Inicio Motorsport Wickens y Di Resta confirman el éxito de Mercedes en Nürburgring

Wickens y Di Resta confirman el éxito de Mercedes en Nürburgring

Tras una clasificación en que BMW no aprovechó la ventaja de peso que tenían y sólo colocaron uno de sus efectivos en cabeza, el poleman Marco Wittmann -seguido por Paul Di Resta, Robert Wickens y Lucas Auer-, se llegó a una de las pruebas más decisivas del DTM 2017.

En la salida, Paul Di Resta le robó la cartera a Wittmann, mientras Auer trató de aprovecharse de la impaciencia de éste para superarle en el estadio, aunque sin éxito. Detrás se situaban Wickens, Augusto Farfus y Bruno Spengler. Ya entonces, las seis últimas posiciones eran propiedad de los Audi, muy perjudicados por el lastre. Al término de la primera vuelta, Mike Rockenfeller y René Rast entraron a cambiar gomas. En el caso del segundo, un problema con una de las pistolas le dejó tirado en boxes un buen rato.

Di Resta iba cogiendo distancia -1,4 segundos en dos vueltas-, y Auer seguía con su presión a Wittmann. Edo Mortara y Maxime Martin entraron en la vuelta 2 a boxes. El belga recibió un ‘Drive-through’ por saltarse la salida. La sorpresa saltó en la vuelta 6, cuando Auer hizo un trompo al pasar por encima del último piano del estadio mientras atacaba a Wittmann, y luego hizo otro sobre la hierba al tratar de reanudar la marcha, al tiempo que pedía disculpas a su equipo por su error. Ello le dejó decimosegundo, antes de entrar a boxes al final de la vuelta.

En cabeza, Di Resta mantenía ese 1,4 segundos de margen sobre Wittmann aunque esta ventaja empezaba a menguar poco a poco. Mientras, Jamie Green, mejor Audi clasificado, se situaba séptimo sin haber parado. El inglés fue investigado por forzar a Maro Engel a salirse de pista en pleno estadio, en la vuelta 10, aunque no recibió penalización alguna.

En la vuelta 13, Wittmann ya acosaba sin parar a Di Resta por la primera plaza, pero el expiloto de Force India supo como defenderse con limpieza durante un par de vueltas, no sólo del uso del DRS del actual campeón, si no que incluso cuando Wittmann cogía el interior, Di Resta aprovechaba su trayectoria más abierta para tener más velocidad en las curvas y conservar la plaza. Finalmente, cuando Wittmann jugó al mismo juego, superó al escocés.

Ambos pilotos entraron a boxes a la vez -final de la vuelta 16-, dejando a Spengler como líder. Di Resta perdió dos segundos en su cambio por un fallo en el cambio de ruedas.

En la primera frenada de la vuelta 18, Wickens, quien había ido recuperando algunas posiciones tras su entrada al pit lane, frenó lo suficientemente tarde sobre Wittmann para situarse como líder virtual, cogiéndole rápidamente un segundo y medio de ventaja. Tal era el ritmo de Wickens que en pocas vueltas superó a los Audi de Loïc Duval y Nico Müller, indefensos al pesar sus coches 25 kilos más que los BMW y 10 más que los Mercedes.

Spengler entró finalmente al final de la vuelta 25. Su parada fue rápida, pero no lo suficiente como para evitar que Di Resta le arrebatase la tercera posición, metros después. Pese a que Wickens había sido muy veloz poco después de su cambio de gomas, Wittmann aún no había dicho la última palabra, estando a punto de superar al canadiense, en la primera frenada de la vuelta 27, en la que ambos llegaron a tocarse. El de Mercedes mantuvo la posición, aunque por pocas décimas.

En ese mismo giro, hubo un incidente entre Müller y Glock: el primero frenó llegando a la chicane, y el segundo chocó contra el Audi, tras haberse quejado de problemas de frenos. Mientras el BMW continuó, el Audi quedó con buena parte de su zaga destrozada, lo que le ocasionó un pinchazo, que le obligó a abandonar, tras arrastrarlo dos vueltas.

Mattias Ekström y Green fueron los dos últimos pilotos en entrar a boxes, en las vueltas 28 y 30. El inglés, pese a perder un par de segundos en la operación, volvió a pista en la décima posición, que perdió por gomas frías ante Eki.

A falta de diez minutos y medio, Wickens había recuperado suficiente ritmo como para tener un segundo de ventaja sobre Wittmann, lo que imposibilitaba al de BMW el uso de su DRS. Pocos giros después, Wittmann perdió incluso la segunda posición ante Di Resta. Más allá, Ekström y Green dieron cuenta de Blomqvist y Farfus, aunque éste no se lo puso fácil a Eki, estando a punto de forzarlo a salirse en plena recta de meta. El sueco acabó sexto y el inglés, séptimo, tras superar a Glock.

La lucha por los último puntos llevó a Farfus a superar a Paffett, quien luego se vio acosado por Blomqvist y Martin, quien llegó a tocarle en una frenada. Finalmente, en el último paso por la chicane, el inglés de Mercedes fue tocado por Martin, después de que ambos llegasen en paralelo a esa zona y no hubiese espacio para dos coches. Farfus fue noveno y Blomqvist décimo, mientras un Paffett furioso con la etiqueta de conducción de los BMW, fue decimocuarto.

Así pues, Wickens logró su primera victoria desde la primera carrera de la reunión de Moscú de 2016. Di Resta completó el éxito de Mercedes y Wittmann acabó escoltado por Spengler. Maro Engel completó el top 5.

En la general, Ekström mantiene el liderato tras un fin de semana discreto, con 136, Auer tiene 127, Rast 124, Wittmann 115, Green 113 y Rockenfeller 110. En la general de marcas, Audi tiene 550 puntos, por los 498 de Mercedes y los 450 de BMW. El Team Rosberg de Audi sigue como líder por equipos.

Del 22 al 24 de septiembre, el DTM disputará su penúltima reunión, en el trazado austriaco de Spielberg.