Inicio Actualidad 5 avances en los coches que salvan vidas

5 avances en los coches que salvan vidas

Amigos y curiosos del motor, ¿no os parece casi imposible imaginaros los coches sin tanta tecnología? Un vehículo sin climatizador, ni sensores de aparcamiento, o mucho peor, sin radio o reproductor de música, ¡qué locura! Pero, si eso os parece inimaginable, ¿qué nos decís de un coche sin cinturones de seguridad? Seguro, que si os propusiera conducir un coche sin ellos, diríais que no (o al menos, eso esperamos). 

Sin embargo, es cierto. La tecnología actual de los coches, no siempre ha estado ahí, e incluso en algunos casos, como en el del cinturón, tardó mucho tiempo en estar integrada, como bien sabréis los mayores de 25 años, que íbamos detrás sin cinturón e incluso, en algunos casos, de pie en el maletero. 

Muchos de los avances en los coches hacen que la conducción sea mucho más cómoda y autónoma, pero la gran verdad es que los más importantes han sido para hacerla cada vez más segura. Tanto es así que en las últimas décadas se han hecho innovaciones automotrices que han supuesto una reducción, muy significativa, en el número de muertes por accidente de coche. 

Que la tecnología juega un papel importante en el mundo del motor nos queda bastante claro, pero ¿queréis saber cuáles han sido los avances que más vidas han salvado?

Abrochaos el cinturón, revisad los espejos y prestad atención al repaso que hacemos de ello en este artículo. 

1. Cinturón de seguridad

Quizá estemos ante el elemento de seguridad más antiguo y conocido del mundo del motor: el cinturón. Desde que se creó, se calcula que anualmente salva la vida de 50.000 personas en todo el mundo. 

Os contamos un poquito de su historia y origen. El primero de los cinturones solo tenía 2 puntos de anclaje. Su objetivo era sujetar la cintura y evitar que la persona saliese despedida en caso de accidente. Sin embargo, se detectó un aumento de accidentes de coche en el que las víctimas mortales presentaban lesiones craneo-encefálicas. A raíz de todo esto, fueron muchos los fabricantes que trabajaron en que este mecanismo fuese lo más seguro posible, llegando a que en 1955 el sector médico propusiera formalmente en el Journal of the American Medical Association, que los vehículos cumpliesen una serie de medidas de seguridad. 

Así pues, en 1958 Nils Bohlin inventó el cinturón de tres puntos de anclaje, practicamente el mismo que utilizamos a diario hoy en día. 

Cinturón de seguridad de 3 anclajes

Aunque inicialmente este invento se patentó, no se tardó mucho en que fuera liberada para que todos los fabricantes pudieran implementarlo en sus vehículos y mejorar la seguridad de los conductores. 

El cinturón de seguridad fue reconocido como uno de los ocho inventos más significativos para la humanidad. No es para menos, ¿no? Un artefacto que ha salvado millones de vidas, no merece otro reconocimiento. 

2. Air bag 

Para quien no tenga muy claro su funcionamiento, el airbag son unas bolsas de aire que se hinchan cuando se produce un impacto en el coche. El objetivo de ello es amortiguar el impacto de las personas que van dentro del vehículo, contra los elementos más próximos, como son el volante o el parabrisas. 

La idea empezó a desarrollarse en los años 50 ligado a la industria aeroespacial, pero no fue hasta la década de los 70 que comenzó a utilizarse en coches.

Seguro que muchos pensaréis u os habrán contado que el primer coche con este sistema fue de la firma Mercedes, pero no. El primer vehículo con airbag fue el Oldsmobile Toronado, en 1973.

Su origen se remonta a poco después de la 2ª Guerra Mundial. Durante el conflicto, se crearon unos trajes especiales de supervivencia para los pilotos de combate que se llenaban de aire en el momento del impacto y permitían a los pilotos flotar en el agua, incrementando así sus posibilidades de supervivencia. Tras la guerra, con medio mundo destruido, la industria de EEUU tuvo un crecimiento jamás visto en la historia y las empresas automovilísticas no se quedaron atrás, aprovechando todos los avances tecnológicos que la guerra había generado (recordemos que Ford fabricaba aviones de combate). 

En este contexto, en 1952, John Hetrick (un ingeniero norteamericano) tuvo un accidente de coche con su familia que le llevó a diseñar lo que más tarde se convertiría en la primera patente del airbag. 

El ingeniero norteamericano envió cartas a todos los fabricantes de coches, pero ninguno contestó. Sin embargo, poco tiempo después General Motors y Ford recogieron la idea y la hicieron realidad. 

Así es como nació uno de los sistemas de seguridad más importante de la historia, pues reduce el riesgo de muerte en aproximadamente un 30%. Con estos datos en la mano, podemos decir que el airbag también ha salvado miles de vidas.

3. Detector de ángulo muerto o punto ciego (BSD)

Uno de los factores que más pone en riesgo la conducción es la falta de visibilidad. ¿Os suena el término “ángulo muerto”? Es el punto (o ángulo) del retrovisor en el que el conductor no percibe la presencia de otro vehículo durante su marcha. Este sistema de seguridad se activa cuando el sensor detecta la presencia de un vehículo u obstáculo oculto en el ángulo muerto del que os hablamos.

Punto exacto de los ángulos muertos en los retrovisores del coche

Respecto a su funcionamiento, el sistema tiene una cámara en cada uno de los retrovisores que registra hasta 30 fotografías por segundo. El detector compara todas las fotografías entre sí para comprobar la presencia de otros vehículos (ya sea moto o coche). En el caso de que así sea, el sistema se activará y avisará al conductor a través de unos diodos luminosos colocados en el interior del coche, a la altura del retrovisor. En la foto lo podéis ver más claro.

Señal luminosa que alerta de un obstáculo en el ángulo muerto del retrovisor

En 2007, Volvo desarrolló este sistema de seguridad, proclamándose pionero en el sector. Con el paso de los años, marcas como Mercedes-Benz, Ford o Citroën (entre muchas otras) han ido incorporándolo en sus modelos. Una decisión bastante inteligente, pues según el Instituto de Seguros para la Seguridad de las Carreteras, cada año se producen 242.000 choques laterales. Aunque en principio este tipo de colisiones no son tan graves como los choques frontales, está comprobado que el detector de ángulo muerto ha evitado en más de una ocasión lesiones graves y alguna que otra víctima mortal.

4. Frenado automático

La frenada automática de emergencia es un sistema de seguridad que es obligatorio en los coches nuevos desde el 2020. Según el RACC, con este sistema se pueden evitar hasta el 14% de los accidentes mortales, así que su obligatoriedad nos parece tan oportuna como necesaria. 

En resumen, la frenada automática se activa cuando el coche detecta algo enfrente (atascos repentinos, personas, etc.) y la velocidad a la que se conduce es inadecuada para frenar a tiempo. En ese momento, el coche frenará por sí solo, evitando la colisión y salvando, muy probablemente, la vida de los implicados. 

Si no os ha quedado claro, a continuación tenéis un vídeo del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) donde hacen varias simulaciones para demostrar la efectividad y beneficios de esta tecnología.

Tal y como dicen en la rueda de prensa, al final del vídeo, si todos los coches llevasen integrada la frenada automática de emergencia, se evitarían 1 de cada 5 accidentes. 

Dicho lo cual, podríamos estar ante una de las tecnologías en conducción con mayor potencial para salvar vidas en accidentes de tráfico en los próximos años.

5. Velocidad de crucero

Este sistema también conocido como control de crucero adaptativo (ACC) es uno de los avances tecnológicos que más fabricantes de coches han incorporado en sus modelos, pues puede evitar hasta 14.000 accidentes de tráfico al año, según un informe hecho por Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones)

La función principal que cumple es mantener la distancia de seguridad con el vehículo de delante y, además, programar la velocidad para adaptar la conducción a las condiciones del tráfico. Además, reduce la fatiga, sobre todo cuando hacemos viajes largos, pues el control de crucero se encargaría de detener o continuar la marcha de manera automática. 

Coche adaptándose a la velocidad con el sistema de velocidad o control de crucero

Por propia experiencia, os adelantamos que de los 5, es el elemento de seguridad pasiva que más cómoda y segura hace la conducción. Creednos, pues cuando estás inmerso en un atasco, se agradece bastante que el coche se adapte a la velocidad del coche de delante, parando y arrancando por sí solito. 

Como veis, la tecnología influye de manera muy positiva en la seguridad en los coches. Nosotros os hemos enseñado solo 5, pero ¿qué elemento diriáis que también es indispensable para tener una conducción segura? O mucho mejor ¿se os ocurre algún otro que aún no tenga ningún coche? Queremos conocer vuestras ideas más visionarias en comentarios. ¿Quién sabe? El día de mañana, puede ser el gran avance de la conducción… y si es así, nosotros dejaremos constancia de a quién se le ocurrió primero 😉.

Artículo anteriorSEAT crea un innovador centro de I+D
Artículo siguienteEpsilon Team, la leyenda sigue en el Dakar 2022
Toda la actualidad del mundo del deporte pasa por nuestros compañeros especializados en las distintas competiciones que diariamente ofrecemos en PitLane. Ellos elaboran al instante la noticia acompañada de las mejores y más espectaculares imágenes y la opinión de los protagonistas.