Inicio Marcas de Coche Kia Probamos el Kia Stonic 1.0 MHEV GT Line

Probamos el Kia Stonic 1.0 MHEV GT Line

El diseño del Kia Stonic ya atrae tu mirada desde un primer momento (el color de su carrocería también ayuda en algo) y también la del resto de conductores con los que me cruzo en plena ciudad.

La versión GT line crece unos 20 mm y su nueva parrilla mucho más dinámica junto a los faros LED configuran un frontal muy especial donde encontramos también un diseño exclusivo de las tomas de aire y los faros antiniebla integrados de tipo LED.

El Kia Stonic tiene un diseño realmente atractivo

Práctico interior

Desde que he accedido a su interior me gusta lo que tengo ante mis ojos. Un diseño ágil, fresco con materiales de calidad y buenos acabados que demuestran la gran evolución que ha realizado Kia en sus modelos.

Todo está al alcance sin que tengas que perder por un instante la vista de la carretera. El volante es suave y achatado con su correspondiente inscripción GT Line. Unos toques distintivos que también encontramos en las molduras, los embellecedores o en los cómodos asientos.

La nueva gama estrena una pantalla central de 8″ junto a un cuadro de instrumentos de 4,2″ en el que tener toda la información sin problemas de menús complicados.

Etiqueta ECO

Nuestra unidad de pruebas va equipada con el motor 1.0 T-GDi tricilíndrico de 100 CV, con un módulo mild hybrid (MHEV) de 48V y cambio manual que le hace acreedor por derecho de la etiqueta ECO de la DGT.

El Kia Stonic incorpora el cambio con embrague electrónico denominado IMT (transmisión manual inteligente). Funciona a través de la electrónica a pesar de que pisamos un pedal convencional de embrague. Al ser una acción de estas características le permite trabajar en otras circunstancias que no sean exclusivamente la del cambio de velocidad.

De esta forma podemos realizar una conducción semejante al estilo “vela”. Es decir, cuando levantamos el pie del acelerador al circular con una marcha larga el embrague se desacopla y el motor se apaga. Tan sólo debemos accionar el pedal del gas nuevamente o el del freno para que el sistema revierta el estado y de forma muy imperceptible conecte el motor y la velocidad que habíamos engranado anteriormente.

Los técnicos de Kia aseguran que con este sistema se puede ahorrar hasta un 3% en el consumo de combustible.

El Kia Stonic es muy sincero a la hora de conducirlo. Desde el inicio se muestra como un vehículo muy ágil (no sólo en conducción urbana) y realmente ligero. Por eso no esconde para nada su corazón tricilíndrico que se muestra de forma especial al ralentí o al acelerar.

El propulsor nos deja ver toda su elasticidad a partir de las 2.000 rpm con una progresión excelente hasta alcanzar las 5.000. No esperéis un “flash gordon” en las maniobras de adelantamiento pero no pone ningún problema y las soluciona con total eficacia.

Si seleccionamos en el Kia Stonic el modo Eco de conducción estableceremos un consumo medio cercano a los 7,0 litros en una conducción mixta en la que además de autovías predominaba la fase urbana.

Amplio y confortable

Sentado tras el volante, el Kia Stonic, es uno de esos modelos que me “encaja” sin problema, ya que no debo encoger los codos al conducir pues hay espacio suficiente. Algo que también sucede en las plazas posteriores con un buen espacio para la rodillas o la cabeza, que mejora considerablemente si en lugar de viajar 3 personas lo hacen 2 en esa zona.

En cuanto al maletero, Kia no ha alterado el volumen del Stonic en su nueva generación. Empieza con una cota mínima de 352 litros (suficiente para el equipaje) y que se puede ampliar hasta los 1.155 litros si decidimos abatir por completo la segunda fila de asientos.

El Kia Stonic GT Line me ha parecido un coche “leal”, es decir que lo que esperas de él lo vas a tener en cuanto a prestaciones, confort, agilidad en la conducción. No esconde nada en absoluto que te pueda llevar a una equivocación y por si fuera poco con un precio muy razonable

En resumen, el Kia Stonic me parece lo que se conoce como un ‘coche sincero’, que cumple y ofrece lo que promete, ideal para ir del punto A al B y sin renunciar a casi nada.

Por último, y no por ello menos importante, el precio. El Kia Stonic 2021 1.0 T-GDi IMT GT Line de 100 CV que hemos probado está disponible desde unos más que razonables 24.850 euros.

Artículo anteriorC’est le Dakar Monsieur: Etapa 1B
Artículo siguienteLoeb le gana la etapa a Al-Attiyah con astucia
Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor.Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital.Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo.Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje".Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí