Inicio Motorsport DTM: Un fin de semana siguiendo a Gary Paffett

DTM: Un fin de semana siguiendo a Gary Paffett

Tras la marcha de Mattias Ekström, el inglés Gary Paffett es ahora el piloto veterano al que muchos miran como referencia en el Campeonato Alemán de Turismos (DTM). Campeón en 2005, su vida profesional siempre ha estado ligada a Mercedes. En la primera cita de la presente temporada, hablamos con él en distintos momentos y sobre distintos temas que os resumimos a continuación.

Sobre los nuevos coches y sus desafíos:

“La reducción de hasta un 30% en la carga aerodinámica hace que las gomas sean más importantes, porque ahora deben tratarse con más sensibilidad. En cualquiera de las sesiones cronometradas y en relevos largos, para que funcionen debes pensar más en lo que haces, debes trabajar más para que las gomas lleguen a la temperatura óptima, cuando antes no era así”.

Foto: ACPhotoCorse

“Es difícil de decir qué se puede hacer específicamente para configurar bien el coche. Si lo supiese, ganaría de calle (RISAS). Honestamente, con las gomas frías la presión del aire que hay dentro es menor porque la temperatura es más baja, algo obvio. Hay cosas que no puedes hacer cuando está calentando las gomas, como por ejemplo pasar por los pianos, porque las puedes dañar. Es complicado dar con una presión de salida de boxes que después sea adecuada para pilotar cuando la goma se calienta y que sea segura para evitar pinchazos. En lugares como Zandvoort, con el reasfaltado, los baches y demás, es muy difícil legar a ese punto y evitar un pinchazo, porque es un trazado donde los neumáticos sufren mucho.

Insistiendo en la pérdida de aerodinámica:

“Sobre el papel, sí, Audi habrá perdido más que Mercedes y BMW, porque ellos tenían el coche más trabajado (y más caro) aerodinámicamente, pero debemos esperar a ver qué sucede durante el fin de semana. Eso sí, antes los coches tenían distintas características aerodinámicas, pero este aspecto se ha igualado mucho, y será muy interesante ver el rendimiento real de todos en pista. Creo que estaremos aún más igualados, si cabe, ya que el año pasado las diferencias se redujeron, en muchos casos”.

En el corralito tras su primera victoria en casi 5 años que podéis recordar clicando aquí:

“Es genial ganar. Puedes hacer buenas carreras, llegar al podio y todo eso, y es algo muy positivo, pero ganar es diferente, sobre todo tras casi cinco años. Además, en algunas ocasiones tuve que ceder la victoria a mis compañeros de marca, y con el tiempo te arrepientes un poco de ello (RISAS), pero ha sido genial. La clasificación ha sido clave. Y también lo ha sido el saber el potencial específico del coche. Salir desde la pole y tener ese nivel de competitividad me ha permitido no cometer errores. Al no saber cuánto durarían las gomas, que Lucas Auer y yo nos hayamos escapado de los BMW ha sido positivo”.

“Más adelante, maximizar el tiempo pasado en la vuelta de entrada a boxes, el cambio de gomas, la vuelta de salida, y el entender mejor cómo me ha permitido sacarle a Luggi una buena distancia, hasta la meta. Que el coche siga a este nivel dependerá de cada circuito y de lo que nos encontremos en cada carrera. Hoy, el coche era muy neutro y al no tener si subviraje ni sobreviraje, ha sido más fácil cuidar de las gomas, porque podía ir en la trayectoria y no cometer errores, ni coger suciedad del exterior de la trayectoria”.

“Al acabar mi vuelta definitiva de clasificación, creía que no había hecho una buena vuelta, en especial en el tercer parcial, pero al repasar los datos vi que había hecho el mejor tiempo y pensé: “¡Pues no está nada mal!”, y eso prueba que no tenía ni la más remota idea de cómo estaba yendo (RISAS). En serio, es curioso, porque hay varias curvas de Hockenheim que son cruciales para hacer un buen tiempo, como la primera, y me dije: “¡No la cagues aquí!” (RISAS), pero la hice bien, y luego un par de las curvas más rápidas y las dos últimas era muy importante hacerlas bien con la carga que tenemos ahora, porque el coche se mueve mucho más”.

Después de la batalla épica del domingo, que podéis leer clicando aquí:

“Tras esta carrera, es inevitable pensar que podría haber ganado si hubiese escogido una estrategia ligeramente diferente, pero honestamente creo que hoy lo he dado todo, y eso me basta. Sí, quería ganar la carrera, pero aunque creo que tenía algo más de ritmo que Timo Glock, no logré coger más de un segundo, y al tener que usar el DRS al principio para remontar desde mi décima posición de salida, tuve menos activaciones al final. Es una lástima, pero salir décimo y acabar tercero, con claras opciones de victoria, es muy, muy positivo”.

Foto: ACPhotoCorse

“Ahora viene Lausitz, donde correremos en el mismo trazado que en 2003 y 2004, con la larga recta posterior y algunas curvas más de mediana velocidad, por lo que será muy interesante. Este año, ir a cada circuito será nuevo, porque los coches son lo suficientemente diferente como para que los datos que tenemos de cada trazado deban cogerse con pinzas. De todos modos, tampoco espero que las cosas cambien radicalmente, de un carrera a la otra”.

Foto: ACPhotoCorse

Su visión sobre el futuro del DTM y la retirada de Mercedes:

“Tal y como están las cosas actualmente, con la nueva reglamentación, una nueva cadena de televisión involucrada, nuevos patrocinadores, y el nivel deportivo que tenemos, con constantes luchas en pista, creo que el campeonato está en un gran momento de forma. Pero sigo pensando que está en una situación muy delicada. Se están tomando las decisiones correctas a todos los niveles, sobre todo a nivel de gasto en desarrollo, pero perder a Mercedes es un golpe durísimo. Yo espero que siga habiendo DTM en 2019, porque los coches son atractivos, el nivel de los pilotos es altísimo y el de las carreras también -tanto en formato como en acción-, el nuevo socio televisivo nos está dando más tiempo en antena y su contenido es de calidad… Sin embargo, perder un gran fabricante deja toda esta estructura muy tocada. Veremos qué sucede, pero yo quiero que siga habiendo DTM”.