Inicio Novedades Smart Electric Drive, llegan en 2017

Smart Electric Drive, llegan en 2017

smart_2

Los smart electric drive serán presentados en primicia en el Salón de París (del 1 al 16 de octubre de 2016), su lanzamiento al mercado tendrá lugar en diciembre de 2016 en EE. UU. y a comienzos de 2017 en Europa. En Alemania, el smart fortwo electric drive estará disponible a partir de 21.940 euros (precio recomendado con 19% de IVA).

Un factor importante para los clientes de coches eléctricos es el tiempo de recarga. En este sentido, el nuevo smart electric drive es mucho más confortable: todos los modelos incorporan de serie un nuevo y potente cargador de a bordo. En los EE. UU. y Gran Bretaña el tiempo de recarga es de 2,5 horas, lo que significa que se ha reducido a la mitad si lo comparamos con el modelo anterior. En Alemania, donde debido a la corriente alterna monofase se requiere otro tipo de cargador, el smart electric drive se recargará un 40% más rápido en los enchufes domésticos. Mediante la aplicación «smart control», el proceso de recarga se podrá supervisar cómodamente a distancia y podrán controlarse muchas otras funciones tales como la recarga inteligente.

A partir de 2017 se ofrecerá opcionalmente un cargador rápido especialmente potente de 22 kW. Este permitirá la recarga del smart electric drive en mucho menos tiempo: en menos de 45 minutos, siempre que sea posible la recarga con corriente trifásica.

smart_4

Los modelos smart fortwo electric drive se fabrican en serie en la planta de Hambach. El smart forfour electric drive se fabricará en la localidad de Novo Mesto (Eslovenia). El smart viene equipado con una batería de la filial de Daimler Deutsche ACCUMOTIVE. Esta empresa, con sede en la localidad sajona de Kamenz, fabrica desde 2012 el «corazón» eléctrico del smart electric drive.

Desde la parte trasera del smart electric drive un potente motor eléctrico de 60 kW (81 CV) trasmite su fuerza de forma constante a las ruedas. Desde parado ofrece al instante un par de 160 Nm. La autonomía es de unos 160 km, ideal para moverse por ciudad sin producir emisiones locales. La velocidad máxima (130 km/h) está limitada electrónicamente para no disminuir la autonomía.

Gracias a las características de potencia del motor eléctrico, el smart funciona con una única desmultiplicación del cambio. Por lo tanto ya no es necesario cambiar de marchas, una gran ventaja cuando el tráfico es denso. Para circular marcha atrás, el motor invierte el sentido de giro. La cadena cinemática se fabrica en la planta de Renault en la localidad de Clèon, al norte de Francia.