Inicio Novedades Luca de Meo listo para dirigir Renault

Luca de Meo listo para dirigir Renault

131
Luca de Meo se dirige a los accionistas de Renault

El italiano Luca de Meo, que toma las riendas de Renault a partir del 1 de julio como director general,  se mostró optimista y confiado en la capacidad del grupo francés de recuperarse.

En una breve intervención ante la junta de accionistas, De Meo dio su visto bueno al plan de ajuste presentado el mes pasado por la directora general interina, Clotilde Delbos, que prevé un recorte de gastos de estructura de al menos 2.000 millones de euros en tres años, con la supresión de 15.000 empleos, el 8 % de su plantilla mundial.

De Meo y Renault 30 años después

De Meo empezó curiosamente su carrera profesional en Renault hace 30 años, marca a la que regresa tras haber estado en el Grupo Volkswagen dirigiendo la marca Seat.

El italiano aceptó un acuerdo de 6 meses alejado del sector tras su marcha de VW el pasado mes de enero, pero el grupo alemán le permitió incluir una cláusula para que pudiera iniciar una toma de contacto con los responsables de Renault a principios de junio. De esta forma podía ir adaptándose al cambio de forma paulatina hasta su incorporación oficial el 1 de julio.

Es un paso esencial para la recuperación de Renault” afirmó De Meo al referirse a los planes previstos. Además en la intervención quiso recordar su pasado en Renault y que afronta esta nueva misión con el fabricante francés con total humildad y serenidad a pesar de los momentos complicados que vive el sector.

El presidente del consejo de Renault, Jean-Dominique Senard, se mostró “muy contento” con la próxima entrada en funciones de Luca de Meo, al que garantizó ante los accionistas que tendrá un margen de maniobra “extraordinariamente amplio”.

Nuevo planes estratégicos

Uno de sus principales cometidos será la preparación de un plan estratégico que presentará a finales de este año o a comienzos de 2021 y que tendrá que encajar con el programa de ahorro anunciado el mes pasado.

Unos recortes que, como reconoció Delbos -quien a partir del próximo mes pasará a ser directora general adjunta-, podrían sufrir alguna modificación en función de la visión que aporte el nuevo responsable ejecutivo.

De acuerdo con ese programa, las capacidades de producción de Renault disminuirán en un 10 % para 2022 y en un 20 % para 2024.

El grupo francés tiene una estructura para fabricar 5,5 millones de vehículos, pero el pasado año solo vendió 3,8 y en 2020 esa cifra se reducirá todavía más, a la vista de que solo en el primer trimestre sus matriculaciones cayeron un 25,9 %.

Senard insistió en que la supresión de empleos se hará “sin sufrimiento social”, es decir, sin despidos, y en claro acuerdo con los representantes de los trabajadores.

También subrayó que “el principal vector de futuro” para la empresa es “la responsabilidad social y medioambiental“.

Por esa razón, Renault no pedirá una relajación de las obligaciones europeas de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y tiene intención de cuadruplicar la producción de vehículos eléctricos en Francia para 2024.

1,3 millones de € brutos de salario anual

Como director general, Luca de Meo tendrá un salario bruto de 1,3 millones de euros anuales al que se podrá añadir una remuneración variable de hasta el 150 % de esa cantidad en función de una serie de criterios y a la atribución de 75.000 acciones en un plazo de tres años condicionada también a ciertos logros.

La crisis que afecta al Grupo al igual que al resto de fabricantes mundiales va a ser determinante en los planes de cambio que pueda tener de Meo en su programa de acción.

El resurgir de las ventas para paliar las cifras negativas obtenidas hasta el momento es un objetivo claro dentro de toda la directiva del Grupo, y Renault no es una excepción.