mientras Eriksson era cuarto a 7 décimas del escocés, de quien dio cuenta en la tribuna Mercedes, en la vuelta 28.

El festival de adelantamientos entre Glock y Paffett continuó en la vuelta 29, cuando el alemán volvió a liderar tras tirar el coche en la curva de siempre, la de la horquilla, donde se tocaron visiblemente. Y nuevamente, tras el siguiente paso por meta, los dos pilotos siguieron luchando sin tregua, tocándose en plena aceleración hacia la Tribuna Mercedes, o yendo en paralelo en la entrada al estadio, en un enfrentamiento escalofriante que permitió que Eriksson se les pegase literalmente en la vuelta 31.

Y por si fuese poco, en ese mismo giro, Rockenfeller también se unió a la fiesta, que momentáneamente lideraba Glock, mientras Paffett se había quedado sin activaciones de DRS (recordad que en el DTM hay 12 activaciones por carrera) e intentaba como podía mantener al debutante a raya. Por su parte, Rocki logró ponerse tercero en detrimento de Eriksson en la vuelta 32, a tres minutos para el final.

 

Toda esta fabulosa acción provocó un interesante trenecito hasta la sexta posición (Glock, Paffett, Rocki, Eriksson, Rast y Duval), que prometía aún más emoción en las últimas tres vueltas.

A Paffett le tocó defenderse de Rockenfeller, lo que ayudó a Glock a abrir un hueco suficiente en cabeza.

Con el tiempo agotado, Rocki y Paffett llegaron a tocarse hasta seis veces, en la vuelta 35, prevaleciendo el de Mercedes, mientras Eriksson estaba intentando pescar cuando Rocki se llevó por delante un retrovisor que estaba en plena pista.

En el último giro, nuevo intento de Rockenfeller sobre Paffett que, por suerte para el de Audi le salió bien, aunque el de Mercedes opuso una increíble resistencia…

Victoria, pues, para Glock seguido por Rockenfeller, Paffett, Eriksson, Duval, Wehrlein, Rast, Spengler, Di Resta y Augusto Farfus. Dani Juncadella fue decimoctavo.

En su última aparición en el DTM, Ekström acabó decimosexto.

En la general, Glock es líder con 44 puntos, Paffett le sigue con 43, mientras que Rockenfeller, Auer y Wehrlein están empatados a 18 puntos.

Mercedes tiene 103 puntos en la general de marcas, por los 72 de BMW y los 39 de Audi.

La próxima prueba se llevará a cabo en el Eurospeedway de Lausitzring, el 19 de mayo.