Inicio Novedades Daimler estudia despidos masivos antes de 2021

Daimler estudia despidos masivos antes de 2021

61
Daimler estudia reducir 15.000 puestos de trabajo

Daimler sigue estudiando medidas para combatir la grave crisis económica que atraviesa.

El gigante automovilista germano al igual que otros grandes grupos de automoción han sufrido severamente las consecuencias económicas derivadas de la pandemia mundial del COVID-19.

15.000 trabajadores en riesgo laboral

Desde el propio núcleo ejecutivo de Daimler se ha planteado recientemente una drástica reducción de puestos de empleo a corto plazo como uno de los planes de choque ante la crisis.

Wilfried Porth, miembro del consejo de administración de la firma alemana ha sido el encargado de poner sobre la mesa esa cifra. Unos 15.000 empleados en total podrían ser despedidos o jubilados con antelación para reducir de esta forma la amplia plantilla de la marca.

Nada más realizar el anuncio, los sindicatos de trabajadores se opusieron de forma rotunda a esa decisión del consejo de administración. A pesar de todo los portavoces sindicales han confirmado las palabras de Porth, explicando que la situación en Daimler es extremadamente dura, y que a pesar de culpar a la pandemia de la situación la realidad es que el grupo germano ya tenía un estudio de reducción laboral encima de la mesa desde noviembre del pasado año 2019.

Daimler lo tenía en cartera desde 2019

Entonces ya se había anunciado un posible recorte de 10.000 puestos de trabajo a tres años vista, hasta 2022. En ese momento se motivaba la decisión por la bajada de las ventas globales y la necesidad de aumentar la inversión sobre la tecnología eléctrica para la llegada de nuevos modelos.

Los sindicalistas de Daimler han declarado a la prensa que las relaciones con la marca son tensas y que no cesarán de luchar por los derechos de los trabajadores. De todas formas han comentado que mantienen la esperanza de un posible acuerdo, ya que la marca siempre ha encontrado soluciones equitativas en el pasado.

De todas formas no se sabe de qué manera Daimler puede en estos instantes encontrar la forma de reducir los costes para paliar la crisis sin que ello afecte a los trabajadores de las factorías.

En principio la F1 no parece entrar en esos recortes obligatorios, ya que el volumen de negocio que recibe Daimler de su presencia en el circo rodante es suficiente gracias al marketing y la imagen de marca vencedora que ayuda a las ventas de los automóviles de serie, algo que también obliga a mantener puestos de trabajo para producirlos.