Inicio Pruebas Hyundai i10 1.2 MPi, una buena elección

Hyundai i10 1.2 MPi, una buena elección

El nuevo Hyundai i10 1.2 MPi forma parte de la tercera generación del modelo que ha sido desarrollada y diseñada en Europa pensando en el mercado del viejo continente.

El compacto modelo urbano de la firma coreana es una pieza clave en las ventas de la marca en todos los países donde se comercializa, y el nuestro no es una excepción.

Imagen muy dinámica

El Hyundai i10 1.2 MPI 2020 es más bajo y ancho que su predecesor, en concreto 20 mm en cada una de esas cotas. Todo ello ayuda a que nuestra primera impresión al verlo sea la de un modelo dinámico con un frontal en el que predomina una gran parrilla sobre la que se han situado los grupos ópticos, y un faldón inferior con entradas de aire que denotan un toque de deportividad al conjunto.

Los pasos de rueda están ahora mucho más marcados en su línea de diseño, por lo que puede albergar llantas de aleación de hasta 16 pulgadas si fuera necesario.

La unidad que hemos probado contaba con un acabado bicolor en su carrocería, siendo negro el techo en referencia al color rojo del resto del vehículo. Concretamente la combinación de nuestra unidad de prensa recibía el nombre de Dragon Red con el color del techo en Diamond Black

Hyundai permite elegir entre 10 colores distintos para la carrocería y esa opción de combinarlos con el techo en negro o rojo.

Amplio interior

Si observamos las dimensiones del Hyundai i10 1.2 MPI con sus 3,67 metros de longitud, 1,68 de amplitud y 1,48 de altura, podríamos pensar que este compacto modelo urbano nos quedaría pequeño para conductores “amplios” como es mi caso.

Todo lo contrario a lo que se pueda pensar inicialmente por sus compactas dimensiones el acceso al interior es ágil con una sensación de mayor amplitud gracias al diseño del modelo.

Mi codo izquierdo no tocaba con la puerta en absoluto y el derecho tenía todo su recorrido libre, por lo que la posición de conducción tras su volante era más que cómoda y segura en todo momento.

El asiento del conductor es envolvente y te permite mantener una postura idónea para maniobrar sin dificultad por muy insistentes que estén tus compañeros de carril en “ir a la suya” en una densa mañana de tráfico en la ciudad.

Las plazas posteriores trasmiten también la amplitud necesaria para que la comodidad sea óptima no sólo en recorridos urbanos, sino que también en trayectos más largos por carretera o autopista. En sus asientos dos adultos pueden viajar sin problema de amplitud ni tampoco de altura respecto a sus cabezas.

Además el maletero que cuenta con un volumen inicial de 252 litros, puede ampliarse hasta los 1050 si plegamos los asientos posteriores de una forma fácil.

Sin olvidar que el diseño del nuevo i10 1.2 MPI hace que el acceso al maletero esté ahora 29 mm más cercano al suelo, por lo que resulta más sencillo colocar los objetos en su interior.

Calidad y eficacia

El primer aspecto que destacamos al mirar en su habitáculo es la calidad de los materiales empleados en el mismo. Desde el volante que es de un grosor perfecto hasta los distintos espacios ubicados para dejar desde las llaves, las gafas o cualquier otro elemento que llevemos a bordo.

En el salpicadero del Hyundai i10 1.2 MPI encontramos una excelente pantalla de ocho pulgadas (que nada tiene que envidiar a la que otras marcas utilizan en modelos de segmentos superiores), además de otra situada entre las esferas analógicas del cuadro de instrumentos. En la primera se concentran las funciones del sistema multimedia, es táctil y compatible tanto con Apple CarPlay como con Android Auto. 

De manera opcional, puede equipar el sistema telemático Bluelink de Hyundai, que permite entre otras cosas buscar puntos de interés o enviar los resultados de las búsquedas desde el móvil directamente al navegador del coche.

Desde la aplicación es posible igualmente localizar la ubicación del coche, encontrar espacios de estacionamiento o consultar los precios de los carburantes en las estaciones de servicio en tiempo real.

Otro detalle destacado en el apartado tecnológico es la presencia de un cargador inalámbrico para teléfonos móviles (no disponible en el caso de nuestra unidad) o de una cámara de marcha atrás.

i10 1.2 MPI, más que un modelo urbano

La unidad probada por nosotros equipaba el motor 1.2 MPi de 84 CV. Se trata de una mecánica agradable de utilizar, pues tiene una potencia adecuada teniendo en cuenta el peso del coche (1.006 kg) y el entorno urbano por el que habitualmente circulará.

En ese denso tráfico habitual el i10 1.2 MPI muestra todo su potencial no sólo en la respuesta del motor a bajas revoluciones que lo convierte en un vehículo silencioso y sin apenas vibraciones ni rumorosidad.

Lo hace también en la agilidad de su radio de giro que combinado con sus perfectas dimensiones le convierten en un perfecto candidato a encontrar ese hueco necesario para aparcar en las zonas más congestionadas.

Aunque en nuestro recorrido no sólo probamos su eficacia en una gran ciudad, ya que pudimos conocer sus excelentes prestaciones cuando subimos el régimen de su motor para circular por autovías o autopistas. En ese instante el Hyundai i10 1.2 MPI se transforma en un vehículo aún más ágil (y ya lo es y mucho en ciudad) con el que aprovechar al máximo el perfecto cambio manual que incorporaba nuestro vehículo.

Su progresión es muy correcta cuando necesitamos subir las revoluciones para mantener una conducción fuera de la ciudad. El i10 1.2 MPI responde con su cambio manual a un régimen de vueltas cercano a las 3.000 para que de una forma suave y progresiva engranemos la velocidad necesaria para obtener un ritmo de crucero acorde a los límites establecidos.

Todo eso sin penalizar en absoluto en el consumo medio. En un recorrido mixto diario de unos 100 km combinando autovía y circulación urbana el i10 1.2 MPI nos dio una media de 5,8 litros. Una excelente cifra si la comparamos con algunos de sus rivales más directos en su segmento que decepcionan entre otras cosas por un consumo excesivo.

Nuestra valoración

“Sorprendente”, sería el adjetivo que utilizaría si tuviera que definir con una sola palabra mis sensaciones al volante de este Hyundai i10 1.2 MPI a lo largo de una semana de pruebas.

Lo es por muchas razones y algunas ya les he expuesto anteriormente. Pero cabe destacar en conjunto su relación calidad-eficiencia-precio que lo sitúan en un excelente lugar frente al resto de competidores en su segmento que también hemos tenido la oportunidad de probar.

Nos ha encantado de forma muy directa en este i10 1.2 MPI el cambio manual de 5 velocidades incorporado que realza aún mucho más las prestaciones del modelo en todo momento.

Su agilidad de conducción, su amplio interior, sus excelentes acabados y toda la tecnología y ayudas a la conducción incorporadas por la marca son otros aspectos muy importantes a la hora de realizar nuestro veredicto más que positivo de este modelo.

El i10 1.2 MPI sorprende a primera vista por su diseño dinámico y deportivo.

Ficha técnica


Hyundai i10 1.2 MPi
MotorCilindrada1.248 cc
Cilindros4 en línea
Potencia máxima84 CV / 6.000 rpm
Par máximo118 Nm / 4.200 rpm
TransmisiónCaja de cambiosManual, 5 velocidades
TracciónDelantera
DimensionesLongitud3.670 mm
Anchura1.680 mm
Altura1.480 mm
Distancia entre ejes2.425 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónInyección indirecta
PesoPeso1.007 kg
PrestacionesVelocidad máxima171 km/h
Aceleración 0-100 Km/h12,6 seg
Consumos WLTP oficialCombinado5,1 l/100 km
Consumo medio prueba5,8 l/100 km
Emisiones WLTP oficialEmisión CO2117 g/km Euro 6
PrecioPrecio oficial17.745 euros (sin descuentos)
Artículo anteriorTitan Desert 2020, el objetivo del equipo SKODA
Artículo siguienteEl DTM 2020 busca campeón lo antes posible
Periodista. Nacido en plena XX Edición de la Subida en cuesta a Montserrat estaba predestinado a ser un apasionado del motor. Más de 30 años dedicado a la Radio, TV, prensa escrita y ahora inmerso en la era digital. Defensa central (ya retirado) en los partidos amistosos de fútbol junto al irrepetible "Káiser" los jueves de Gran Premio en cualquier rincón del mundo. Tras "dejarse" la voz junto a Jesús Fraile en TVE y tener la fortuna de narrar ambos la primera victoria de Alonso en Hungría 2003, decidió que debía dedicarla durante años también al "doblaje". Desde 2014 PitLane para él es mucho más que un programa de motor